Noticias

The Beatles y «Let It Be»: de «Get Back» al punto final

El disco que dio cuenta de las sesiones de "Get back" se lanzó el 08 de mayo de 1970, con la banda ya terminada.

Beatles Let It Be Promo
Apple Records

Se suponía que «Let It Be» sería el álbum que uniría a los Beatles.

Después de un par de años cada vez más conflictivos que culminaron en el álbum homónimo («blanco«) de 1968, que consistía básicamente en cuatro discos en solitario por el precio de un LP doble, los cuatro Beatles se refugiaron en los Twickenham Film Studios de Londres y luego en Apple Studios, durante el primer mes de 1969 para volver a encender su llama moribunda. Sin visitantes externos ni patrañas, solo cuatro tipos dando vueltas tocando música. Como en los viejos tiempos. Lo llamaron «Get Back».

Pero las cosas no funcionaron de esa manera. Las sesiones se desmoronaron casi de inmediato. George Harrison renunció. Y nadie estaba particularmente contento con las cámaras de televisión que documentaban su colapso. Así que arrastraron su equipo hasta el techo de la sede de Apple, realizaron un breve concierto improvisado y dieron por terminado el día. Dos meses más tarde le entregaron las cintas al ingeniero Glyn Johns y le dijeron que construyera un álbum con los cientos de canciones y las horas y horas de cintas que habían grabado.

Se suponía que el álbum «Get Back» se lanzaría en julio de 1969, pero los Beatles siguieron adelante y se limpiaron las manos del desastre. Y las cosas iban relativamente bien en la grabación de «Abbey Road«. La banda se llevaba bien, inspirándose mutuamente, como en los viejos tiempos. Tal como se suponía que debía hacerlo «Get Back». Entonces, «Abbey Road» se incrementó en el calendario de lanzamiento y «Get Back» se archivó.

Un año después de que los Beatles le dieran las cintas a Johns, se las pasaron a Phil Spector, quien agregó cuerdas, coros y mucha producción pegajosa que lo convirtió en uno de los productores más famosos de los 60. Pero el enfoque de más es más de Spector que sonó tan bien en «Then He Kissed Me» y «Be My Baby» enterró canciones de los Beatles como «The Long and Winding Road» y «Across the Universe». Sin embargo, Let It Be», recientemente retitulado, se lanzó el 8 de mayo de 1970 como el último álbum del grupo. Paul McCartney había dejado la banda un mes antes, acabando efectivamente con los Beatles.

McCartney odiaba «Let It Be». Los otros Beatles, que prácticamente habían renunciado al proyecto, se mostraron indiferentes o, en el caso de John Lennon, satisfechos de que Spector hizo lo mejor que pudo con el lío que le dieron. El álbum alcanzó el número 1. También lo hicieron los dos sencillos lanzados, «The Long and Winding Road» y la canción principal.

Hay algunas canciones geniales: «Two of Us», «I’ve Got a Feeling», «Get Back» (una mezcla diferente de la canción alcanzó el número 1 en 1969), esparcidas entre las ruinas. Es un trabajo fascinante, no importa cómo lo escuches. (El álbum fue remezclado en 2003 como «Let It Be… Naked», con la producción a menudo intrusiva de Spector eliminada). Es el sonido de una banda que se desmorona. Es el sonido de una banda que intenta mantenerse unida. Y es el sonido del final de una era.

Compartir