Noticias

Queen y «Made in Heaven»: uniendo esfuerzos para un triunfo final

Lanzado el 06 de noviembre de 1995, a casi 4 años de la muerte de Freddie Mercury, el álbum es también el último con John Deacon al bajo.

Queen Made In Heaven 1995 Web
EMI

La muerte de Freddie Mercury no fue el final de la era clásica de Queen. En cambio, ese final llegó con «Made in Heaven», un álbum que llegó el 6 de noviembre de 1995. Con la última de una ráfaga de grabaciones que hizo el cantante enfermo antes de sucumbir al SIDA en 1991. También marcó el último proyecto de larga duración para presentan al bajista cofundador de la banda, John Deacon.

Mercury había trabajado incesantemente en los meses posteriores al lanzamiento de Innuendo de 1991 para asegurarse de que hubiera suficiente material para que Queen continuara sin él. Se mudó de Munich a Montreux, donde Queen era dueño de Mountain Studios, para poder trabajar durante sus últimos días.

«Creo que nuestro plan era ir allí cada vez que Freddie se sintiera lo suficientemente bien, solo para aprovecharlo tanto como fuera posible», recordaría más tarde el guitarrista de Queen, Brian May. «Básicamente vivimos en el estudio por un tiempo, y cuando él llamaba y decía ‘Puedo pasar unas horas’, nuestro plan era hacer el mayor uso posible de él».

A pesar de que su salud se deterioró drásticamente, Mercury dejó de cantar, hasta septiembre de 1991, cuando no llegó a completar una canción llamada «Mother Love». En noviembre, Mercury estaba muerto. Los miembros de Queen estaban devastados. Incluso conociendo los deseos de Mercury con respecto a una grabación sucesora, pasaron casi dos años antes de que pudieran decidirse a abordar el proyecto nuevamente.

«Nunca he superado su muerte», dijo más tarde el baterista Roger Taylor a Rolling Stone. «Ninguno de nosotros lo ha hecho. Creo que todos pensamos que podríamos llegar a un acuerdo con bastante rapidez, pero subestimamos el impacto que su muerte tuvo en nuestras vidas. Todavía me resulta difícil hablar de eso. Para los que nos quedamos, es como si Queen fuera otra vida entera».

Y sin embargo, nada de ese portento le baja un gramo a «Made in Heaven». Sigue siendo uno de los trabajos más decididamente optimistas de Queen y, a pesar de la naturaleza póstuma y dispersa de su lanzamiento, un álbum más fuerte que su predecesor. A medida que Mercury se acercaba al final de su vida, todos lo sabían y se unieron como nunca antes. «Freddie dijo: ‘Escríbanme cosas. Sigan dándome palabras. Cantaré'», recordó May en el mismo artículo de Rolling Stone.

En verdad, no todo «Made in Heaven» fue ensamblado a partir de las voces finales de Mercury. Parte del material se remonta a las sesiones de «The Works» de 1984 y parte del álbum en solitario de Mercury de 1985, «Mr. Bad Guy». Mientras tanto, «You Don’t Fool Me», simplemente fue reconstruido por el productor David Richards a partir de lo que sobró. Sin embargo, se une maravillosamente.

El sol salpica canciones como «My Life Has Been Saved», compuesta por John Deacon, «Heaven for Everyone» (una original de Taylor que insiste en que «este mundo podría ser divertido»), «I Was Born to Love You» de Mercury y » A Winter’s Tale», que lleva a los fans al interior de la vista que Mercury contemplaba en Montreux.

Solo en «Mother Love» «Made in Heaven» traiciona algo de lo que se avecina. Hay pistas en el sentido narrativo («Soy un hombre de mundo y dicen que soy fuerte», canta Mercury en un momento. «Pero mi corazón está pesado y mi esperanza se ha ido»), pero también es mucho más visceral. May terminó teniendo que cantar el último verso porque para entonces Mercury ya no estaba.

«Made in Heaven» se convirtió en el cuarto número 1 consecutivo de Queen en el Reino Unido y el séptimo en general, antes de que Deacon anunciara su retiro unos años después. «La muerte de Freddie lo afectó mucho», dijo más tarde Robert Ahwai, un amigo de la universidad y colaborador musical. «Tal vez pensó: ‘Freddie era la banda, entonces, ¿cuál es el punto?'».

Queen no ha vuelto a la cima de las listas desde entonces.

Compartir