Noticias

Nine Inch Nails: su demoledor debut con «Pretty Hate Machine»

Lanzado el 20 de octubre de 1989, el primer álbum del proyecto gestado por Trent Reznor, piedra fundamental del industrial.

Nine Inch Nails 1989
Getty Images

Es una historia que se ha escuchado entre bastidores en los estudios a lo largo de los años. El chico que anda por ahí haciendo trabajos ocasionales termina siendo el próximo gran productor después de hacer las conexiones correctas y ascender de rango. Pero en ocasiones, ese muchacho termina convirtiéndose en un músico icónico. Ese fue el caso de Trent Reznor, quien se había mudado de Pensilvania a Cleveland y trabajaba por las noches como personal de mantenimiento y conserje en el Right Track Studio en Cleveland. Cuando no estaba de guardia, Reznor usaba su «tiempo libre» para grabar su propia música. Durante este período, comenzó a darle forma a lo que se convertiría en el comienzo de su álbum «Pretty Hate Machine» bajo el sobrenombre de Nine Inch Nails.

Reznor aprendió rápido y utilizó teclados, cajas de ritmos, guitarras y samplers para grabar su primera demostración. «Siempre me han gustado las computadoras porque era bueno en matemáticas, pero la idea de la música ‘electrónica’ real no me golpeó hasta que compré un Moog Prodigy, eso fue cuando tenía 16 o 17 años», dijo Reznor. Future Music.

Trent Reznor y un proyector evolucionario

«Esa cosa me dejó alucinado. Inicialmente, pensé en combinar las matemáticas y la música. Tal vez diseñar sintetizadores o consolas o algo así. Pero, finalmente, me di cuenta de que, finalmente, aunque era muy bueno en cálculo , en realidad no me gustaba hacerlo. Así que decidí hacer algo que me gustaba. Música». Algunos de sus primeros trabajos produjeron una demo llamada Purest Feeling y algunas de las canciones de esa colección fueron finalmente reelaboradas para «Pretty Hate Machine».

«Mucho de lo que entró en ‘Pretty Hate Machine’ fue, cuando comencé, las primeras canciones que escribí. Y no sabía de qué se trataba Nine Inch Nails, y cuando es una persona y una computadora, hay una paleta bastante grande de sonidos e identidades que puedes asumir. Y no se basó realmente en si puedo tocar la guitarra, porque podía simular eso a través de la computadora. Entonces, lo que hice fue después de experimentar y fallar en algunos cosas diferentes, me di cuenta de que lo que más me impresionaría sería hacer algo muy honesto «, dijo Reznor.

De ensayo y error

Trabajar solo, fue un poco de prueba y error, pero Reznor aprovechó sus propias experiencias para alimentar la música. «No fue la época más feliz de mi vida», reveló a Rolling Stone. Continuó explicando: «Lo único de lo que podía hablar con alguna autoridad era de mi propia experiencia personal y traté de relatar situaciones en las que había estado o sentimientos que había pensado o insatisfacciones con las relaciones, la religión o el gobierno del país. Yo vivo, o lo que sea. Y lo disimulo para que no sea de una manera de predicación porque no tengo nada que predicarle a nadie, excepto que así es como me siento si puedes identificarte con eso, genial. No considero somos una banda política en cualquier nivel. No es que fuera algo honesto, ahora la reacción es que a veces tienes que lidiar con personas que te conocen de una manera que realmente no quieres que todos sepan».

Un demo prometedor y guitarras por agregar

Pero armado con su demo, Reznor finalmente atrajo la atención de TVT Records y se puso a trabajar en su álbum de larga duración. Él recordó: «Para cuando obtuve mi contrato discográfico con TVT para lanzar ese primer álbum, yo era la definición de ready-to-go. Hombre, estaba preparado. Había pasado días, semanas y meses en estas canciones. Todo estaba allí. Toda la batería programada. Todo lo que tenía que hacer era agregar algunas guitarras y rehacer las voces «.

Continuó: «El trato no me dio mucho dinero, pero los persuadí de que me dieran lo suficiente para venir al Reino Unido y trabajar con John Fryer [quien produjo artistas como Depeche Mode, Cocteau Twins y tuvo una larga relación con el sello 4AD]. Realmente admiré el trabajo de Fryer, pero no nos llevamos bien. Le gustaba experimentar en el estudio, pero yo ya había experimentado con estas canciones unas 3.000 veces. El dinero que obtuve de TVT me dio alrededor de un mes en el Reino Unido, que fueron aproximadamente dos días para grabar y mezclar cada canción. Solo quería terminar el álbum «.

Nine Inch Nails y sus primeros singles

El 20 de octubre de 1989, el sello lanzó el álbum, un esfuerzo industrial contundente, lleno de ritmos y bailable oscuro. El disco comenzó bastante modesto, con «Down In It» sirviendo como sencillo principal.

«Esa fue la primera canción que escribí», dijo Reznor. «Me senté, tomé un enfoque muy experimental y … la versión original que hice fue aproximadamente la mitad de la velocidad del disco. Y fue una estafa total de ‘Dig It’ de Skinny Puppy. Lo admitiré ahora. Pero, líricamente, estaba experimentando con una especie de línea de pensamiento, escribiendo todo lo que pensaba «.

Añadió: «Fue sólo este sentimiento de … en una etapa anterior de mi vida pensé que tenía mi actuación en conjunto, pensé que sabía lo que quería hacer. Pensé y pensé que estaba orgulloso de mí mismo, y a medida que crecía, y me di cuenta de que ciertas cosas no funcionan como esperabas que lo hicieran en una determinada etapa y muchas de las ilusiones que te habían hecho creer al crecer en un entorno bastante protegido. Como llegar a la mayoría de edad, dándome cuenta de que, ya sabes, es posible que las cosas no funcionen como un sentimiento «. La canción comenzó a ganar algo de tracción, y finalmente alcanzó el puesto 15 en la radio Alternative Rock. Pero aún estaban por llegar cosas más importantes.

Videos en MTV

En marzo de 1990, «Head Like a Hole» se convirtió en el segundo sencillo. Reznor escribió la canción después de una gira con Skinny Puppy en 1988. Pidió a Flood, Adrian Sherwood y Keith LeBlanc que le ayudaran a coproducir la canción y en 1989 ya estaba lista. «Head Like a Hole» fue una de las últimas canciones grabadas para el disco, pero fue una adición bienvenida. La canción despegó con la ayuda del video dirigido por Eric Zimmerman que se convirtió en un favorito de MTV. Aunque se ubicó en el número 28 en la lista de Rock alternativo, tuvo un impacto mucho mayor en MTV y se convirtió en la canción que rompió Nine Inch Nails entre una gran audiencia y dio como resultado que las ventas de álbumes comenzaran a despegar.

«Era más grande de lo que jamás había soñado», dijo Reznor a Future Music. «Y lo extraño es que todo parece suceder en un torbellino. No tienes control sobre eso. Un día, estás por aquí, y al día siguiente, estás muy por aquí preguntándote qué diablos está pasando. No pude tocar las canciones en vivo. No tenía una banda. Así de desprevenido estaba».

Ahora, a armar una banda

Como tal, Reznor tuvo que apresurarse a armar una banda, y pidió a Chris Vrenna y Richard Patrick que lo ayudaran a completar el proyecto de ley. En 1990, el grupo comenzó como telonero de Peter Murphy y Jesus and Mary Chain, pero al final de la carrera, Nine Inch Nails tocaba en Lollapalooza y teloneaba a Guns N ‘Roses en Europa.

Además de los dos sencillos, Nine Inch Nails también generó una serie de pistas destacadas: la angustiada «Terrible Lie», la apasionante «Sin», la maravillosa «Sanctified» y la inquietantemente intensa «Something I Can Never Have».

El álbum alternativo para todo uso

Mirando en retrospectiva el álbum en 1991, unos pocos años después de que el álbum se juntara, Reznor le dijo a Select Magazine: «Mucho de eso me suena inmaduro ahora. Al principio apestaba totalmente. Me volví completamente retraído. No podía funcionar. en la sociedad muy bien y el LP se convirtió en un producto de eso. Es a pequeña escala, introvertido, claustrofóbico, esa es la sensación que busqué».

Pero teniendo algo de tiempo para reflexionar, también agregó: «¡Es el álbum alternativo para todo uso! Si quieres sumergirte en el escenario, puedes, pero si eres un gran fan de Depeche Mode, puedes obtener lo que necesitas. también. Me gusta la música electrónica, pero me gusta que tenga algo de agresión … poder darle un poco de humanidad y agresión de una manera genial, esa es la cuestión. ‘Pretty Hate Machine’ es un disco que puedes escuchar y sacar más provecho de cada vez. Para mí, algo como Front 242 es lo opuesto: genial al principio, pero después de 10 escuchas, eso es todo».

El álbum ha generado muchas escuchas a lo largo de los años. «Pretty Hate Machine» alcanzó el puesto 75 en la lista de 200 álbumes de Billboard, pero ha obtenido la certificación triple platino. Mientras tanto, el disco tiene la distinción de ser el primer álbum lanzado de forma independiente en alcanzar el estado de platino.

Compartir