PUNTERO FANTASMA

El campeonato más peleado de la historia

Durante el torneo nunca hubo un dominador claro y cualquiera le ganaba a cualquiera. Los papayeros partieron con 6 triunfos al hilo; luego la U y Palestino acariciaron la punta; Colo Colo siempre estuvo al aguaite. En las instancias finales, multitudes repletaban los estadios.

Archivo

Extraordinario, por decir lo menos, fue el torneo de Primera División de 1958. Figúrese: un par de semanas antes del final, cinco equipos peleaban el título palmo a palmo. Y a la fecha decisiva, llegaron tres casi empatados. Nunca se ha vuelto a repetir una definición tan estrecha, menos aún en un torneo como la gente, largo y de dos ruedas.

Involucrados en ese final de infarto estuvieron el Palestino aún “millonario”, la Universidad de Chile donde germinaba el Ballet Azul, el siempre candidato Colo Colo y Santiago Wanderers, que aún no lucía copas nacionales en sus vitrinas. El quinto en discordia era un verdadero convidado de piedra: el recién ascendido Deportes La Serena.

Durante el torneo nunca hubo un dominador claro y cualquiera le ganaba a cualquiera. Los papayeros partieron con 6 triunfos al hilo; luego la U y Palestino acariciaron la punta; Colo Colo siempre estuvo al aguaite. En las instancias finales, multitudes repletaban los estadios.

Arriba, por ejemplo vemos una postal del empate 1 a 1 entre árabes y albos, ante más de 30 mil personas en el Nacional. Abajo, el espectacular 5 a 3 de Wanderers sobre la UC en Valparaíso, que acercó a los porteños al liderato y bajó definitivamente a los católicos, que durante algunas semanas también fueron candidatos.

1958_SW 5-UC 3 (Krebs y Tobar)

En tierra derecha, árabes y azules se cayeron cuando menos se lo esperaba. Al cabo, a la definitiva fecha 26 llegaron Colo Colo y Wanderers con 33 unidades, y La Serena con 31. En caso de empate en puntaje, habría definición.

No fue necesario. En Viña del Mar, Everton le dio una mano gigantesca a su eterno rival al vencer por 3 a 0 a los albos. Ese desastre anticiparía un lustro miserable para los colocolinos, que luego perderían con la U en la legendaria definición de 1959 y verían cómo en los años 60 ambas universidades por fin le pelearían el cariño popular.

Volvamos a esa fecha de película. La Serena, Cenicienta de esta historia, venció a Audax en Santiago. Pero no le alcanzó. Nunca más los granates estarían siquiera cerca de ganar un título; de hecho, en 1959 descendieron.

La mesa estaba servida para Wanderers: con un angustioso empate 2 a 2 frente a O’Higgins en Rancagua, los caturros recataron un puntito de oro y bajaron su primera estrella. Se cuenta que una eterna caravana  acompañó al plantel desde Rancagua y que el trayecto del bus desde los cerros al plan porteño tardó horas.

Esa noche mágica de diciembre, Valparaíso vivió quizás su carnaval mayor. “Bocinas, campanas, sirenas, banderas, insignias tremolando orgullosas a la brisa fría de la noche recibían a los campeones… El viejo club culminó toda una vida, dignamente vivida, con su primer título. Ambos, club y ciudad, lo merecían hace tiempo”, describió Estadio.

Fotos: revista Estadio.

1958_SW

Compartir