Noticias

Weezer y el «álbum azul»: su glorioso debut homónimo

Lanzado el 10 de mayo de 1994, y producido por Ric Ocasek de The Cars, el disco presentó a Rivers Cuomo y compañia en sociedad.

Weezer 1994 Promo Web
DGC Records

Este es el que queremos. «Pinkerton» es genial. «Maladroit» es increíble. De acuerdo, probablemente los quieras todos. Pero si por alguna razón solo se te permite un álbum de Weezer, haz que sea su debut homónimo, también conocido como el «álbum azul».

No estábamos en la mejor forma musical en mayo de 1994. Los nuevos álbumes de Kenny G, Huey Lewis e Indigo Girls se lanzaron ese mes. También se lanzaron discos nuevos de Beastie Boys y Sonic Youth: no todas eran malas noticias.

Pero lo que es más importante, todavía nos estábamos recuperando del suicidio de Kurt Cobain solo un mes antes. Ese evento se sintió como el final abrupto de una edad de oro alternativa demasiado breve, al igual que Altamont golpeó a la generación anterior al final de los años 60. Eran tiempos verdaderamente oscuros.

Deben haber parecido particularmente oscuros en DGC Records, hogar de Nirvana. El sello disfrutó de un tremendo éxito gracias a los dos álbumes anteriores de la banda, «Nevermind» e «In Utero», por lo que los jefes del sello deben haber hecho una mueca al pensar en cómo la pérdida de Cobain afectaría sus resultados. ¿Quién llevaría ahora la batuta de DGC y continuaría con la tradición de slacker cool? ¿Quién usaría el suéter?

Weezer, ellos lo usarían.

La banda apenas tenía un año cuando firmó con DGC, y su líder tenía solo 23. Poco después se encontraron en Electric Lady, el estudio de Nueva York construido por Jimi Hendrix, listos para trabajar en su álbum debut con el líder de The Cars, Ric Ocasek, como productor. (Si esa mezcla de nombres no resume el sonido ecléctico de Weezer, no sabemos qué lo hará).

Esa mezcla de metal, alternativa y power pop es lo que hace único a Weezer. Rivers Cuomo era un poco «metalero descarado» antes de Weezer, según Scott Heisel de Alt Press, quien estaba «haciendo todo lo posible para triunfar en la escena hair-metal de Sunset Strip». En una conversación de 2009 con Rolling Stone, Cuomo clavó la dualidad del sonido de Weezer: «No fue hasta años después de que escribí [«Undone»] que me di cuenta de que es casi una copia completa de ‘Welcom Home (Sanitarium)’ de Metallica. Para mí, encapsula perfectamente a Weezer: estás tratando de ser genial como Velvet Underground, pero tus raíces de metal simplemente brotan inconscientemente».

Ni Velvet Underground ni Metallica vino a la mente de la mayoría de los oyentes. Cheap Trick, tal vez, o Big Star – The Knack. Weezer devolvió la diversión al rock and roll, un atributo muy necesario en el ’94. Y el futuro ganador del Oscar, Spike Jonze, brindó una gran ayuda con sus ingeniosos videos.

Sin embargo, había oscuridad al acecho debajo de la diversión, especialmente en el tercer y último sencillo del álbum, «Say It Ain’t So». Las letras de Cuomo hablan de una historia familiar de alcoholismo que se remonta a su padre biológico, quien dejó a la familia cuando solo tenía cuatro años. Como dice la Weezerpedia (sí, hay una Weezerpedia): «En la canción, Cuomo establece un paralelismo entre su propia forma de beber y el desmoronamiento de su familia, lo cual es evidente en el clímax de la sección del puente en la que Cuomo dice: ‘De tal padre, padrastro. , el hijo se está ahogando en la inundación.'»

La grabación del disco no estuvo exenta de dramatismo. El guitarrista Jason Cropper dejó la banda durante las sesiones y fue reemplazado por Brian Bell. Bell aparece acreditado en la portada como guitarrista, pero supuestamente Cuomo volvió a grabar todas las partes de guitarra de Cropper durante una sola sesión. Cropper recibe un crédito de coautoría en el álbum por su introducción acústica a «My Name Is Jonas».

La recepción de la crítica fue sorprendentemente buena para un álbum debut, pero la recepción popular fue aún mejor: el «álbum azul» de Weezer finalmente vendió 3,5 millones de copias. «Pinkerton», su sucesor lanzado en 1996, vendió alrededor de una cuarta parte de eso, pero como muchos álbumes se ha convertido en un favorito de la crítica y los fanáticos.

El núcleo de la banda, Cuomo, Bell y el baterista convertido en guitarrista Patrick Wilson, han permanecido juntos desde su álbum debut, y todavía están de gira, lanzando más de un disco al año.

Solo hay una forma de resumir el debut de Weezer, y es de la misma forma en que terminaron el álbum, con la épica «Only in Dreams». Tal como sentimos viéndolos en Chile en septiembre de 2019 en el Movistar Arena: un sueño.

Compartir