Noticias

Enfermero de Maradona reveló que falsificaron su firma después de muerto

Es el primero, del grupo de siete acusados por los fiscales, que fue interrogado por los investigadores del caso.

Diego Maradona

Los fiscales que investigan la muerte de Diego Armando Maradona interrogaron al primero de los siete acusados.

Se trató del enfermero Ricardo Almirón, quien se estima fue la última persona en verlo con vida. En su declaración el dio varias luces del caso y ratificó la negligencia en el tratamiento.

La declaración de Ricardo Almirón

Almirón complicó a jefes, los coordinadores de la empresa de enfermería, y a la psiquiatra Agustina Cosachov. El enfermero declaró que la internación del ex astro argentino fue deficitaria. El trabajador describió que no disponían de equipos de control y que alertó de su taquicardia.

En el interrogatorio comentó que él percibió esa dificultad cardíaca de Maradona desde el primer día. Ricardo Almirón dijo a los fiscales que se lo dijo al resto del grupo y nadie lo escuchó. El enfermero y otros seis acusados están imputados de homicidio simple por dolo eventual.

Negligencia en el caso Maradona

Los persecutores estiman que existió una negligencia que derivó en la muerte de Diego Maradona. El punto central en los dichos de Almirón fue al relatar la falsificación de la firma de Maradona. Él reconoció que se colocó en la planilla de asistencia de los enfermeros, cuando ya estaba fallecido.

Ricardo Almirón especificó que «con vida, lo vi entre las 21.30 y las 22:00 horas del día anterior a la muerte”. El enfermero agregó que “le hice los controles”. Enseguida reconoció que “a las 6.30 de la mañana del 25 de noviembre, antes de dejar el turno, sólo lo vi desde la puerta».

El relato de Almirón deja en claro que nadie verificó el estado Maradona durante 14 horas. También da cuenta que cuando ingresaron a su habitación, el ex campeón del mundo estaba fallecido. El enfermero contó que firmó la planilla al irse y los fiscales dispusieron un peritaje sobre esa rúbrica.

Página 12 señala que la internación domiciliaria no era la que correspondía para un paciente. En el domicilio no había ni monitores ni elementos de control. Ricardo Almirón dijo que él trajo elementos propios y precisó que las condiciones de la casa eran deplorables.

Recordemos que el caso Maradona está demorado porque los fiscales convocaron a una junta médica exhaustiva. Además realizaron un análisis de las comunicaciones entre Leopoldo Luque, Agustina Cosachov, Carlos Díaz, la cabeza del grupo médico y psicológico, y el resto de quienes participaban del tratamiento.

Compartir