Noticias

Pink Floyd y «The Wall»: la leyenda se divide ladrillo a ladrillo

Lanzado el 30 de noviembre de 1979, el álbum número 11 de la banda cristaliza el concepto de Roger Waters en un grupo fragmentado.

Pink Floyd The Wall En Vivo Bn Web

Roger Waters ya estaba empezando a vivir la vida de una estrella de rock aislada cuando comenzó a trabajar en «The Wall» de Pink Floyd en 1978. La última gira de la banda, en apoyo de «Animals» de 1977, fue prácticamente una catástrofe en opinión de Waters, con públicos agitados y disruptivos más preocupados por hacer estallar petardos y charlar que por escuchar al grupo en el escenario.

Las cosas se pusieron tan mal que Waters terminó escupiendo en la cara de un fan en un show. Entonces, cuando comenzó a trabajar en la continuación de «Animals», se hizo cada vez más claro que no quería ser la estrella de rock sacrificada en la que se había convertido. Noche tras noche, durante la gira In the Flesh de Floyd en 1977, Waters se las arregló imaginando un muro entre él y el público. Se convirtió en el tema central del siguiente disco de la banda, otro álbum conceptual: éste trataba sobre el aislamiento, el abandono y las cicatrices que nunca sanan, tanto mentales como físicas, infligidas durante la infancia. Mas, un montón mas.

«The Wall» prácticamente se convirtió en el proyecto de Waters. De las 26 canciones repartidas en las cuatro caras del álbum doble original, sólo cuatro de ellas cuentan con crédito de coescritura. Ahí entran «Young Lust», «Comfortably Numb» y «Run Like Hell». Este par se encuentra entre las más accesibles del álbum. Ambas colaborando con el guitarrista David Gilmour, quien también toma la voz principal en dos de ellos. Y «The Trial», que da crédito al coproductor Bob Ezrin. Todo lo demás (las palabras, la música, la historia) son de Waters.

¡Y qué historia es! La estrella de rock Pink (basada en Waters, con un poco de Syd Barrett) perdió a su padre en la Segunda Guerra Mundial. Y lo crió su madre asfixiante y sobreprotectora. Sus años escolares fueron un infierno total. Plagados de palizas y tortura emocional. Se convierte en una gran estrella. Y yalleva una vida de uso desenfrenado de drogas, desconfianza y aislamiento. Su colapso total resulta en un colapso en el escenario y, finalmente, en el derrumbe del muro protector que construyó a su alrededor.

Después de explorar temas similares en sus tres álbumes anteriores, Pink Floyd se metió con todo en «The Wall». Puedes escucharlo en la voz de Waters, que duele por el dolor y la ira en todo momento. Se puede escuchar en la música, que oscila entre el rock totalmente agresivo y las súplicas nocturnas apenas susurradas y los coros de niños que desmantelan el sistema educativo.

Y puedes escucharlo en las palabras del proyecto más personal de Waters. Aquí hay toda una vida de dolor y rabia. Y al igual que la ópera rock de Pete Townshend para The Who de 10 años antes, «Tommy«, es un exorcismo de demonios que han perseguido a su creador durante décadas.

Detrás de escena, Waters tomó el control del proyecto. Y terminó dañando su ya fracturada relación con sus compañeros de banda en el proceso. Los cuatro miembros rara vez estaban juntos en el estudio. Y al final de los meses de sesiones de grabación, el tecladista Richard Wright estaba completamente fuera de la banda. Aunque más tarde fue contratado como músico de gira cuando Pink Floyd tocó un puñado de conciertos en apoyo del álbum.

Pero nada de esto importó mucho a los fanáticos. Cuando se lanzó «The Wall» a finales de noviembre de 1979, casi de inmediato saltó a la cima de la lista, permaneciendo en el número 1 durante 15 semanas, la racha más larga de su carrera (técnicamente, «The Dark Side of the Moon» ha vendido más que él). Pero como «The Wall» era un álbum doble, cada uno de sus dos discos cuenta para las ventas de platino, por lo que ha vendido 23 millones de copias frente a los 15 millones de Moon). También le dio a la banda su único sencillo número uno en «Another Brick in the Wall Part II», que se mantuvo en la cima de la lista durante cuatro semanas.

Debido al alcance de la producción (que incluía un muro gigantesco de la vida real que se construiría en el escenario cada noche), así como a la aversión de Waters a volver a la gira, el tour de promoción del álbum se limitó a unas pocas ciudades, incluidas Los Ángeles y Londres. En 1982, se lanzó una versión cinematográfica de la narrativa del álbum, protagonizada por el líder de Boomtown Rats, Bob Geldof, en el papel de Pink.

En 1983, Pink Floyd lanzó «The Final Cut«, una especie de secuela de «The Wall» que era más o menos un álbum solista de Waters. Al cabo de dos años, Waters se fue para siempre. Y los miembros restantes de Floyd (Gilmour, el baterista Nick Mason y Wright que regresa) continuaron sin su chispa creativa. El propio Waters revivió The Wall como una gira en solitario en 2010 después de una puesta en escena única en el lugar del caído Muro de Berlín en 1990.

Incluso con su enorme prestigio tras su lanzamiento en 1979, el legado del álbum ha seguido creciendo. Sigue siendo uno de los álbumes conceptuales más grandes y completos del rock. Al final, sin embargo, al igual que el muro que el personaje Pink de Waters construyó ladrillo a ladrillo, «The Wall» construyó una división entre Waters y sus compañeros de banda, y efectivamente puso fin a una de las bandas más aventureras del rock. Pero a cambio, Pink Floyd entregó un trabajo de asombrosa intimidad y profundidad. Todos estos años después, todavía no hay nada igual.

Compartir