Noticias

Pink Floyd: el fin de la era de Roger Waters con «The Final Cut»

El disco de estudio número 12 de la banda, lanzado el 21 de marzo de 1983, perfectamente podría ser el debut en solitario del bajista.

Roger Waters David Gilmour 1983 Pink Floyd

«The Final Cut», el álbum número 12 de Pink Floyd, el último disco con Roger Waters y una especie de secuela de «The Wall»; es muchas cosas.

Es un álbum conceptual, una banda sonora abandonada de la película «The Wall» y la gota que colmó el vaso entre Waters, cada vez más controlador, y sus compañeros de banda. También es un disco desordenado, una acusación de guerra en expansión que suena como fragmentos de frustración construidos a lo largo de los años por Waters y descorchados en una vertiginosa muestra de emociones sin ataduras.

Sin embargo, más que nada, «The Final Cut» es esencialmente el primer álbum en solitario de Roger Waters.

¿Pero es bueno? Lanzado el 21 de marzo de 1983, el último álbum de Pink Floyd de Waters suena como el disco que Waters, quien dejó la banda poco después de que salió «The Final Cut», necesitaba crear para hacer su ruptura limpia. David Gilmour canta en una sola pista y el tecladista Richard Wright ya lo había dejado.

La historia es de Waters y él es quien la cuenta. Los miembros restantes de Pink Floyd, además de varios músicos de estudio, están listos para el viaje.

Y en lo que respecta a los álbumes conceptuales contra la guerra que unen la Segunda Guerra Mundial y la Crisis de las Malvinas de principios de los 80, The Final Cut tiene sus momentos, pero las 12 canciones deben consumirse a la vez. Se desarrolla una historia sobre la lealtad, la traición y los soldados británicos caídos en la Segunda Guerra Mundial, incluido el padre de Waters, quien murió en la batalla y cuyo fantasma acecha cada nota del disco.

Este no es un álbum para el saqueo de lo mejor.

Es por eso que es tan fácil de descartar entre los fanáticos de Pink Floyd. Un puñado de canciones lograron recibir algo de difusión en 1983: «Not Now John», «Your Possible Pasts» y «The Hero’s Return». Pero estas pistas tienen poco sentido fuera del concepto del álbum y aún menos encajadas entre los elementos básicos del rock clásico. Las melodías son finas; la música es compleja.

Aún así, «The Final Cut» llegó al número 6 y finalmente vendió más de dos millones de copias. Pero es un disco complicado con una historia espinosa. ¿Es el peor álbum de Pink Floyd o el mejor LP en solitario de Roger Waters? Probablemente sí en ambos aspectos.

Compartir