Noticias

Black Sabbath y «Sabbath Bloody Sabbath»: en lo más profundo

Lanzado el 01 de diciembre de 1973, el quinto álbum de los padres del metal es considerado como una verdadera obra maestra.

Black Sabbath 1973 Sabbath Bloody Sabbath Web

Black Sabbath lanzó su quinta y última obra maestra el 1 de diciembre de 1973. Los críticos de rock odiaron el álbum, al igual que todos los demás. Pero «Sabbath Bloody Sabbath» ganó el aplauso universal  de sus fieles seguidores.

Para Ozzy Osbourne, Tony Iommi, Geezer Butler y Bill Ward, grabar la continuación de «Vol. 4» fue todo menos pan comido. Para entonces, el abuso de drogas y las fiestas intensas habían comenzado a alterar su concentración. Y la pura fatiga asociada con cuatro años de giras ininterrumpidas también les había pasado factura.

Los intentos iniciales de la banda de escribir y grabar en el soleado pero tóxico entorno de Los Ángeles en el verano de 1973 resultaron infructuosos. Por lo que se retiraron apresuradamente a su tierra natal inglesa, más familiar, de cielo gris. Y arrendaron un castillo medieval gótico en Gloucestershire. Esperaban que trabajar en la mazmorra del castillo despertara la inspiración necesaria para evocar una nueva avalancha de doom metal con toques ocultos siguiendo las mismas líneas brutalmente libres de fantasía de lo que había sucedido antes.

Entonces sucedió algo diferente. Iommi rompió su bloqueo como escritor creando el poderoso riff que impulsa la canción principal de «Sabbath Bloody Sabbath». Y el proceso creativo del nuevo álbum comenzó a cobrar fuerza y ​​a moverse en direcciones sin precedentes. Las canciones resultantes estarían marcadas por una mayor experimentación y sofisticación.

Maravillas del heavy metal familiarmente contundentes como «A National Acrobat», «Looking for Today» y «Killing Yourself to Live» poseían una nueva confianza y madurez. Con letras que invitaban a la reflexión y una mayor sensibilidad melódica. «Sabbra Cadabra», «Who Are You» y «Spiral Architect» incorporaron sintetizadores. Todo cortesía de la leyenda de Yes, Rick Wakeman, junto a arreglos orquestales con gran efecto. En «Fluff», los interludios acústicos típicamente «desechables» de LP anteriores de Iommi encontraron una redención dulce y barroca.

«Sabbath Bloody Sabbath» no fue un álbum más de Black Sabbath, sino una clara línea divisoria en su carrera. Este sigue siendo un salto creativo significativo, que inaugura la segunda fase de la carrera de la banda y promete muchos de los álbumes que aún están por venir. Como lo demostró la historia, el uso cada vez mayor de sustancias y la explotación continua por parte de los capataces de los sellos y la gerencia agotarían debidamente los poderes artísticos de Sabbath y socavarían la calidad de los álbumes posteriores en diversos grados.

Cuando a Osbourne se le explusó del grupo cinco años después, a «Sabbath Bloody Sabbath» ya se le reconocía como quizás la última gran resistencia del cuarteto fundador.

Compartir