Noticias

«Pesimismo egocéntrico»: Las insólitas críticas negativas a The Wall

A pesar de que hoy en día es un clásico, hay críticos que consideraron que The Wall no era tan bueno en el momento que salió.

Pink Floyd The Wall
Pink Floyd

En 1979 en medio de tensiones personales, y bajo el fuerte puño de Roger Waters, Pink Floyd sacó The Wall. En forma de un denso disco doble conceptual, el bajista y compositor principal del grupo lleva su visión de sus traumas personales al acetato.

Más adelante el grupo llevaría esta experiencia a una impresionante gira de conciertos con un gran énfasis visual, y finalmente una película que llegaría a los cines en 1982.

Hoy en día The Wall es visto como un clásico, un esencial del rock progresivo y es considerada por muchos como el mejor disco conceptual de la banda.

¿Pero qué es lo que realmente hay detrás del muro? La historia de la creación de The Wall está rodedada de polémicas y fricciones.

El grupo se hallaba entre enormes tensiones. Según Nick Mason, Roger Waters se volvió insoportable. Las tensiones entre el bajista y el tecladista Rick Wright llegaron a tal punto que fue despedido de la banda. Aunque el público no lo notó, ya que en vivo fue contratado como músico externo.

Lo más extraño de considerar hoy en día es que The Wall no siempre fue considerado un gran álbum.

Las críticas negativas que recibió The Wall

Según constata el libro «Comfortably Numb – The Inside Story of Pink Floyd» no toda la prensa musical de la época recibió bien al disco.

La revista New Musical Express llamó al disco «un monumento al pesimismo egocéntrico«. Melody Maker escribió en su reseña: «No estoy seguro de si es brillante o terrible, pero lo encuentro absolutamente fascinante».

Por su lado, el crítico Kurt Loder de Rolling Stone le dio una crítica positiva al disco, pero la perspectiva de Waters «tan incesantemente lúgubre y ácida que hace que los traficantes de pesimismo contemporáneos, como Randy Newman o, digamos, Nico, parezcan Peter Pan y Tinker Bell».

Asímismo el crítico de The Village voice, Robert Christgau fue bastante más negativo y sarcástico con The Wall. «Para ser una epopeya tonta de las tribulaciones de una estrella de rock, esto no está mal; de todos modos, es poco probable que despierte mucha lástima o envidia. La música también está bien: maximalismo minimalista kitsch con efectos de sonido y fragmentos de discurso. Pero la historia es confusa, ‘madre’ y ‘vida moderna’ son villanos poco convincentes». Y también dijo que «presenta la autocompasión de su rico, famoso y decididamente posadolescente protagonista como una especie de heroísmo».

Sin embargo, obviamente el disco es considerado un clásico hoy en día. La recontextualización del álbum en la película y subsecuentes conciertos ayudó a empatizar más con el concepto. Y a pesar de estas críticas negativas, no solo es considerado uno de los mejores discos de Pink Floyd, sino uno de los mejores de todos los tiempos.

Compartir