PUNTERO FANTASMA

Palestino, atornillado en Primera

Palestino 1964

Con genuino entusiasmo fue saludada la llegada de Palestino al fútbol rentado. A comienzos de los 50, Unión Española y Audax Italiano eran de los más fieros contendores de Colo Colo. De hecho, en esa época eran legítimamente “los tres grandes”. Se pensó entonces que la colonia palestina radicada en Chile -la más grande en el mundo fuera de Medio Oriente- podría sumar incluso más fuerzas que hispanos o bachichas.

Tras varias décadas de inmigración masiva, muchos palestinos habían prosperado forjando una poderosa industria textil. Miles de paisanos se estaban arraigando a su nuevo país, eran entusiastas y tenían plata: ¿qué mejor proyecto entonces que construir un club de fútbol que paseara con orgullo los colores de su lejana y sufrida patria por los pastos chilenos?

1953_beneficios_ascenso

Al principio, la idea resultó. En 1952, encabezados por el millonario Amador Yarur y dirigidos técnicamente por Luis Tirado, los árabes consiguieron rápido el ascenso junto a Rangers en el estreno de la Segunda División. En pocos meses, consignaba Estadio, ya triplicaba en arrastre a cuadros capitalinos venidos a menos como Santiago Morning.

Y el debut palestinista en la elite fue macanudo. Con la plata dulce de los textiles, diseñaron pacientemente un equipo de estrellitas -Osvaldo Pérez, el “Muñeco” Coll, Rodolfo Almeida, Juan Manuel López- que en un par de temporadas simplemente arrasaría con todo.

El título nacional de Palestino en 1955, con 9 puntos de ventaja sobre Colo Colo, se fraguó en uno de los torneos más desequilibrados que registre nuestra historia pelotera. Tanto, que se le juzgó como un campeonato fome por la tremenda diferencia entre el campeón y el resto. “Para muchos, es el mejor cuadro que ha participado en el fútbol chileno. Es mejor que la UC de José Manuel Moreno el 49 y más que el Colo Colo de Robledo el 53”, decía Estadio.

Esa aparición fulgurante, sin embargo, se quedó en promesa. Por esos insondables misterios del ascenso social, la próspera colonia comenzó pronto a atrincherarse en el Estadio Palestino y el equipo de fútbol quedó como pariente pobre.

Pese a que su arrastre es modesto, los tricolores -ahora tetracolores- igual casi siempre se las arreglan para mantenerse con comodidad en Primera. Un dato duro: Palestino apenas ha jugado 4 temporadas en el Ascenso en toda su historia. E incluso a veces da el batatazo. Baste recordar su brillante década de los 70 -coronada en 1978 con Don Elías y Fabbiani como estandartes- o la definición de infarto por el título que perdió en 1986 contra los albos.

Un truco de los “baisanos” es ser refugio de muchos buenos jugadores santiaguinos que no quieren emigrar a provincia. Esos jóvenes y promisorios y viejos cracks descartados por otros clubes capitalinos suelen conformar planteles dignos en el descampado de La Cisterna, donde incluso el club ha logrado cierto arraigo popular reflejado en su fecunda cantera.

Fotos: revista Estadio.

1959_perfil_PA

Compartir