Noticias

U2 y «All That You Can’t Leave Behind»: retomando el curso

Lanzado el 30 de octubre de 2000, el décimo álbum de la banda irlandesa los vio regresando a su esencia y convirtiéndose en atemporales.

U2 2000 All That You Cant Leave Behind Web
Island Records

Al igual que otro gran álbum de su época, «Yankee Hotel Foxtrot» de Wilco, «All That You Can’t Leave Behind» de U2 ganó más resonancia después del 11 de septiembre. Lanzado el 30 de octubre de 2000, el décimo LP de la banda marcó un regreso a un territorio más familiar después de casi una década de experimentos musicales. Más importante aún, sirvió como inspiración espiritual y emocional casi un año después de los trágicos eventos del 11 de septiembre de 2001.

A»ll That You Can’t Leave Behind» fue un éxito suficiente en su lanzamiento. Aunque es el único álbum de U2 lanzado entre 1987 y 2009 que no alcanzó el número 1. Sino que se conformó con un debut en el número 2. Pero la atmósfera cambiante del mundo de septiembre de 2001 hizo que más de una de sus canciones sonara como un mensaje para la recuperación posterior al 11 de septiembre. Del mismo modo, el disco de Wilco estaba programado para salir antes del 11 de septiembre. Pero se archivó después de que un ejecutivo de la compañía discográfica pensó que no era lo suficientemente comercial. Finalmente se lanzó, tal como se pretendía originalmente, en abril de 2002. Cuando sonaba como una rumia triste el 11 de septiembre.

Los años previos a «All That You Can’t Leave Behind» estuvieron llenos de movimientos arriesgados por parte de U2. Después de su gran momento en «The Joshua Tree» de 1987, la banda hizo un álbum en parte en vivo y en parte en el estudio que continuó donde lo dejó «The Unforgettable Fire» de 1984 (pero sin la producción ambiental artística. Un disco de electrónica oscura. Un álbum electrónico un poco más brillante compuesto por sobras del LP más oscuro. Y un álbum centrado en clubes al que llamaron «Pop«.

Todos los álbumes fueron multiplatino en todo el mundo, pero ninguno se acercó a la cuenta de 25 millones de «The Joshua Tree». Entonces, cuando el cuarteto se instaló en varios estudios (principalmente en su ciudad natal de Dublín) a lo largo de 1998 y 1999 (y un poco en 2000), estaba listo para volver a lo básico con una configuración básica de guitarra, bajo y batería. Su análisis de los elementos tradicionales del rock en los años 90 fue una excursión satisfactoria. Pero ellos, junto con los productores Daniel Lanois y Brian Eno, tomaron la decisión de volver a lo que mejor sabían hacer.

En las mejores canciones del álbum, «Beautiful Day», «Stuck in a Moment You Can’t Get Out Of», «Elevation» y «Walk On», que, casualmente o no, son las primeras cuatro pistas del LP, U2 suena como una banda con algo que demostrar de nuevo. La tensión muscular que alimenta la apertura «Beautiful Day», en particular, se destaca como un punto culminante de la larga carrera del grupo.

Llegó al Top 25, y «Walk On» obtuvo toneladas de difusión en la primera parte de 2001. Luego sucedió el 11 de septiembre y, de repente, All That You Can’t Leave Behind sonó como una directiva para la época. Sus canciones finales, «Peace on Earth», «New York» y «Grace», entre ellas, parecen canalizar todo el dolor, el dolor y la confusión en una suite que ofrece esperanza en la oscuridad. «Beautiful Day», «Stuck in a Moment You Can’t Get Out Of» y «Walk On» también adquirieron un nuevo significado.

Las canciones le dieron al álbum, y en cierto modo a U2, una segunda vida. Se convirtió en el disco más vendido de la banda desde «Achtung Baby» de 1991, y «Walk On» ganó un Grammy por Disco del Año a principios de 2002. «Beautiful Day» obtuvo el honor del año anterior, marcando la única vez en la historia del premio que un álbum generó dos honores consecutivos de «Álbum del Año».

Pero más que eso, «All That You Can’t Leave Behind» se erige como uno de los mejores álbumes de U2. Y uno de los mejores discos del siglo XXI. Incluso sin el contexto accidental que se le aplica. Al igual que con «Achtung Baby«, U2 volvió a sonar como una banda seria de rock ‘n’ roll. Pero esta vez tocaban en un terreno familiar. Y fue un bienvenido regreso a la música del tamaño de un estadio que tocaban mucho antes de llegar a escenarios de estadios. Que se haya convertido en una obra aún más significativa tras la conmoción de la tragedia es a la vez testimonio y tributo a su atemporalidad.

Compartir