Noticias

«No tengo vergüenza en contarlo»: Tatán Luchsinger ahora trabaja recolectando basura

El "Narrador de los Sueños" cambió de rubro drásticamente y dice que algunos conocidos "han dado vuelta la cara cuando me han visto".

Sebastián Luchsinger Tatán Relator
Las Últimas Noticias

El conocido relator Sebastián «Tatán» Luchsinger se reinventó en un nuevo rubro, muy distinto del fútbol que lo hizo conocido. Ahora el otrora relator trabaja como recolector de basura.

En una reciente entrevista con Las Últimas Noticias, Luchsinger reveló las vueltas que ha dado su vida luego de dejar los micrófonos en 2022, tras su paso en TNT Sports.

En conversación con el diario, el «Narrador de los sueños» detalló lo difícil que fue encontrar trabajo en su natal Chillán en el rubro de las comunicaciones. Eso lo obligó a buscar nuevas oportunidades laborales.

“Comencé a buscar en otras cosas y me encontré con una labor preciosa, linda. Y no tengo vergüenza en contarlo porque después de todo es un trabajo digno y en el que he conocido gente valiosa”, señaló.

Además señaló que «trabajar como recolector de basura me ha servido para darme cuenta de que hay seres invisibles que hacen una pega vital como recoger la basura. A mí me toca hacerlo, como también lavar las calles. Me levanto a las 4 de la mañana y voy contento».

En esa misma línea, «Tatán» Luchsinger dijo que algunos conocidos lo han desconocido por su nueva labor. «Muchas personas miran con recelo este trabajo. Incluso me he encontrado con varios conocidos que han dado vuelta la cara cuando me han visto recoger la basura o lavar las calles en Santiago. No manejo un camión. Levanto la basura», indicó.

“A veces uno no se da cuenta de estas cosas, pero ahora que me toca vivirlo en carne propia le doy mucho valor. También me ha servido para valorar muchas cosas y también para darme cuenta que con cosas sencillas uno es feliz“, señaló.

Respecto a la opción de volver al mundo de los relatos, Luchsinger aseguró que «a mí me decían el Narrador de los Sueños. Ahora no hay sueños. Solo vivo el día a día. No escucho deportes ni veo los bloques deportivos porque me da mucha pena y nostalgia. Ahora mi voz sigue intacta, pero uno entiende también que hay chicos nuevos. Me pica el bichito de tomar el micrófono y relatar».

Compartir