Noticias

Robert Trujillo defiende criticado disco de Metallica: «Mucha gente le ha encontrado un lugar en su corazón»

El bajista de ascendencia mexicana analizó el legado de uno de los trabajos más divisorios para los fanáticos de la banda.

Robert Trujillo Metallica
Getty Images

Metallica es ciertamente una de las bandas más grandes del planeta. Se ve en la trabajo que han llevado a cabo para mantenerse en una industria donde hoy no son la prioridad como antaño, logrando conciertos multitudinarios en todo el mundo pese a aquello.

Sin embargo, es conocido que la carrera del cuarteto no ha sido solo de altos, sino también de muchos bajos. Entre ellos, debido a discos que para la crítica y los fanáticos no han estado a la altura de los grandes trabajos del grupo.

Uno de ellos es St, Anger de 2003, que sigue causando mucha discusión en los seguidores de Metallica. No obstante, da la impresión que los años lo han reivindicado. O así al menos lo cree el propio Robert Trujillo, que reemplazó a Jason Newsted tras la edición de dicho álbum.

«La mayoría de la gente con la que hablo ha encontrado un lugar en su corazón para St. Anger, mencionó en conversación con Metal Hammer. Esto, asociado a lo cómodo que les resulta tocar en vivo en la actualidad tracks pertenecientes a este trabajo.

«He encontrado mi lugar en las canciones que tocamos y he encontrado un surco para esas canciones de St. Anger, casi como si le hubiéramos dado un lavado de cara».

Metallica en busca del setlist perfecto

En esa línea, Trujillo revela que Metallica sigue encontrando un reto a la hora de confeccionar los setlists, los que se van perfeccionando a medida que avanzan las giras de la banda.

«Definitivamente, uno de los mayores retos de este tour ha sido averiguar cómo va a ser ese setlist», dice sobre los conciertos que han dado este 2023, donde han armado dos sets únicos en cada ciudad que visitan.

El bajista de ascendencia mexicana explica que «Quieres una sensación de aceleración, pero también tener muchos momentos destacados, como ¿cuándo vamos a hacer la caída de la bola? ¿Dónde vamos a tener un momento para que Kirk y yo improvisemos?»

«Todo es cuestión de ritmo y no es algo que se pueda averiguar en el primer concierto, lleva tiempo. Especialmente cuando ciertas canciones no resuenan en Europa tan bien como… como en casa», complementa.

Compartir