Noticias

Kiss y «Alive II», la secuela que dio pistas del fin de una era

Lanzado en octubre de 1977, la segunda parte del legendario "Alive" puede haber marcado el peak, y también el comienzo del fin de la primera era dorada de la banda.

Kiss 1977 Alive II
Casablanca Records

Kiss lanzó su primera secuela en octubre de 1977, apenas dos años después del lanzamiento del electrizante primer álbum en vivo de la banda, «Alive!». En retrospectiva, «Alive II» puede haber marcado el peak, y también el comienzo del fin, de la primera era dorada del grupo.

Sin duda, coronó el momento más ocupado de sus vidas. Con el fin de aprovechar su loca popularidad en todo el mundo, el grupo estaba en una gira interminable, programa de grabación y promoción. El álbum doble en vivo fue el octavo lanzamiento comercial en la carrera de la banda, que no tiene ni cuatro años, y llegó solo tres meses después de su último trabajo en el estudio.

Para evitar usar cualquiera de las mismas pistas del primer «Alive!», Kiss incluyó canciones de los tres discos de estudio que lanzaron previo a esta secuela, «Love Gun«, «Destroyer» y «Rock and Roll Over».

Actuaciones con más músculo que el primer «Alive!»

A pesar del hecho de que esos discos se produjeron mejor que los primeros tres trabajos de estudio de Kiss, al igual que su hermano mayor, las actuaciones en «Alive II» fueron a menudo más musculosas y enérgicas que sus versiones originales. El doble golpe inicial de «Detroit Rock City» y «King of the Night Time World» es un buen ejemplo de esta diferencia, y el disco también presenta versiones particularmente dinámicas de las presentaciones de Paul Stanley «Makin ‘Love», «I Want You» y «I Stole your Love».

Otros aspectos destacados incluyen un «Ladies Room» con un toque de cencerro y una trepidante versión a doble ritmo de lo que se estaba convirtiendo rápidamente en la canción insignia de Gene Simmons, «God of Thunder». Peter Criss canta sus dos baladas, «Hard Luck Woman» y «Beth», y Ace Frehley toma la voz principal y un solo de guitarra extendido en «Shock Me».

Las 15 canciones incluidas en «Alive II» llenaron solo tres caras del álbum, por lo que el grupo grabó cinco nuevas pistas de estudio para completar las cosas. Años más tarde, Stanley no se reflejaría demasiado en tres de esas canciones; etiquetar «Rockin ‘in the USA» «schlock», su versión de «Any Way You Want It» de Dave Clark Five «demasiado estudiado» y citar a «All American Man» como prueba de que estaba «luchando por encontrar canciones».

Canciones para completar la cuarta cara

A Simmons le fue mejor con «Larger Than Life» de ritmo dramático, pero fue Frehley quien se robó el show con su no tan sutilidad titulada «Rocket Ride». Desafortunadamente, en uno de los mayores signos de discordia dentro del grupo hasta la fecha, el guitarrista no tocó en las otras cuatro pistas nuevas.

«Paul me llamó y me dijo que estaban teniendo algunos problemas con Ace», explicó Bob Kulick sobre cómo la banda lo contrató para ocupar el lugar de Frehley en tres de las pistas. «Me dijo que se mantendría en el QT, sería una cosa de amigos y me pagarían». (Según se informa, Stanley tocó toda la guitarra en «Any Way You Want It»).

La ausencia de Frehley en las sesiones señaló cómo Kiss se había dividido en dos bandos en este punto. Él y Criss buscaban más libertad y espacio para sus canciones en los álbumes de la banda, mientras que Stanley y Simmons estaban cansados ​​de lo que percibían como un comportamiento irresponsable de sus compañeros de banda fiesteros.

Ganando tiempo para nuevo material

Parte del motivo del lanzamiento de «Alive II» (y la colección de éxitos «Double Platinum» de la primavera siguiente) fue ganar tiempo para que cada miembro de la banda grabara su propio álbum en solitario. Los cuatro discos se lanzaron el mismo día de septiembre de 1978, con la esperanza de que aliviaría las presiones dentro del grupo y les permitiría reunirse para álbumes y giras más exitosos.

No funcionó de esa manera. El éxito algo sorprendente del álbum en solitario de Frehley solo aumentó su deseo de seguir una carrera en solitario, y Criss estuvo en gran parte ausente cuando el grupo comenzó a grabar su próximo álbum, «Dynasty» de 1979.

Según los informes, Anton Fig tocó la batería en todas las pistas de ese álbum, excepto en dos, pero más importante que los créditos de grabación fue el hecho de que el sonido del disco, influenciado por el disco y el pop, estaba demasiado alejado del enfoque directo del hard rock presentado en «Alive II». Kiss había perdido el rumbo y, para cuando lo volvieran a encontrar, Frehley, Criss y los años 70 se habrían ido.

Compartir