Noticias

Stewart Copeland prepara libro sobre primeros días de The Police

Se basa en sus diarios y anotaciones personales de la época, donde consignó algunos episodios fundamentales de la formación del trío.

STEWARTCOPELAND1
Stewart Copeland

Stewart Copeland está trabajando en un libro basado en un diario que, según él, se centrará en la primera época de The Police.

La publicación, que saldrá a la venta a principios de 2022, recuerda íntimamente momentos emblemáticos como el primer encuentro de Copeland con el futuro líder Sting: «Una noche en Newcastle, vi una banda llamada Last Exit. El bajista era genial. Consigue su número». Sus primeros ensayos juntos descubrieron una sorprendente química, y Police empezó a tomar forma.

Copeland señala que todavía había un largo camino por recorrer, describiendo la época como los «años de hambre». The Police seguía «cargando con amplificadores, entrando y saliendo de los conciertos, recogiendo el dinero, pagando el alquiler. Tengo esos diarios y todos los garabatos que los acompañan, y eso es el libro».

En declaraciones al sitio Ultimate Classic Rock, dice el músico: “Miro hacia atrás y hay una especie de desesperación. En aquel momento, recuerdo que estaba lleno de angustia y que me sentía impulsado pero optimista, asumiendo que «sé que lo voy a conseguir. Lo vamos a conseguir. Sé que lo vamos a conseguir». Que es lo que piensan todas las bandas, o si no se van a buscar otra banda. Pero leyendo de nuevo, la energía [como] el día comienza. Ya sabes, «nueve en punto, recogí el camión. A las diez, en la casa de Sting y recogí su Fender Bassman, conduje hasta la casa de Andy. Fui a ensayar. Ensayé hasta las cuatro. Llevé el equipo de vuelta. Salí a comer comida india». Cada comida india que tuve fue cuidadosamente anotada en los diarios. ¡No tengo ni idea de cuál era esta obsesión! [Risas.] Era sólo este ritmo, día tras día tras día, la rutina de la misma. En un momento dado, escribí en los diarios: «Tengo 70 libras, debo 70 de alquiler. Tengo dos libras en el bolsillo, hasta mi próximo golpe de suerte».

“Realmente nos ganamos la vida como banda. Nos pagábamos a nosotros mismos. Hacíamos un concierto y nuestros gastos eran tales, nos pagaban 20 libras, nos gastábamos esto en el camión, aquello en la megafonía y demás. ¿Un roadie, sobre todo? En realidad, no teníamos un roadie. La megafonía venía con su propio chico. Llevábamos nuestro propio equipo y lo montábamos nosotros mismos. Nos íbamos a casa esa noche con cinco o diez libras en el bolsillo”; agrega.

Compartir