ENTREVISTAS

¿Qué es el Metaverso y cuáles son sus riesgos?

Un universo virtual en el que llevar una vida como la real, es la promesa del mañana hoy. Pero, ¿cómo funciona?

Metaverso
Getty Images

El término Metaverso en un principio era un término de ciencia ficción, (apareció por primera vez en la novela de 1992 “Snow Crash” de Neal Stephenson) para describir una realidad virtual donde los usuarios escaparían del mundo distópico exterior.

Desde entonces, el término ha pasado de la ficción al hecho dándole a los usuarios elementos donde pueden trabajar e incluso obtener recursos que sirvan en la vida real.

Un universo virtual en el que llevar una vida como la real, pero virtual: Obteniendo ingresos, interactuando con más personas, y tornando la experiencia más inmersiva. Sin embargo, a pesar de que existen grandes estudios, aún hay grandes dudas sobre cómo definirlo y hacía dónde se dirige en un futuro. De esto conversamos en Futuro con el gerente general de Fundación País Digital, Fernando Sánchez.

¿Cuan cercano puede llegar a ser el Metaverso?

Es un concepto en desarrollo todavía, hay acercamientos con videojuegos, pero los expertos dicen que deberíamos verlo de manera completa en estos próximos 10 años. Es algo que va evolucionando como el internet, irá sumando público pero requiere temas de valor, conectividad y tomará un buen tiempo. Es como el internet de ahora y del de hace 10 años.

Lo que más conocemos del Metaverso es cuando uno se pone estos anteojos ¿Eso es lo más cercano al Metaverso? Es como un universo paralelo… ¿Es eso?

Yo sería un poco más generoso, lo que busca es una extensión de tu vida física a la digital. En su visión son muchos mundos interconectados donde podrás tener experiencias. Vas a formar parte y la experiencia es en grupo, no es solo individual. Va a tener el tema de la identidad, es super valorado y uno ya ve usos. Yo entro a esta vida digital con mi identidad y puedo participar junto a mis amigos y se busca tener una vida como la tenemos. Hay un potencial de tener cierta propiedad, te compras una zapatilla y la puedes llevar al mundo digital. Hay muchos ejemplos de marcas físicas que ya vienen con su modelo digital o eso es lo que se aspira. Tendrá muchas características como el paso del tiempo.

Hay ideas aterradoras también, como la de una mujer investigadora que denunció haber sido violada en el Metaverso… ¿Cómo lo ves?

Lo veo con los mismos desafíos del mundo físico. Si se va a desarrollar vamos a tener las mismas preocupaciones y habrá que ver cómo hacer que todo funcione con respeto a lo que estamos acostumbrados. Hay riesgo de seguridad, fraude, similar a lo que pasa hoy. Esto no es un videojuego, será un tema complejo de abordar pero no hay que quedarse solo con eso. Tiene un potencial grande en una nueva economía, salud, educación, hay que ponerle énfasis también a eso.

En lo colectivo ¿Ahí puede estar el matriz identificador del Metaverso?

Para que esto se de y cumpla tiene que haber un concepto de tribu, ojala me meta en este mundo desde un teléfono o computador y quieras tener una experiencia y juntarte con otros es clave. A pesar de que hay grandes avances cuando tu quieres tener un grupo importante de personas conviviendo estamos en una tecnología que no la tenemos hoy. Es clave la vida en este mundo digital, no es algo aislado.

El desarrollo económico ¿Que crees que es interesante?

El Metaverso tiene muchas aplicaciones, es importante destacar. El metaverso permitiría a las empresas un entrenamiento de los empleados, ponerlo en situaciones reales simuladas. Alguien decía que una empleada que alcanza un nuevo rol arrancó un 35% de vespertinos y con esto se podría alcanzar un porcentaje mayor. Imagínate aulas que puedan compartir con alumnos de otros países, regiones, ciudades, profesores de otros lados. Parece todavía lejano pero hoy día se han subastado artículos de arte, participan en conciertos. Eso abre nuevas posibilidades y el consumidor está buscando nuevas experiencias. En la generación que nací no es tan natural pero para las actuales si lo es e intentarán exigirles más. Sin dejar de lado el entretenimiento busca potenciar otras cosas.

Compartir