Noticias

The Rolling Stones y «Dirty Work»: un álbum hecho en medio de conflicto

Lanzado el 24 de marzo de 1984, el disco 18 de la banda dio cuenta de la fricción creciente entre Mick Jagger y Keith Richards.

Rolling Stones 1986 Getty Web
Getty Images

«Dirty Work»de los Rolling Stones llegó el 24 de marzo de 1986, durante un punto bajo en la relación entre el distraído Mick Jagger y Keith Richards, cada vez más enojado. Para Richards, la banda lo era todo. ¿Para Jagger? «Los Rolling Stones», dijo memorablemente durante este período, «no es mi único interés en la vida».

El resultado fue un álbum que el productor Steve Lillywhite describió una vez como «un disco inspirado en Keith Richards». El guitarrista y Ron Wood trabajaron juntos durante meses, creando canciones por su cuenta mientras Jagger se ocupaba de su incipiente carrera en solitario. Jagger todavía estaba en otra parte incluso después de que Bill Wyman y Charlie Watts se unieran al proceso. Los videos y las apariciones promocionales de «She’s the Boss«, que vendió platino en 1985, mantenían a la cantante ocupada.

En última instancia, Jagger agregaría sus voces, muchas de las cuales mostraban una ventaja recién descubierta, tal vez en respuesta a los tiempos tensos, después de que se hizo todo el resto del trabajo. El nuevo sonido dirigido por Lillywhite estaba mejor organizado y era más espacioso que los esfuerzos recientes como Undercover y Emotional Rescue, pero seguía siendo un poco estéril. Solo tres pistas fueron acreditadas al equipo de redacción de Jagger/Richards, la menor cantidad desde sus primeros días centrados en las portadas. Prevalecía una sensación de desconexión.

En un movimiento que enfureció aún más a Richards, Jagger se negó a hacer una gira detrás del álbum. «Dirty Work» se vio obstaculizado por esa complicada historia, a pesar de que se convirtió en un álbum Top 5 de ventas de platino con dos éxitos Top 40: «Harlem Shuffle» y «One Hit (To the Body)». El video adjunto de «One Hit (to the Body)», en un momento que se sintió como un vistazo a la difícil atmósfera que rodeaba las sesiones, parecía mostrar a Richards y Jagger llegando a las manos.

Para Jagger, fue más fácil alejarse de «Dirty Work», y tal vez incluso necesario. «El álbum no fue tan bueno, estuvo bien», le dijo a Rolling Stone en 1989. «Ciertamente no fue un gran álbum de los Rolling Stones. El sentimiento dentro de la banda también fue muy malo. Las relaciones fueron terribles. La salud estaba endemoniada. No estaba en muy buena forma. El resto de la banda no podía caminar por los Campos Elíseos, y mucho menos salir de gira. Así que tuvimos esta larga y mala experiencia de hacer ese disco, y lo último que quería hacer era pasar otro año con las mismas personas. Solo quería salirme».

La reciente muerte del tecladista Ian Stewart, siempre una influencia tranquilizadora, no ayudó en nada. Su fallecimiento en 1985 fue «el último clavo en el ataúd», dijo Richards a Rolling Stone. «Todos sentimos que el pegamento se había deshecho».

Jagger volvió a su propia carrera y lanzó «Primitive Cool» en 1987. Esta vez, no logró llegar al Top 40, pero siguió adelante y montó su primera gira en solitario en el extranjero. Wyman abrió un restaurante en Londres, llamado Sticky Fingers. Watts formó su propia orquesta de jazz de big band. Wood realizó una gira con Bo Diddley y abrió un club nocturno en Florida. Luego, Richards lanzó su propio debut en solitario, el bien recibido «Talk Is Cheap» de 1988.

Sería 1989 antes de que los Rolling Stones se reunieran, pero Jagger no se arrepintió. Incluso afirma que dejar atrás «Dirty Work» probablemente salvó a la banda. «Estaba completamente, 100 por ciento en lo cierto acerca de no hacer esa gira», dijo Jagger. «La banda no estaba en condiciones de hacer una gira. Es tan simple como eso». Hablando antes con el Boston Globe, aclaró las cosas. «Si hubiéramos salido después de Dirty Work», dijo Jagger, «nunca hubiéramos terminado la gira, lo que habría sido como el final. Habría sido difícil volver de eso».

Richards, incluso después de anotar su propio proyecto Top 25 de ventas de oro, no estaba completamente listo para dejar de lado los sentimientos heridos. «Estaba realmente enojado porque él no estaba realmente interesado en el álbum», dijo Richards a Rolling Stone en 1989. «Quería seguir de gira después de que lo termináramos. Y no obtuve una respuesta clara hasta que el disco estuvo terminado. . Lo que básicamente fue ‘que se jodan'».

Tres años más tarde, los Rolling Stones se reunieron nuevamente para el disco de reunión de «Steel Wheels«, pero solo después de haber confirmado una de sus giras más grandes.

Compartir