Noticias

El día en que Johnny Cash grabó un concierto en la prisión de Folsom

El 13 de enero de 1968, la leyenda del country registró un set histórico frente a más de 2 mil reclusos en la prisión estatal de Folsom.

Johnny Cash 1968 Folsom Con Publico Web
Getty Images

En medio de la depresión y un fuerte declive en su carrera musical, Johnny Cash llegó para tocar para los reclusos de la prisión de Folsom en California el 13 de enero de 1968. El concierto y el subsiguiente álbum en vivo lo lanzaron nuevamente a las listas de éxitos y re- definió su carrera.

A pesar de su imagen de forajido, Cash nunca fue a prisión, excepto por unas pocas noches en varias cárceles. No fue su propia experiencia; sino más bien la película policiaca «Inside the Walls of Folsom Prison» lo que lo inspiró a escribir «Folsom Prison Blues»; que fue un éxito modesto para Cash en 1956. La canción, característicamente triste; está escrita desde el punto de vista de vista de un recluso «atrapado en la prisión de Folsom» después de dispararle a un hombre en Reno «solo para verlo morir»; Cash explicó que quería encontrar la razón más insensata imaginable para que el hablante haya cometido un asesinato.

Una década más tarde, el alcoholismo y la adicción a las pastillas de Cash habían afectado notablemente su salud. Cash era popular en las prisiones de todo Estados Unidos y se sabía que mantenía correspondencia con los fanáticos encarcelados; y tocó por primera vez en Folsom en 1966 por sugerencia de un predicador local. Dos años más tarde, al necesitar algo para impulsar su carrera; convenció a su compañía discográfica para que le permitiera grabar un álbum en vivo allí.

Cash sintió la responsabilidad personal de dar un buen espectáculo en Folsom. Ensayó febrilmente en los días previos al concierto y aprendió «Greystone Chapel»; una canción escrita por el recluso de Folsom, Glen Sherley. A pesar de la presencia de guardias armados en los pasillos por encima de ellos; y la prohibición del director de permanecer de pie durante el espectáculo; el público de Johnny Cash estaba estridente, vigorizando a los artistas y dando un entusiasmo único a la grabación en vivo. Cash adaptó la lista de canciones a los prisioneros, incluida la canción homónima y terminando con «Greystone Chapel». El álbum llegó al número 1, al igual que un álbum posterior grabado en San Quentin, y de repente Cash volvió a ser un nombre familiar.

La actuación icónica vinculó a Johnny Cash de forma permanente con los prisioneros en la imaginación estadounidense. En su canción de 1971 «Man in Black», Cash explica que adoptó su ropa oscura característica en solidaridad con «los pobres y los golpeados», así como con «el preso que ha pagado durante mucho tiempo por su crimen». Cash testificó ante el Congreso y se reunió con el presidente Richard Nixon para discutir la reforma penitenciaria en 1972, y continuó su cruzada en nombre de los encarcelados por el resto de su carrera. «Live at Folsom Prison» es un testimonio del vínculo que sintió con los reclusos, así como una entrada importante en el canon de la música estadounidense del siglo XX.

Compartir