MALDITO ROCK AND ROLL

The Beatles en Shea Stadium: bitácora de un fin de semana épico

El domingo 15 de agosto de 1965, hace 56 años, la banda realizó el primer gran show de estadios del rock, un hito de la cultura popular.

The Beatles 1965 Shea Stadium
EMI

Después de su exitoso paso por Europa, con localidades agotadas en teatros y salones de París, Italia y España, los Beatles debían cruzar el atlántico para realizar la tercera gira por tierras gringas.

Llegaron a los Estados Unidos el 13 de agosto de 1965, el mismo día en que Capitol Records lanzó la edición norteamericana de la banda sonora de «Help!«. La gira los haría recorrer todo el país, tocando en Atlanta, Houston, Chicago, Minneapolis, Portland, San Diego, Los Angeles y San Francisco.

Antes del estadio, los Beatles en la TV

Al día siguiente, sábado 14 de agosto, los de Liverpool fueron a los estudios de CBS a ensayar para grabar una presentación en vivo para The Ed Sullivan Show. Ya en la noche, se grabó el programa. Tocaron seis canciones en dos tandas. La primera: “I Feel Fine”, “I’m Down” y “Act Naturally”. La segunda: “Ticket To Ride”, “Yesterday” y “Help!”. Hicieron exactamente el mismo set que en un show en Inglaterra, el Blackpool Night Out.

Donde realmente partiría la gira sería en el megaconcierto programado para el domingo 15 de agosto en el Shea Stadium. Se había organizado un gran contingente policial para controlar la histeria de las muchísimas chicas que llegarían al estadio. Se agotaron las localidades, llegando a tener 55.600 personas en un estadio. Todo un récord en ese entonces para un concierto de música popular, además de ser el primer megaevento en estadios abiertos y grandes.

Las grandes expectativas en el Shea Stadium

Había grandes expectativas puestas en la difusión de este evento. Brian Epstein coordinó todo un contingente de registro para la ocasión, situando cámaras por todo el estadio para filmar el concierto. Además, la prensa acompañó a la banda todo el día, con una docena de cámaras siguiéndolos en el trayecto del hotel al estadio.

En un principio, se quería hacer una entrada espectacular al recinto, con un helicóptero que aterrizara justo en el área de juego de la cancha. En lugar de eso, prefirieron combinar el viaje con helicóptero y autos.

El show tenía algunos números de soporte. Estaban King Curtis Band, Cannibal and the Headhunters, Brenda Holloway, The Young Rascals y Sound Incorporated tocando antes del número principal.

El acto principal

Finalmente, apareció el popular presentador Ed Sullivan. Él fue el encargado de presentar a The Beatles. «Damas y caballeros… honrados por su país, condecorados por su reina… y amados acá en Norteamérica… ¡¡¡¡aquí están THE BEATLES!!!!». Y John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr salieron del sector de camarines en donde estaban esperando y recibieron la bienvenida más ruidosa y numerosa que hayan visto y escuchado.

Tocaron en poco más de media hora un set de doce canciones:

-Twist And Shout
-She’s A Woman
-I Feel Fine
-Dizzy Miss Lizzy
-Ticket To Ride
-Everybody’s Trying To Be My Baby
-Can’t Buy Me Love
-Baby’s In Black
-I Wanna Be Your Man
-A Hard Day’s Night
-Help!
-I’m Down

El gran momento del show fue, sin dudas, el cierre con «I’m Down». Lennon, quien ya estaba tratando de alivianar los nervios de los demás con una actitud divertida, toca el teclado para el tema. Y se vale de codos y todos para hacer un show a-la Jerry Lee Lewis, a tal punto que Harrison no paraba de reír mientras intentaba tocar la guitarra. Terminaron el set, y de inmediato se subieron a la van de seguridad que los estaba esperando a un costado de la cancha.

Ninguno de los cuatro pudo escuchar lo que estaban tocando, ya que los tapaba el griterío de miles de chicas histéricas. John, Paul y George tenían que estar mirándose entre sí para ver en qué parte de la canción iban y tratar de sincronizarse; Ringo se vio perjudicado, ya que no pudo escuchar y ni siquiera ver a los demás para coordinarse.

La amplificación no fue la adecuada, pues sus equipos fueron amplificados por el sistema de audio del estadio, el que se usa para anunciar a los jugadores. Y, simplemente, no estaba preparado para amplificar un concierto.

john-and-george-gr_2498280k

Debido a que se había registrado en film para ser exhibido, el show debía estar en perfectas condiciones. Como la amplificación fue un desastre, y hubo demasiados errores involuntarios, se tuvo que recurrir a una post producción de sonido en los estudios CTS del centro de Londres. Ahí doblaron voces y tocaron algunos instrumentales que se perdían por el ruido:

-Paul grabó el bajo para «Dizzy Miss Lizzy», «Can’t Buy Me Love», «Baby’s In Black» y «I’m Down».
-John grabó toda la parte del teclado de «I’m Down».
-George Martin quería que tocasen de nuevo «I Feel Fine» y «Help!», por lo que tuvieron que «reconstruirlas» completamente para encajar el sonido con la película.
-Para «Act Naturally», Martin usó directamente la versión del disco.
-Por horarios, no alcanzaron a grabar de nuevo «Twist And Shout», por lo que Martin tuvo que utilizar el registro del Holywood Bowl de esa misma gira.
-No se arreglaron «She’s A Woman» ni «Everybody’s Trying To Be My Baby», ya que fueron excluidas de la versión final.

La película «The Beatles at Shea Stadium» se estrenó por televisión el 1 de marzo de 1966. Aun hoy, a 50 años del concierto, conmueve el verla.

 

Compartir