Noticias

Pink Floyd en Pompeya: un concierto sin público para la historia

El 04 de octubre de 1971, a solo semanas de lanzar "Meddle", la banda registró un set en las ruinas de Pompeya.

Pink Floyd 1972 Color Web
EMI

David Gilmour agregó una cosa cuando regresó en julio de 2016 a Pompeya, lugar de una legendaria película de concierto de Pink Floyd: público.

El director de cine francés Adrian Maben se unió al grupo con la idea de hacer una película contra los conciertos. Una reacción a la popularidad de largometrajes como «Monterey Pop» y «Gimme Shelter». El giro que tenía en mente era hacer algo sin fanáticos, enfocándose directamente en Pink Floyd.

“Sentí, en ese momento, que ya habíamos tenido suficientes películas de conciertos”, dijo Maben a un sitio de fans ruso de Pink Floyd. “Entonces, la idea principal de la película era hacer una especie de película anti-Woodstock, donde no hubiera nadie presente. Y la música, el silencio y el anfiteatro vacío significaran tanto, si no más, que un millón de personas”.

Habiendo visitado el Anfiteatro de Pompeya durante sus vacaciones, Maben pensó que era el lugar perfecto para capturar la esencia del grupo, que estaba entre sus eras de Syd Barrett y «The Dark Side of the Moon«. El rodaje de «Pink Floyd: Live at Pompeii» se llevó a cabo durante un período de cuatro días en la antigua ciudad italiana, a partir del 4 de octubre de 1971.

El concierto no podía haber llegado en un momento más intrigante. Acababan de grabar la transición de «Meddle«, que hizo que la confianza de Gilmour aumentara. Sus contribuciones, exhibidas en el cierre épico, «Echoes», que se convirtió en un punto culminante del concierto, comenzaban a encajar perfectamente con la composición de canciones de Roger Waters.

La logística para hacer realidad la película no fue tan difícil como cabría esperar. La parte más difícil podría haber sido los límites de los viajes y la tecnología en ese momento. Para llevar todo su equipo a Pompeya, Pink Floyd tuvo que alquilar camiones de mudanza para llevar su equipo al sitio. Esto fue antes del Túnel del Canal, por lo que la caminata tomó unos días.

Cuando Gilmour, Waters, Richard Wright y Nick Mason llegaron en avión, Adrian Maben dijo que ya estaba en marcha una «gran crisis». No había electricidad en el lugar. Habiendo sido construido alrededor del año 70 a. C., el anfiteatro no estaba exactamente equipado con tomas de corriente, por lo que el director básicamente tuvo que tender un cable de extensión desde el lugar hasta una iglesia en el centro de la ciudad, un problema que tardó tres días en resolverse.

A partir de ese momento, las cosas transcurrieron sin problemas. Maben le dijo al sitio web de Pink Floyd, Brian Damage, en 2003 que la única solicitud firme que tenía la banda era que «no hubiera reproducción»: tenía que ser una grabación completamente en vivo. El director atribuyó a la acústica natural del anfiteatro el excelente sonido que se escucha en la película. También se las arregló para mantenerlo libre de público, a excepción de un puñado de niños locales curiosos que se mantuvieron fuera del cuadro.

Aún así, para lo que parecería ser una empresa tan enorme, el estreno teatral inicial en septiembre de 1972 produjo solo 60 minutos de metraje, y eso incluyó a la banda grabando las primeras etapas de «The Dark Side of the Moon» en los estudios Abbey Road. Las versiones posteriores extendieron el tiempo de ejecución a 92 minutos con la adición de entrevistas e imágenes del Proyecto Apolo de la NASA.

Compartir