ENTREVISTAS

Paz Ciudadana: «Las cifras son preocupantes, ha aumentado en un 60% la tasa de homicidios con respecto a 2016»

"Hay una situación controversial, por un lado pareciera que los delitos bajaron, pero en realidad sólo bajaron los menos dañinos y subieron los más dañinos, como los homicidios", señala Daniel Johnson, director ejecutivo de Fundación Paz Ciudadana.

claudio gonzalez
Agencia Uno

Hoy en Palabra Que Es Noticia conversamos con el director ejecutivo de Fundación Paz Ciudadana, Daniel Johnson.

Un informe de la Fiscalía reveló el alza de homicidios en cuatro años: Pasaron de 4,2 a 5,7 por cada 100 mil habitantes. El estudio estadístico detalla que 4.593 personas murieron en Chile a causa de este delito entre 2016 y 2020. Todo en medio del clima de violencia que aumenta e impacta a la opinión pública.

Informe de Fundación paz Ciudadana

“El informe es interesante porque medimos seriamente algo que no hemos medido, que son los casos de homicidios. La ONU ponía a Chile como ejemplo de un país que tenía dificultades para medir este delito, porque tenemos hartas instituciones como las policías, subsecretaría de protección del delito, instituto médico legal, entonces cada uno mantenía sus cifras. Eso nos impide tener cifras específicas. Entonces hay que tratar de ponernos de acuerdo”, señala Daniel Johhnson.

“Segundo lugar, hay aumentos, en el año 2020 bajaron los delitos, los hurtos, los robos con sorpresa, porque la gente pasó más tiempo en sus casas. Sin embargo hubo dos delitos, robos con violencia intimidación, y los homicidios. El estudio demuestra que hubo un aumento del 60% de homicidios entre 2016 y 2020. Hay una situación preocupante, pareciera que los delitos bajaron, pero sólo bajaron los menos dañinos y subieron los más dañinos, como los homicidios. Como promedio, estamos teniendo un mayor daño producido por el delito, a pesar de que el número de delitos ha bajado”, añade.

Buscar las causas

“Hemos hecho intentos de buscar causas, hay que seguir estudiándolo. Cuando uno ve el tipo de homicidio, cuando ingresa la causa al Ministerio Público, si entra a la causa un conocido o no. si hay un sospechoso cuando se hace la denuncia. Si hay sospechas sobre una persona que comete el delito o no. Hace 10 años atrás, el porcentaje de imputados conocidos era sobre el 70% en los homicidios. Entonces se comprobaba que la persona lo cometió con ira o pasional, y no había una premeditación ni una voluntad de esconderse, sino que se cometía por la rabia del minuto y al final esa persona se identificaba fácilmente y se procesaba. Hoy es distinto, es mucho más importante la cantidad de delitos que no tienen imputados conocidos, esto hace pensar que los homicidios ya no son pasionales, sino el aumento se produce por homicidios premeditados, de personas que tomaron la decisión antes o que están relacionadas a otro delito, como el robo, en que una persona comete homicidio para no ser identificado posteriormente”, indica el director ejecutivo de Fundación Paz Ciudadana.

Delito premeditado

“Cuando hablamos de un delito premeditado, cuando el delito de homicidio está asociado a otro delito, como un robo, probablemente la intención primaria no era el homicidio, pero si era robar, por lo tanto después lo comete para ocultar su identidad. En segundo lugar, uno puede sospechar, ante la falta de estudios, de los delitos hechos por encargo o por rencillas entre bandas que están asociadas a organizaciones criminales”, acota Daniel Johnson.

Homicidios y aumento de armas

“Y eso se puede ver en el aumento de homicidios por el aumento de armas. Hay un aumento importante de homicidios con armas de fuego. Aumentó por arma blanca, objeto contuso, estrangulación, pero el caso que más aumentó es el arma de fuego.  Esto significa que las personas que cometen el homicidio llevaban un arma de fuego, lo que está asociado a organizaciones o a delitos de personas que premeditadamente cometen el homicidio”, asegura el director ejecutivo de Fundación paz Ciudadana.

Los marcos legales

“Esto tiene mucha relación con mercados ilegales, el mismo hecho del robo ya es un mercado, pero detrás también está el mercado de armas. En Chile el decomiso de armas hechizas ha disminuido, pero se ha reemplazado por armas formales, armas fabricadas formalmente. Las fuentes que tenemos armas que pasan de mano por personas que las inscribieron legalmente pero que finalmente pasan por este mercado ilegal, personas que ingresaron armas al país ilegalmente, o armas que pasan desde las Fuerzas Armadas a organizaciones delictuales”, apunta Daniel Johnson.

¿Sicariato en Chile?

“Decir que está instalado es súper difícil, pero lo que si sabemos es que ha habido casos de sicariato en Chile. Hoy se ve y al parecer hay un aumento. He escuchado discursos que afirman que sicariato se ha relacionado con los extranjeros, que antes no existía y que se importó a raíz con la inmigración. Lo interesante del estudio es que el 6% de las personas víctimas de homicidio, son extranjeros. Es decir, 6 de cada 100 personas que son víctimas de homicidio, son extranjeros”, señala el presidente ejecutivo de Fundación paz Ciudadana.

Desarticular bandas criminales

“Tenemos que lograr armar una capacidad de investigación delictual para desarticular bandas criminales, sobre los incentivos que tenía el Ministerio Público para perseguir. Y se veía explicaciones del porqué se va a los eslabones más débiles cuando se debería atacar a los puntos altos de la organización criminal. Los incentivos están mal puestos, por cerrar rápido los casos, por menos diligencias, y evidentemente perseguir a las bandas requiere más tiempo, pero el beneficio sería mucho mayor”, afirma Daniel Johnson.

Mejorar sistema de seguridad y judicial en Chile

“Creo que tenemos que hacer que el sistema de seguridad y judicial en Chile funcione de manera coordinada. Sabemos de las rivalidades importantes entre Carabineros y la PDI que hace que no trabajen en conjunto. Lo mismo pasa con la Fiscalía y las policías. Los jueces reclaman que las policías les pasan casos con insuficientes pruebas, y las policías reclaman que ellos detienen y ponen a disposición del juzgado pero que finalmente no condenan. Esto significa una descoordinación para resolver las causas”, indica.

“Los fiscales no tienen la capacidad de investigar todos los delitos existentes. Cuando hay 200 causas en paralelo se hace imposible. Tenemos que buscar herramientas de priorización, hay que ver donde los recursos limitados que tenemos pueden generar el mayor beneficio. Hay delitos menores que tendremos que evitar dedicarle mucho tiempo, porque no es mucho el daño que generan. Hay que priorizar para desarticular las bandas criminales que causan un daño mayúsculo. El sistema no da, la cantidad de delitos en función de la capacidad de persecución que tenemos, hace que no sea posible pensar en que los vamos a perseguir todos”, concluye Daniel Johnson.

Compartir