Noticias

«St. Anger», el álbum con el que Metallica dio un cuestionado paso en falso

El 05 de junio de 2003, la leyenda del thrash metal lanzó su octavo álbum con nueva alineación y el paso de los años no le ha favorecido.

Metallica 2003

Metallica lanzó su primer álbum de estudio en seis años el 5 de junio de 2003, para la incalculable emoción (y alivio) de millones de pacientes fanáticos. Entonces estos fanáticos realmente escucharon «St. Anger».

Se ha dicho que la medida de cualquier obra de arte solo puede evaluarse adecuadamente durante un largo período de tiempo; y la historia del rock ciertamente está plagada de innumerables álbumes que inicialmente fueron criticados, ignorados o simplemente malinterpretados, pero que luego alcanzaron un estatus de leyenda retrospectiva, varios años o incluso décadas después. Sin embargo, no así «St. Anger».

Metallica y un álbum cuestionado hasta el día de hoy

Incluso ahora, con 18 años de retrospectiva educada para poner perspectiva alrededor del enrevesado proceso creativo del álbum (documentado de manera útil con detalles que provocan una mueca de dolor en el documental «Some Kind of Monster»), sería difícil encontrar a alguien más allá del fan más adulador y miembro del club capaz de conjurar suficientes excusas para justificar la enorme locura del octavo LP de estudio de Metallica.

¿Cómo pueden ellos? «Some Kind of Monster» proporciona evidencia vívida e incontrovertible de la profundidad de la disfunción de la banda luego de la partida del bajista / saco de boxeo de toda la vida, Jason Newsted, y las consecuencias de la cruzada personal desacertada de Lars Ulrich contra Napster, sin mencionar las luchas de James Hetfield con adiccion.

Los miembros de Metallica habían perdido tanto contacto con el mundo de la música en general (y la tecnología, específicamente) que de alguna manera decidieron que era un buen momento para despojar radicalmente su sonido de todos los valores de producción (e incluso de los «pobres» solos de guitarra de Kirk Hammett). Todo esto más de una década después de que Nirvana y sus compañeros grunge hicieran de esta una tendencia popular.

«St. Anger», eternamente cuestionado

Sin embargo, como resultaron las cosas, esta estrategia indirecta para lograr cierto nivel de espontaneidad de la banda de garaje y contrarrestar su proceso de grabación históricamente perfeccionista pronto fracasó en sesiones dolorosamente improductivas y prolongadas, durante las cuales Metallica esencialmente obligó al productor Bob Rock a asegurarse de que St. Anger sonaría horrible.

Así nació uno de los mayores cuestionamientos musicales de la historia, uno que incluso los leales a Metallica de toda la vida que albergan las mejores intenciones posibles inevitablemente tartamudean y se retuercen cuando intentan defenderlo.

Los disparejos singles

En el mejor de los casos, se podría decir que las canciones seleccionadas de «St. Ange»r, incluido el corte del título, «Frantic» y «Sweet Amber», eran mucho más interesantes que las tomas descartadas que componían «Reload» de 1997. Pero «interesante» no era igual a «bueno» cuando se habla de temas como «Shoot Me Again», «The Unnamed Feeling» y «All Within My Hands», todos ellos pesados ​​y largos retazos de letras incoherentes, riffs ruidosos y tambores de hojalata. La peor parte es que algunos realmente intrigantes riffs de James Hetfield se desperdician en este lío.

Y aunque «St. Anger» debutaría automáticamente en el número uno en 30 países diferentes, la reacción tanto del consumidor como de la crítica fue inmediata y unánime, lo que obligó a Metallica a llenar los shows subsiguientes con sus primeros clásicos del thrash para ayudar a compensar las pocas canciones de «St. Anger» que se molestó en incluír en sus sets. Incluso estos serían eliminados silenciosamente de sus conciertos antes del final de la década.

La contratación del especialista en resurrección de carrera, Rick Rubin, para producir el próximo y mejorado álbum de Metallica, «Death Magnetic», puso las fallas de «St. Anger» en una perspectiva aún mayor.

Por mucho que a todos los fans de Metallica les gustaría, esta obra de arte en particular aún no ha mejorado con la edad.

Compartir