PAGINA 66

Acelerando cuesta abajo

Patricio Jara comenta a fondo «Demencial», primer álbum de Krudo.

El primer álbum de Krudo, pese a tener un buen rato circulando, justifica volver a masticarlo sin que pierda en lo más mínimo su sabor y textura. De temas largos, Demencial suma casi 70 minutos de thrash metal moderno, con aristas progresivas y, por lo tanto, bien ejecutado. La banda suena compacta y los más de diez años que lleva en el ruedo como tal se notan desde el primer minuto.

Hay riesgo en la música de Krudo: no sólo por la opción (y el empeño) por cantar en español con juegos vocales provistos de matices (“Cuando la mente se ciega” es notable en este sentido), también porque la decena de canciones que ofrecen son un enjambre de armonías y riffs maduros (por diversos factores Demencial tuvo más de un año y medio para sus diversas etapas producción).

Como sea, acá hay escuela y una gran admiración por aquel sonido fundacional que cruzó varios géneros: Judas Priest, Overkill, Forbidden y los primeros álbumes de Dream Theater (especialmente en las guitarras).

En el trabajo de esta banda de San Sebastián (Valparaíso) abunda tanto como el virtuosismo, el tesón por buscar formas propias. Lo que hacen Cristián Arriola, Giordano Moglia, Mario Ruiz, Lucio Pérez y Roberto Zúñiga tiene carácter. Y aunque el video para el tema “Asesino” podría llamar a engaño o a preenjuiciar estéticamente la propuesta para quien se acerca recién a la banda, aquello dura poco al avanzar el disco, pues en canciones como “Biotipo criminal” encontramos con un poco más de claridad de hacia dónde se encamina el quinteto: harto peso, pero también harta nitidez (no es un detalle en estos tiempos en que para muchos el principal interés es echar a andar la juguera).

Krudo no busca la aprobación fácil, menos aún, reitero, cuando la idea es entregar un mensaje en castellano y, aunque parezca un contrasentido, atreverse a cantar cantando sin ampararse en los gruñidos del tipo Cookie Monster ni en la distorsión a todo lo que dé el pedal. Allí está la espléndida “Carne Muerta”: un tema lento que comienza a mutar y a desbandarse como un camión en bajada, quizás la mejor forma de graficar este disco.

[youtube CoCaeOIZkwc nolink]

Compartir