PUNTERO FANTASMA

Wanderers y Valparaíso, un romance porteño

1946_Wanderers 2

Campeonato Primera División 1946
Estadio Playa Ancha
Santiago Wanderers 1-Green Cross 3

Cada cierto tiempo, algún despistado propone la moción de cambiar el nombre del club más antiguo de Chile. Su argumento siempre es el mismo: como Santiago Wanderers representa a Valparaíso, entonces debería llamarse Valparaíso Wanderers. La propuesta siempre es rechazada.

¿Por qué Wanderers se llama “Santiago”? Nadie lo sabe muy bien. Lo que sí está claro es que el Valparaíso Wanderers ya existió a fines del siglo 19, incluso llegó a jugar contra Santiago Wanderers en la liga porteña y desapareció hace más de cien años sin dejar mayor rastro.

También sabemos que -desde la muerte del Santiago National– Santiago Wanderers es el decano del fútbol nacional. Su historia, a diferencia de tantas otras a lo largo de Chile, no es una saga de fusiones forzosas o amistosas; no nació producto de la porfía regionalista de alguna autoridad, la plata dulce de una empresa o las políticas expansivas de la dirigencia central. Simplemente surgió un día en los cerros; luego se hizo grande jugando a la pelota y ganándole a todos los que se le cruzaron en el camino.

1926_Wanderers

Cambiarle el nombre sería faltarles el respeto a aquellos jóvenes -quizás niños- que por alguna razón que jamás sabremos bien decidieron bautizar a su pequeño club de amigos como Santiago Wanderers.

La gracia de este club es que, en vez de seguir modelos centralistas, se hizo adulto en el fútbol recio de la provincia. Tuvo rivales serios en su propia ciudad -el popular La Cruz o el poderoso Administración Puerto coquetearon con el profesionalismo- e incluso se dio el lujo de empujar al Everton del Cerro Alegre a la vecina Viña del mar para forjar su clásico eterno.

Durante medio siglo, mientras el deporte chileno se armaba de a poquito, el equipo caturro se consolidó como el mejor, el más popular y genuino representante del fútbol porteño. Desde entonces, la ciudad y su club sostienen un romance que no se da en ninguna otra parte de Chile: Wanderers es sinónimo de Valparaíso.

El fútbol chileno sería muy distinto hoy si, en vez de haber obligado a que cada ciudad tuviera un solo representante nacido de la fusión de clubes rivales, se hubiera elegido al multicampeón local y/o al más popular. En Antofagasta, Coquimbo o Concepción quizás habría otros Wanderers.

Aterricemos. Cuando el fútbol rentado decidió salir de su enclaustramiento en Santiago, fue SW el primer elegido. Ese 1937 los verdes dieron bote -terminaron con 0 punto- y regresaron a Valparaíso para rearmarse en un campeonato profesional paralelo que se jugó en el litoral. Y en 1944 volvió a Primera División para convertir a Playa Ancha en un baluarte que todos los equipos santiaguinos temían: era el único partido realmente de visita que jugaban al año.

En 1946 por primera vez Santiago Wanderers soñó con el título nacional. No fue posible -la derrota con Green Cross que abre la nota los sacó de carrera- pero ya entonces los verdes eran el primer capo de provincia.

Fotos: Revista Estadio, Amante Futbolero.

1946_Wanderers 1

Compartir