Noticias

Randy Rhoads: estos son sus 10 mejores solos, según Futuro

Recordamos al guitarrista en el día en que hubiese cumplido 57 años con lo mejor de su breve pero fundamental obra en el rock.

Randy Rhoads Alta Fb Web Ok

Randy Rhoads fue simplemente uno de los guitarristas más innovadores que jamás haya conocido el lenguaje del rock. Su madre era profesora de música y el joven Randy recibió una educación musical adecuada antes de aplicar esos conocimientos a sus propios fines en el marco del heavy rock.

Rhoads formó Quiet Riot cuando tenía 16 años. Y lanzó dos álbumes con la banda en Japón años antes de que una formación diferente llevara el metal al mainstream. Pero su legado musical se deriva principalmente de los dos álbumes históricos que hizo con Ozzy Osbourne. Esos que lanzaron al ex cantante de Black Sabbath a una meteórica carrera en solitario. El deprimido vocalista escuchó a Rhoads preparándose para una audición para su banda solista. Y rápidamente le dio el trabajo antes de, cuentan, desmayarse. Liberado de las limitaciones musicales de Quiet Riot, Rhoads ayudó a Ozzy a crear un nuevo estilo de heavy metall. Uno inspiró en gran medida en su interés por la guitarra clásica. Fusionando modos clásicos con una sensibilidad rockera agresiva y una capacidad técnica muy avanzada. El resultado sonó por momentos como si Eddie Van Halen y Niccolo Paganini fueran uno.

La innovadora fusión de música clásica y rock de Rhoads comenzó con «Blizzard of Ozz» y avanzó aún más en «Diary of a Madman». En ese período de dos cortos años, creó un legado que revolucionó el rock pesado para siempre. Hasta tal punto que apenas hay un guitarrista que llegó tras su estela que no tenga una deuda con su forma de tocar. Trágicamente, Rhoads murió demasiado joven en un accidente aéreo el 19 de marzo de 1982 mientras estaba de gira con Osbourne. Celebramos su increíble legado musical con nuestra lista de los 10 mejores solos de guitarra de Randy Rhoads.

Crazy Train

«Crazy Train'» bien puede ser una de las canciones más improbables de cualquier intérprete. Básicamente una canción sobre perder los estribos. Y una que se convirtió en una piedra de toque cultural mucho más allá de la comunidad del metal. El solo de Randy Rhoads solo aumenta la intensidad, amenazando con descarrilar el tren loco con su mezcla de carreras rápidas y furiosas, lamidos de compás desafinados y frases entrecortadas. Pero su sentido predominante de la melodía lo hace volver a coincidir perfectamente con la figura principal de la guitarra.

Revelation (Mother Earth)

Aunque el interés de Randy Rhoads por la composición clásica alcanzaría su punto máximo con «Diary of a Madman», su trabajo sobre «Revelation (Mother Earth)» fue sin duda su principal precursor. La canción épica se centra en su genuino sentido compositivo para una canción que podría haber provenido de una banda de rock progresivo de los 70. Si alguno de ellos hubiera querido arrancarte la cabeza, claro está. Su solo es como un estudio español alocado que se vuelve loco. Fusiona modos clásicos con su ridícula técnica de selección para una serie de licks de llamada y respuesta que suenan como una orquesta de metal trastornada.

Diary of a Madman

La canción que le da nombre segundo álbum solista de Ozzy Osbourne fue un gran paso adelante. Tanto para el príncipe de las tinieblas como para Randy Rhoads. El guitarrista dominó la pista con sus oscuras voces de acordes clásicos y un compás inusual. Eso proporcionó un lecho perfecto para la oscura reflexión de Osbourne. El solo de Rhoads es un ejercicio extrañamente disonante y atonal de tensión musical que se niega a liberar, empujando el oído hacia un territorio generalmente reservado para actos experimentales marginados, no para álbumes que venden millones de copias.

Over the Mountain

«Diary of a Madman» arrancó con «Over the Mountain», una amalgama musical de heavy rock con una melodía digna de pop. Randy Rhoads contribuyó con una pista rítmica típicamente interesante con muchas voces inusuales. Su solo se basa tanto en la música clásica como en Van Halen, combinando una frase armonizada que podría haber sido un violín con una serie de frases de compás parcialmente arrastradas para lograr una sensación extrañamente inestable que es casi como dos solos en uno.

I Don’t Know

Randy Rhoads anunció que había un nuevo sheriff guitarrista en la ciudad desde la primera canción de la cara uno de «Blizzard of Ozz». La canción es literalmente diferente a todo lo anterior en la historia del metal, yuxtaponiendo acordes pesados ​​sobrecargados en los versos y estribillos y un paisaje onírico casi jazzístico en el puente. El solo de guitarra es puro Rhoads, utiliza curvas profundas, combinaciones rápidas de martillos, frases desafinadas y ejecuciones en staccato para un viaje musical compacto pero memorable.

Flying High Again

Randy Rhoads agradeció la celebración de la intoxicación de Ozzy Osbourne con uno de los solos de guitarra más desafiantes que jamás haya sonado con tanta facilidad. Empleando su impecable sentido del fraseo y un tono comprimido, el guitarrista lanzó varias vertiginosas escalas clásicas, trinos en abundancia y una serie de impresionantes licks solo con la mano izquierda que demuestran sus habilidades avanzadas, pero lo dejó caer en el bolsillo rítmico para que de forma limpia y melódica que apenas se nota el entrenamiento técnico. Escuche atentamente y escuchará que hizo una triple pista del solo por si acaso, porque, ya sabes, cualquier viejo tonto podría haberlo tocado una sola vez.

Mr. Crowley

El tributo musical de Ozzy Osbourne a Aleister Crowley sirvió como escaparate perfecto para la incendiaria técnica de guitarra de Randy Rhoads. El solo a mitad de la canción presenta una serie asombrosa de ejecuciones ultrarrápidas que combinan una articulación precisa de púas con combinaciones de martillo para una sensación fluida pero mesurada que suena como un violinista clásico tocando música rock. El solo final emplea trinos y punteos más rápidos y alocados, que culminan con una serie de ejecuciones impresionantes que demuestran el impecable dominio del tono, el fraseo y la técnica de Rhoads.

Dee

Aunque Randy Rhoads era mejor conocido por el público por el lado más pesado de su forma de tocar la guitarra, fue un estudiante de guitarra clásica durante toda su vida. De hecho, planeaba dejar la banda de Ozzy Osbourne para dedicar su vida a su estudio antes de su muerte. Rindió homenaje a su madre Dolores con «Dee», una hermosa guitarra clásica que nos da un breve vistazo de lo que pudo haber sido. Rhoads superpuso perfectamente una segunda parte de guitarra para lograr un efecto de armonía brillante, convirtiéndolo en uno de los 10 mejores solos de guitarra de Randy Rhoads.

Laughing Gas (Quiet Riot)

Una década después de la muerte de Randy Rhoads, el cantante de Quiet Riot Kevin DuBrow rindió homenaje a su amigo caído con una colección de sus mejores temas de sus dos primeros álbumes, que nunca se habían lanzado en Estados Unidos. Si bien la mayor parte de sus inicios con la banda fueron mucho menos aventureros que su trabajo posterior con Ozzy Osbourne, el inédito «Laughing Gas» presentó un solo en vivo de Rhoads con un gran sonido. efectos, golpes con los dedos a dos manos, armónicos golpeados, golpes de barra y articulación rápida de uñetas

Believer

«Believer» es una muestra representativa de los elementos que hicieron que la interpretación de Randy Rhoads fuera tan especial. Usó armónicos como efectos de sonido sobre la pista rítmica, donde también empleó algunas voces de acordes muy inusuales y notas bemoles para una sensación oscura y misteriosa. Su solo es como una clase magistral de Rhoads, utilizando frases repetitivas muy rápidas, trinos y escalas sorprendentemente rápidas para lograr un efecto que suena casi fuera de control, pero luego vuelve a caer sin problemas en el riff principal.

Compartir