Noticias

Teatro Municipal de Santiago es el primer recinto Espacio Cerebropotegido en Chile

El Teatro Municipal de Santiago recibió hoy la certificación que lo acredita como el primer Espacio Cerebroprotegido de Chile.

Teatro Municipal De Santiago
Promocional
  • Por Equipo Futuro.cl
  • |

El Teatro Municipal de Santiago recibió hoy la certificación que lo acredita como el primer Espacio Cerebroprotegido de Chile. Lo que significa que sus colaboradores han sido capacitados para identificar y reaccionar oportunamente ante un Accidente Cerebro Vascular (ACV).

Así lo dio a conocer esta mañana Juan Antonio Loyola, Director Adjunto Latam de la Fundación Freno al ICTUS, promotora internacional de los Espacios Cerebroprotegidos que, junto a Mutual Capacitación, entregaron el certificado a la Directora del Teatro, Carmen Gloria Larenas.

“Certificar al principal recinto de la cultura del país nos llena de orgullo ya que, de la prevención de los Accidentes Cerebro Vasculares, que por cierto es muy importante, hoy estamos avanzando también a la acción de ocuparnos y prepararnos ante un hecho que es responsable de miles de muertes al año y que se puede sufrir caminando en la calle, en el Metro, viendo un partido de fútbol en el estadio, en un colegio, asistiendo a un recital de su grupo favorito o presenciando una ópera o ballet como podría suceder en el Teatro Municipal. Entonces contar con personal preparado para afrontar estas emergencias, y poder hacerlo a través de la franquicia SENCE, nos permite ganar tiempo y disminuir las posibilidades de muerte y eventuales secuelas, pues frente a una ACV cada segundo cuenta”, comentó Juan Antonio Loyola, Director Adjunto Latam de la Fundación Freno al ICTUS.

Teatro Municipal de Santiago: Lugar preparado para un ACV

Según cifras del ministerio de Salud, los Accidentes Cerebro Vasculares afectan a uno de cuatro personas en Chile y representan la primera causa de muerte del país. Asimismo, son responsables de una parte importante de la discapacidad física como consecuencia de su acción. Sin embargo, la oportuna identificación de los síntomas permite que estas secuelas sean prevenibles en un 90%.

Para Carmen Gloria Larenas, Directora del Teatro Municipal de Santiago, acreditarse representa un compromiso con sus trabajadores y sobre todo con los visitantes, quienes disfrutarán de las funciones en un lugar más seguro. “Somos un teatro que recibe miles de personas de todas las edades, de muy distintos lugares, y creo que estar mejores preparados como equipo para poder actuar frente a una emergencia como lo puede ser un ACV, es muy importante. Nuestro público tendrá la sensación de estar en un espacio más seguro, dado que hoy sabemos cómo actuar frente a un momento como ese. Para nosotros las personas son importantes, son las que hacen las instituciones, sean culturales, sea una empresa dedicada a producir algo en específico. Creo que es una muestra de afecto y de cariño querer mejorar los espacios de trabajo, y estar cada vez mejor preparados para reaccionar frente a un episodio que nadie quisiera vivir pero sabemos que va a pasar en algún minuto”.

ATENTO A LAS SEÑALES

De acuerdo a la fundación Freno al ICTUS, frente a un episodio de este tipo lo primero que hay que tener en cuenta es que los síntomas son bruscos y repentinos. Ante una sospecha, lo recomendable es:

Revisar flacidez y parálisis facial – Pide a la persona que sonría.

Pérdida de fuerza o debilidad en un lado del cuerpo – Pide a la persona que levante los brazos.

Para detectar si tiene problemas de habla o de comprensión – Pídele que responda a una pregunta sencilla. ¿Cómo te llamas?

Aunque estos son los síntomas principales, otros síntomas que pueden aparecer son:

Dolor fuerte o súbito de cabeza. (ATENCIÓN: No todos los ACV duelen).

Problemas de visión doble o pérdida de visión.

Problemas de equilibrio o inestabilidad.

Observa a la persona afectada y ante cualquier duda ¡Actúa! Con sólo uno de los síntomas es suficiente para actuar. Llama a los servicios de emergencia e informa de la sospecha de un ACV. Recuerda: cada minuto cuenta.

Compartir