ENTREVISTAS

Leith Passmore y los 50 años del golpe de Estado: «Hay ex conscriptos que pasaron el golpe y vieron cosas que los marcaron de por vida»

“Las guerras dentro de los cuarteles. Recordando el servicio militar durante la dictadura en Chile”, es un libro que recoge las miradas de los más de 370 mil jóvenes de sectores vulnerables que pasaron por cuarteles como conscriptos en dictadura. En #FuturoPQN conversamos con su autor, historiador y académico de la Universidad Andrés Bello.

Leith Passmore Pqn Web
Radio Futuro

Hoy en Palabra Que Es Noticia conversamos con el historiador y académico de la Universidad Andrés Bello, Leith Passmore.

Durante la dictadura chilena, más de 370,000 jóvenes de hogares humildes sirvieron en los cuarteles como conscriptos. En el siglo XXI, alrededor de 100,000 de ellos se unieron a un movimiento de exconscriptos en busca de pensiones y reconocimiento como víctimas del régimen. “Las guerras dentro de los cuarteles. Recordando el servicio militar durante la dictadura en Chile”, es un libro que analiza sus memorias del servicio militar, revelando tensiones internas en los cuarteles entre 1973 y 1990, donde los exconscriptos tienen visiones diversas del golpe, la dictadura y su legado, desafiando las narrativas convencionales sobre la «lucha por la memoria».

¿Por qué decides tratar este tema?

“Es un tema fascinante, yo no soy chileno, llego hace 14 años a Chile, y para mí es un tema fascinante. Yo había investigado y leyendo los testimonios, ahí empezó. Hay momentos de contacto y descripciones por ex presos políticos o por jóvenes de ese momento que hacían guardia”, señala Leith Passmore.

¿El trabajo es una recopilación de entrevistas?

“Empecé en el 2011, el libro en inglés salió en el 2017. Fueron cinco años donde los 100 mil ex conscriptos, yo entrevisté alrededor de 30, que están en agrupaciones a lo largo de Chile. Hay dos tipos de fuentes”, indica el historiador y académico.

¿Cuáles son las demandas?

“Ellos buscan beneficios económicos, mejores pensiones, beneficios por el daño moral”, asegura Leith Passmore.

¿Qué pasa con los jóvenes del 73 y el 78?

“Hay mucha diferencia, dentro del 72 hay mucha diferencia. Hay ex conscriptos que pasaron el golpe y vieron cosas que los marcaron de por vida. Los que entraron en el 73 que entraron por el servicio militar y según ellos fueron las primeras víctimas de la dictadura. En el 78 pasa con la guerra con Argentina, la que no fue, porque estaban esperando ese conflicto”, afirma el historiador y académico.

¿Cuál era la relación de estos jóvenes con la dictadura?

“En el momento del golpe había mucha confusión. No se sabía qué estaba pasando. Patricio de Colchagua, en la mañana del 2011, le dijeron que estaban en guerra. Después se nota en los testimonios un proceso de averiguar lo que estaba pasando en el país y ese proceso se extiende hasta hoy. Este mismo Patricio me dice que aprendió mucho de un documental, las imágenes del golpe, quedó sorprendido, porque no sabía mucho”, comenta Leith Passmore.

¿Era gente que no tenía idea de nada de lo que estaba pasando?

“Eran personas que harían el servicio militar solamente y que fueron motivadas por el resguardo económico y esas cosas. Era mucha gente de sectores vulnerables”, puntualiza el historiador y académico.

«Hacerse hombre» es un capítulo de tu libro donde describes los ejercicios de supervivencia donde el entrenamiento era endurecer la mente y el corazón, y donde recibieron prácticamente tortura. ¿Este era un entrenamiento común?

“Hay muchos que denuncian ese tipo de formación. Esa lógica de esa necesidad de ser resistente es uno de los tópicos en sus denuncias”, asevera Leith Passmore.

¿Hubo conscriptos que apoyaron la dictadura?

“Sí. Hay ex conscriptos de todos colores. Es un momento masivo, pero no tiene un elemento identificador o una identidad política. Estas demandas son por las demandas corporativas”, sostiene.

¿Crees que hay una visión común sobre el tema de los detenidos desaparecidos?

“Hay un pacto de silencio que no corre aquí. Hay muchos que no hablan y no lo han hecho con nadie, pero es por medio de las consecuencias que tienen que ver con la institución y además por la reacción de los vecinos o familia, y es que ellos sienten que por la sociedad se han sentido marginados o rechazados. La mayoría no pueden. Hay algunos que no tienen información o no saben nada directamente. Pero sí es posible que manejen información. Hay mucho rumor. De hecho, el ex conscripto que habló del caso de Víctor Jara, luego dijo que él no estaba y habló solo lo que él había escuchado”., concluye en Palabra Que Es Noticia el historiador y académico de la Universidad Andrés Bello, Leith Passmore.

Compartir