ENTREVISTAS

Carmen Berenguer: «Todos nuestros sueños y deseos de convertirnos en algo mejor son una utopía en estos tiempos»

De su participación en La Furia del Libro 2023, conversamos en #FuturoPSP con la icónica poeta nacional, acompañada por Galo Ghigliotto.

Carmen Berenguer Galo Ghigliotto La Furia del Libro
Radio Futuro

En el contexto de una nueva edición de La Furia del Libro, que se llevará a cabo del 7 al 10 de diciembre en el GAM, hablamos en un nuevo Palabras Sacan Palabras con la experimentada poeta, cronista y artista visual chilena, Carmen Berenguer. En conjunto con el propio fundador de la feria, Galo Ghigliotto.

¿En que está hoy en día? ¿Cuál es la actividad artística que la convoca hoy en día?

Bueno, desde el año 2021 comencé a pensar Chile, en el estado en que estabamos. Aún nos encontrábamos en modo pandemia, habíamos pasado por el aullido o el alarido, habíamos pasado recientemente en toda esa situación.

Empecé a pensar en esta nueva generación, e hice una leve interpretación a través de Hamlet, de Shakespeare, un autor completamente relevante en Chile. Entonces desde esa perspectiva yo pensé en las nuevas camadas, y pensé que sería interesante escribir un libro desde mi perspectiva, desde donde yo escribo, atravesando crónica, poesía, prosa, etc. Y me fui un poquito más allá pasando también por el drama.

Por lo mismo le pedí a Galo que nos invitará a La Furia del Libro, para poder llevar a cabo esta lectura dramatizada, y nosotros queríamos hacerlo en este lugar.

Hamlet es ese joven impetuoso y medio loco, que comete chambonadas cada cierto tiempo, similar a lo que ocurrió en Chile a partir del estallido social. Les voy a leer una introducción que fue lo único que traje:

«No era Lennon cruzando la alameda,Lennin quedó en otro momento resguardado en el olvido. Eran cabezas coloreando el lienzo de la Plaza. No llegó a ser surreal. Era una asonada, cánticos, gritos, la vocería necesaria para pasar el siglo. Se sentía en el asfalto, se difumaba el rostro para distinguir el nombre de alguien. Era gente nueva en la calzada, venían llegando de muchas parte, de muchos lados. Se perdía en la conjetura, se prendieron las luces. Ese impresionismo de una multitud. 30 pesos 30 años. Un solo aullido, no de Ginsberg, sino un alarido disparado y desesperado de una generación en una plaza sin salida, como postal impresionista en una página de la historia escrita en la calle cubierta de panfletos: ira, rabia y rebeldía. Unos jóvenes lo recogen y cruzan la marcha y dicen Paz. Se convierte en la historia misma de esta impresión melancólica de un levantamiento sin destino. Y en un tiempo sin tiempo. Hace su estreno en esta épica de tener que simular teatralizar y ser predestinado en esta tragedia. Time out of time. He aquí Hamlet».

Ese es más o menos el contexto en que estaba situado Chile toda la historia de Hamlet.

¿Nunca tuvo destino?

Podría tener destino, pero todos nuestros sueños y deseos de convertirnos en algo mejor es una utopía en estos tiempos. Eso fue propio de un momento de lucidez brillante. Claro, va por un lado la rebeldía y las piedras, pero por otro, la arremetida de la violencia como respuesta.

Urge un joven iluminado tal vez o unos jóvenes iluminados digo yo y se van al gobierno. Quieren ocupar, quieren tener ese poder errado o no, ese fue el destino que ellos prosaron.

Es muy curioso que desde la calle dieran ese salto para instalarse en el gobierno. Eso muy inusual, muchas otras luchas también pasaron por la calle, por ejemplo hubo mucho trabajo para que Allende llegase a ser presidente de la República.

Entonces yo trabajo acá muchos aspectos y entre esos está la historia de Chile.

Tú también fuiste parte de una generación que creyó en la revolución

Completamente.

Pero esa revolución terminó en una tragedia

Y justamente de eso estoy escribiendo. La tragedia nunca se repite, hasta hacerla comedia, cuando quiere ser igual, pasa a ser la comedia. Y eso es lo que estoy haciendo de alguna manera.

Esta tragedia a modo de comedia entonces se va a repetir, pero ¿vamos hacia que lugar? ¿Podemos mejorar?

Mira, yo escuchaba un autor español que se llama Carlos Bardem y decía algo que me llamó la atención: España está entre el facismo y el feminismo. Dos lugares de quiebre.

Y no se si Chile sea así, en Chile estamos ad portas del facismo, pero no sé si el feminismo es parte de esa encrucijada.

El feminismo, en ese salto, hizo cambiar muchas cosas, hizo cambiar leyes, definitivamente existió un cambio.

Pero, ¿sin duda se puede asegurar que las mujeres estamos mejor que hace 30 años?

Pero esa evolución también, y yo nunca lo pensé ni lo soñé que las mujeres vivieran un cambio radical en las universidades. Los cambios de paradigmas, de nombres.

¿Pero se chingo el feminismo de alguna manera?

Yo creo que no, creo que el feminismo siempre se va y aparece. El feminismo es un movimiento eterno, y qué bueno que sea así.

¿Y el facismo?

No, porque el facismo ha gobernado, el feminismo nunca ha gobernado. Por eso es un movimiento y eso lo hace más interesante. Porque el hecho de que llegara a este momento donde ha sido capaz de cambiar palabras: nosotros, nosotras y nosotres inclusive, ha sido una cosa increíble. Se han logrado muchas cosas.

Se logró un respeto de alguna manera, pero al mismo tiempo no es un poder político. Porque el feminismo no es un partido político, por eso uno no puede ostentar llegar al parlamento, no produce esos cambios. En ese sentido siempre vamos un paso atrás y dos adelante.

Por otro lado con respecto al facismo yo estoy asustada con los Republicanos, yo los encuentro realmente temerosos. Ya ves la constitución que se está escribiendo. Ahí las mujeres tenemos varios pasos atrás.

¿Qué le parece la figura de Evelin Matthei?

Sabiendo toda la historia de Evelin, y de donde viene, me encantaría que Bachelet estuviera ahí. Me encantaría que fuera candidata Bachelet.

Pero en específico, ¿qué le parece el rol de Matthei?

Yo creo que ella va más allá del facismo. Ella es una mujer inteligentísima, tiene cabeza, sabe con quién está hablando y en qué momento tiene que hablar. Sabe quien es ella y que es lo que ha hecho. Ella tiene una comuna por la que ha hecho muchos trabajos.

¿Y Boric sería Hamlet?

Ni Gertrudis es Bachelet, pero la cruza. Ni Boric es Hamlet, pero también lo cruza. Yo he trabajado en el lenguaje para pensar en varias cosas al mismo tiempo.

En principio a la obra le había puesto Ghost Rider, pero habría estado trabajando en fantasmatico, en cambio yo quería trabajar desde el punto de vista de la Antología, que fue la que me dio las claves para politizar la memoria. Porque la memoria es una memoria política, que se puede utilizar aunque estés en el más allá.

El libro fue trabajado en esas claves, en una paranormatividad.

[Pase a Galo Gigliotto]

¿Usted trabaja junto a Carmen?

G: Hemos trabajado juntos, de hecho Carmen fue parte de la primera versión de la Furia del Libro, el año 2009. En esa primera edición eran sólo 18 editoriales, no como hoy que son 131 las editoriales que participan. Ahí te das cuenta del crecimiento de la edición independiente en Chile

¿Y ese es tú proyecto?

Es un proyecto colectivo, no soy director actualmente, pero soy miembro fundador.

¿Cómo se explica que aleguemos que existe poca lectura cuando existe esta explotación de editoriales?

Lo que pasa es que estas pequeñas editoriales no viven de su trabajo editorial. Son editoriales que trabajan por amor al arte, logran pagar gastos básicos pero no da para el pago de sueldos o para vivir. Todos tenemos que tener otros trabajos.

Compartir