25 años sin Luca

18 Dic, 2012
Ernesto Bustos recuerda al cantante de Sumo.

La historia suele ser categórica con ciertos sucesos y sus protagonistas. Luca Prodan, el alma de Sumo, cantó un día en Viña. Fue el 21 de febrero de 1987. Esa tarde noche compartió escenario con Upa!, Aparato Raro y GIT. Era el primer concierto de integración de bandas chilenas y argentinas, en pleno boom del rock latino. El 22 de diciembre de ese mismo año falleció víctima de una sobredosis.

Este sábado se cumplen 25 años de la muerte del carismático cantante de Sumo. Un personaje como pocos. Un ser fundamental para entender la evolución del rock en castellano. Punk y anarquista. Un inconformista del inconformismo contracultural, que llegó a Sudamérica desde Escocia buscando paz para sanar de su adicción a las drogas duras.

Radio Concierto introdujo a Sumo en 1985 en su programa “Argentina Rock”. Lalo Mir, conductor de mil batallas periodísticas en Buenos Aires, definía a la banda como lo más “irreverente y ácido” de la movida rockera porteña. Tenía razón. Eran distintos. Sonaban distinto a todo lo dulzón del pop trasandino.

Luca Prodan estudió en Escocia, en un tradicional colegio donde fue compañero del Príncipe Carlos. Luego de unos años, se escapó del establecimiento para recorrer Europa. Su primer grupo de trascendencia fue The New Clear Heads, formado en Londres en la década de los ’70. Ahí fue testigo privilegiado del surgimiento y apogeo del punk y también de lo más refinado de la naciente new wave.

Cruzando el Atlántico se instaló en Córdoba. Ahí formó Sumo. Quería cambiar radicalmente el sonido de la época. “Divididos por la felicidad”, “Llegando los monos” y “After chabón” son fruto de ese desafío.

El 20 de diciembre de 1987 dio su último show en el Club Atlético Los Andes. Algunos testigos aseguran que dijo “ahí va la última”, antes de cantar “Fuck you”. Dos días más tarde fue encontrado sin vida, en su casa de Alsina 451. Alguien se atrevió a decir que la muerte lo sorprendió en la más completa mendicidad. Y aquí va otra. La madrugada de ese martes 22 de diciembre, Luca Prodan se le apareció a su madre, la escocesa Cecilia Pollock, al pie de su cama. La vio sonriente y le dijo: “Hola, mamá”. La mujer se incorporó e intentó tocarlo. Luca se desvaneció. Sólo quería anunciarle que estaba bien, contento, vivo… y ahora en paz.

Han pasado 25 años. Un paro cardiaco a causa de la hemorragia interna provocada por la cirrosis resume la vida de excesos que Luca Prodan quiso para sí. Ya lo decía Germán Daffunchio, guitarrista de la banda, cuando aseguraba que sus compañeros no se perdonaban hasta hoy no haber podido hacer nada para evitar su autodestrucción.

Y es que Sumo nació y murió con el pelado Prodan. Había pasado un año exacto del encierro en los Estudios Panda de Buenos Aires para grabar el álbum que los llevó a Chile por primera y única vez. A la postre, fue el último en la discografía de Sumo: “After chabón”. Aunque ese tercer disco fue su preferido, el proceso no estuvo exento de problemas. Ahí está el resumen de sus 34 años: peleó en el estudio, armó pataletas y sus compañeros de banda sólo lo utilizaron en las partes en donde el cantante era imprescindible. El italiano, amante del punk y el reggae, en ese momento rendido a una botella de ginebra diaria, errático y consumido, era consciente de su decadencia y la pérdida de liderazgo en Sumo. Raquítico, tambaleante, sucio y desprolijo -qué diría Pappo- insultaba en perfecto italiano a sus socios: “¡Vaffanculo!”.

El 21 de febrero de 1987, Sumo tocó 1 hora y 10 minutos en la Quinta Vergara. Lo suficiente para saber que la banda comandada por Luca Prodan ya tenía un sitial en la historia y desarrollo del rock argentino. Han pasado 25 años desde que los “viejos vinagres” se apagaron para siempre. La Quinta Vergara de Viña del Mar fue testigo de ese huracán sónico llamado Sumo, tocando “El ojo blindado”.

Germán Daffunchio casi se electrocuta con Diego Arnedo. Luca Prodan reía y reía, aferrado a una botella de pisco, compañera ocasional a falta de ginebra. En medio de su borrachera le dijo a Lalo Mir que no importaba la pérdida del “seteo” de la banda. “Toquemos así”, exclamó. Y así fue. Sumo pasó por la Quinta Vergara. Los que verdaderamente estuvieron ahí hablan de una misa oficiada por Luca. Diez meses después sería una leyenda.

[youtube PY0TEPaBMKI nolink]

Lo más reciente