ENTREVISTAS

Álvaro Gallegos: «Se vendió una ilusión con los fondos conservadores cuando tenían en sus entrañas un factor de elevadísimo riesgo»

"Era evidente que el mercado financiero iba a reaccionar subiendo las tasas, entonces tenemos el desastre que tenemos porque nadie pudo prever, ni las AFP ni las autoridades", señala el ex superintendente de pensiones.

Alvaro Gallegos
Agencia Uno

Hoy en Palabra Que Es Noticia conversamos con el ex superintendente de pensiones, Álvaro Gallegos.

La tendencia a la baja continúa para los multifondos más conservadores. El Fondo E se aproxima a cerrar octubre el peor desempeño mensual desde su creación; en parte por la incertidumbre que genera la posible aprobación de un nuevo rescate desde las AFP; que sigue con su tramitación en el Senado. Pero de acuerdo a expertos; también obedece al alza de tasas de interés que ha aplicado el Banco Central para controlar la inflación; según un análisis de la consultora Ciedess con las cifras al 25 de octubre.

Caída del Fondo E

“Hay una razón inmediata que corresponde al alza de las tasas; hay un movimiento ascendentes en las alzas en todas las curvas de rendimiento de tasas de interés; eso significa que cuando se valoriza un papel de largo plazo, ese papel pierde valor en el mercado; y eso ocurre en los fondos conservadores que son intensivos en ese tipo de papeles de renta fija; entonces se vendió una ilusión con los fondos conservadores cuando tenían en sus entrañas un factor de elevadísimo riesgo que ni las autoridades ni los administradores previnieron para tomar medidas al respecto”; señala Álvaro Gallegos.

El actual desastre

“En el contexto en que veníamos, veíamos que las tasas de interés tenían una clara tendencia hacia la baja; en todo ese periodo los fondos conservadores generaron rentabilidades altas,;el Fondo E tuvo mejor rentabilidad que el Fondo B y el Fondo A, lo que era el mundo feliz. Pero las tendencias no son eternas, y cuando se produce este cambio en pandemia, la reacción de las tasas de interés respecto a las inflaciones con factores reales, como lo son el alza al petróleo, a los costos marítimos, las brechas en las ofertas, las caídas de inventarios, todos son factores reales y más internacionales. Era evidente que el mercado financiero iba a reaccionar subiendo las tasas, entonces tenemos el desastre que tenemos porque nadie pudo prever, ni las AFP ni las autoridades”, indica el ex superintendente de pensiones.

Fondos riesgosos

“Siempre se ha dicho que si uno es joven, ponga su plata en los fondos más riesgosos, porque si hay pérdidas hay tiempo para recuperarlas, porque quedan 20 o 30 o más años de cotización, pero en el caso de las personas que están prontas a jubilar, por normativa están obligadas a estar en los Fondos C o D y eventualmente si lo quieren en el Fondo E. Entonces ante esta pérdida enorme, ellos no tienen capacidad de recuperación de acuerdo con las reglas del sistema, es un derrumbe sobre el futuro de los pensionados chilenos”, afirma Álvaro Gallegos.

“La recomendación en estos tipos de sistema de pensiones donde se decide dónde poner la plata, es que cuando eres joven partas en un fondo riesgoso, porque hay una gran opción de obtener alta rentabilidad, y a medida que pase el tiempo, se cambie a fondos más conservadores, es el ciclo de vida, a medida que uno envejece es mejora pasar a fondos conservadores porque ya no hay tiempo para recuperarse de una eventual caída de esas rentabilidades”, agrega.

Ciclos económicos

“Es una tesis que no considera en ningún momento los ciclos económicos, hay estudios al respecto que dependiendo de la generación, algunas obtuvieron grandes rentabilidades al salir del sistema y otras que les fue pésimo, porque compraron caro cuando jóvenes y vendieron barato cuando viejos, que es lo que pasa hoy con los jubilados. Entonces es una tesis engañosa pero muy cómoda para los administradores de capitalización individual”, apunta el ex superintendente de pensiones.

Para quién está hecho el sistema

“El sistema está hecho para los incumbentes, no está hecho para los dueños de fondos que son los trabajadores. Con el tiempo se le fueron quitando garantías, una de las más llamativas es que las AFP no tuvieron responsabilidad por la rentabilidad, la volatilidad financiera recae en los hombros de los afiliados que no tienen ni un control, ni una capacidad para administrarlo. Las veces que hubo recomendaciones de agentes, la industria los atacó con todo, aliados con las autoridades regulatorias que atacaban a estos recomendadores», asegura Álvaro Gallegos.

«La poca gente que pudo manejarse con estos consejos, pudo salvar recursos, pero la gran mayoría no lo hizo, no tienen la menor idea de esto, no se le enseña esta información en su vida. El esquema de regulación de inversiones, a contar de la reforma de 2008, es un esquema de autorregulación porque son las AFP las que determinan en qué vas a invertir los fondos de los trabajadores, los que se ven obligados por ley a cotizar en estas instituciones. El Estado que los obliga, se retrae y no asume las responsabilidades al respecto”, agrega.

Rol de las autoridades

“Hay que cambiarlo, qué sentido tiene que la obligación pública para velar por la seguridad de la rentabilidad de los afiliados, y que sólo tengan voz los administradores. Pones al gato a cuidar la carnicería, es tan simple como eso. Las autoridades nunca tomaron medidas preventivas, como lo hicieron los peruanos con el Fondo F, acá se rechazó siempre, economistas, expertos en previsión social lo plantearon, pero las autoridades como la Superintendencia, el Banco Central, el Ministerio de Hacienda, siempre han rechazado la creación del Fondo F, y este es el resultado”, acota el ex superintendente de pensiones.

Responsabilidad del banco Central

“El Banco Central tiene una gran responsabilidad en todo esto, por acción y omisión, toma decisiones respecto al alza de tasas, pero no toma prevención por daños colaterales, y resulta que el BC es parte integrante del Consejo Técnico de Inversiones, el órgano creado en 2008, y jamás el BC ha dado su palabra para limitar los plazos de los instrumentos en los que se pueden invertir fondos, es una total imprevisión institucional, y tienen que haber responsabilidades”, concluye Álvaro Gallegos.

Compartir