Noticias

Exodus y «Bonded by Blood»: un álbum esencial en el thrash metal

Lanzado el 25 de abril de 1985, el primer disco de la banda es una de las cumbres dentro del género que revolucionó al heavy.

Exodus 1985 Paul Baloff Web
Combat

Hace años, el ícono del fútbol David Beckham causó gran consternación entre los fanáticos del thrash metal cuando fue «paparazeado» con una polera del «Bonded By Blood» de Exodus. Seguramente, todos reflexionamos, ¿el ícono del fútbol y la moda no era en realidad un fanático del metal del Área de la Bahía de los 80? ¿Comenzaría de repente a hablar con entusiasmo sobre su admiración por el trabajo de guitarras gemelas de Gary Holt y Rick Hunolt? ¿Tuvo una opinión sobre si Paul Baloff era mejor líder que su sucesor, Steve ‘Zetro’ Souza?

La fantasía fue divertida por un instante, antes de que todos se dieran cuenta de que Beckham nunca había oído hablar de Exodus, y mucho menos de «Bonded By Blood», y que simplemente se estaba entregando a la moda pasajera de usar poleras de metal de los 80 que atrapó a los aspirantes a celebridades durante un tiempo medible como equivalente al coeficiente intelectual de la estrella de televisión de realidad promedio. Pero el thrash está más allá de cualquier moda.

«Bonded by Blood» es el álbum de estudio debut de Exodus. Y aunque se completó en el verano de 1984, no se lanzó hasta 1985 debido a problemas con la banda y su sello discográfico. Se considera uno de los álbumes de thrash metal más influyentes de todos los tiempos. Este es también el único LP de Exodus que presenta a Paul Baloff en la voz, aunque también estuvo en su demo de 1982. «“Nunca diría que inventamos el metal, o incluso el thrash metal”, cree Holt. “Pero ciertamente hicimos nuestra parte. Y diría que Bonded By Blood es el clásico álbum de thrash»; señaló gary Holt en conversación con Metal Hammer hace unas temporadas.

¿La larga brecha antes del lanzamiento del álbum dañó a la banda? La teoría dice que, si hubiera llegado en 1984, Exodus podría haber desafiado seriamente la preeminencia de Metallica con «Ride The Lightning» el mismo año, e incluso robarle una marcha a Megadeth [cuyo álbum debut, «Killing Is My Business… And Business Is Good», no salió hasta 1985]. Sin embargo, Gary Holt no cree en insistir en el pasado. «No podemos cambiar lo que sucedió, así que ¿por qué debería enojarme por eso ahora? Claro, en ese entonces era frustrante, porque todo lo que queríamos hacer era sacar el álbum y salir de gira. Pero ninguno de nosotros pensó nunca en términos de convertirse en un gran éxito, y nunca sentimos que nos costara nada»; señaló.

«Todavía estamos de gira y haciendo álbumes en el siglo XXI, así que debemos estar haciendo algo bien. Quién puede decir qué hubiera pasado si Bonded… saliera unos meses antes. No puedo decir que no me gustaría la cantidad de dinero que ha ganado Metallica. Pero nunca hay ninguna garantía»; complementa el guitarrista sobre el disco de Exodus por excelencia.

Para Holt, el verdadero éxito de «Bonded By Blood» no radica en las ventas imaginadas, sino en su influencia. «Lo escucho ahora y sé que es el mejor disco de nuestra carrera. No solo eso, realmente creo que es el mejor álbum de toda la era del thrash, y estoy incluyendo ‘Reign In Blood’ de Slayer en eso. Es un hito, y estoy orgulloso de que lo hayamos logrado. Todo al respecto es correcto, no solo para ese momento, sino para todos los tiempos»; sentencia.

«Lo encuentro muy alentador cuando me encuentro con bandas jóvenes hoy en día que comentan cuánto los inspiró ese disco. Hicimos una diferencia en mucho de lo que sucedió después de nosotros. Como dije antes, nunca diría que inventé el thrash, pero ese disco ayudó a sentar las bases. Y, como el death metal fue el engendro satánico del thrash, y dio a luz al black metal, bueno… se podría decir que sin ‘Bonded By Blood’ las cosas podrían haber sido diferentes. Si mi carrera como músico se mide en términos de ese único disco, entonces no me quejaré. No todo el mundo puede hacer un clásico», concluye.

Con la discutible excepción de «Kill ‘em All» de Metallica, ningún otro álbum hace un mejor trabajo transportando a los fanáticos al corazón de la escena thrash del Área de la Bahía; gracias a clásicos que definen el género como «Metal Command», «A Lesson in Violence”, “Bonded by Blood”, por no hablar del maestro de ceremonias de la banda, Paul Baloff, quien consolidó su legado defectuoso pero irresistiblemente adorable en estos ritmos inmortales. Que haga mosh en paz, dondequiera que esté.

Compartir