Noticias

Tom Hanks revela su peor vergüenza: «Nunca en mi vida me sentí tan estúpido»

El actor es una de las personas más respetadas y admiradas de Hollywood. Sin embargo, volvió a demostrar que es un ser humano como todos.

Tom Hanks
Getty Images

Tom Hanks no cabe duda de que es uno de los actores más destacados de la historia del cine. Sin embargo, pese a ser largamente admirado por sus pares y gente del mundo, el protagonista de Forrest Gump no deja de ser un ser humano como todos.

Así lo confirmó el propio Hanks en el más reciente programa de The Graham Norton Show, donde reflexionó sobre sus tres décadas en los set de filmación. Aunque se centró sobre una de sus películas en particular, la aclamada Apollo 13.

Sin embargo, al contrario de vanagloriarse a sí mismo, Tom reveló que rodando la cinta vivió quizás el momento más vergonzoso de su vida.

El hecho sucedió en torno a la icónica frase que popularizó la cinta: «Houston, tenemos un problema». No obstante, lo que contiene seriedad en la realidad, al ganador del Oscar lo hizo pasar una situación embarazosa junto a sus compañeros de reparto.

«Kevin Bacon, Bill Paxton y yo estábamos recreando el momento serio justo después de ‘Houston, tenemos un problema», le cuenta Tom Hanks a Norton. «Y subíamos y bajábamos agarrados haciendo que pareciéramos ingrávidos», recoge NME.

El actor de Forrest Gump dijo que normalmente no se habría sentido avergonzado por esto, pero ese día, el equipo recibió por casualidad la visita de James Lovell, el emblemático astronauta de la accidentada misión espacial que interpretó Hanks en el filme.

«Parecíamos ridículos y cuando miré hacia abajo allí estaba Jim rándonos», contó Tom. «Nunca me he sentido más estúpido en mi vida».

Apollo 13: cuando el humano vio el lado oculto de la Luna

Estrenada en 1995, Apollo 13 cuenta la historia real de Jim Lovell, Fred Haise y Jack Swigert, astronautas que estuvieron cerca de perder la vida en el espacio exterior cuando visitaron la Luna.

Los tres astronautas despegaron del vuelo Saturn V el 11 de abril de 1970. Los estadounidenses tenían encargado pisar la superficie del misterioso satélite. Sin embargo, todo cambió cuando explotó uno de los tanques durante el encendido rutinario del sistema de removido del oxígeno líquido.

Debido a esto, luego de desconectar los sistemas del módulo de mando para preservar los recursos restantes para el reingreso a la Tierra, la misión Apollo 13 tuvo que conformarse con rodear la Luna, pudiendo observar el lado oculto del cuerpo celeste.

Lovell, Haise y Swigert son hasta hoy los seres humanos que más lejos han llegado de la Tierra. Pero no hubiesen podido contarlo a sus pares sin el trabajo de improvisación que llevaron en conjunto con la NASA. Tal como lo muestra el clásico noventero protagonizado por Tom Hanks.

Compartir