Noticias

Neil Young: a 40 años de la demanda de Geffen por «no sonar como Neil Young»

El 01 de diciembre de 1983, el cantautor canadiense fue notificado de que su sello lo estaba demandando

Neil Young 1983 Getty Web
Getty Images

El 1 de diciembre de 1983, Neil Young recibió documentos de su entonces sello, Geffen Records. La demanda acusó a Young de grabar álbumes “no representativos” y “poco característicos”, esencialmente argumentando que Neil Young ya no sonaba como Neil Young.

A principios de 1982, Young buscaba un cambio. Había lanzado 13 álbumes con Reprise Records, ganando fama y elogios de la crítica a lo largo del camino. No todos los lanzamientos fueron un éxito, ya que «Hawks & Doves» de 1980 y «Re-ac-tor» de 1981 fracasaron. Este último era su compromiso final según el contrato que había firmado con Reprise. Así, el cantautor se encontró buscando un nuevo hogar.

Acá ingresa Geffen Records, el nuevo sello creado por el veterano de la industria musical David Geffen. Aunque el sello solo había existido durante un par de años, ya habían tenido éxito con «The Wanderer», de Donna Summer, con certificación de oro, y «Double Fantasy», de John Lennon y Yoko Ono. Geffen vio a Young como otro pez gordo para agregar a su catálogo. Young vio a Geffen como una nueva salida para sus ideas creativas y artísticas. Ninguno obtuvo lo que esperaban.

El primer lanzamiento de Young bajo la bandera de Geffen fue «Trans«. Repleto de sintetizadores y vocoders, el álbum representó una incursión en la música electrónica. Los oyentes quedaron impactados por el cambio estilístico. En su reseña de 1983, Rolling Stone dijo que escuchar a Neil Young computarizado era «como ver una antena parabólica afuera de una cabaña de madera». No fue hasta más tarde que se revelaría la inspiración para las partes vocales de Young, que parecen un robot. «Mi hijo «Está gravemente discapacitado y en ese momento simplemente estaba tratando de encontrar una manera de hablar, de comunicarse con otras personas», admitió el cantante en una entrevista con Mojo en 1995. «De eso se trata Trans. Y por eso, en ese disco «Sabes que estoy diciendo algo pero no puedes entender lo que es. Bueno, ese es exactamente el mismo sentimiento que estaba teniendo de mi hijo».

Aunque no fue un éxito comercial, Trans llegó al puesto 19 en la lista Billboard 200, superando los dos lanzamientos anteriores de Young. Aún así, Geffen quedó decepcionado con el álbum y le expresó sus opiniones al cantante. A cambio, les ofreció un álbum country que había grabado el otoño anterior y titulado «Old Ways». El sello lo rechazó y exigió un álbum de rock n’ roll.

«Pensaban que estaba por todo el mapa y no entendían por qué estaba tocando country, aunque a mí me sonaba más a B.B. King que a country», dijo años después durante una entrevista con Los Angeles Times. «Toda mi música proviene de toda la música: no soy country, no soy rock ‘n’ roll, solo soy yo, y todas estas cosas son lo que me gustan».

En un intento por apaciguar a Geffen, Young grabó y lanzó el álbum de estilo rockabilly «Everybody’s Rockin’«. «Me dijeron que querían que tocara rock ‘n’ roll y me dijeron que no sonaba como Neil Young», recordó el cantante. «Así que les di Everybody’s Rockin’ y les dije: ‘Este es un álbum de rock ‘n’ roll de Neil Young después de que alguien le dice qué hacer; esto es exactamente lo que dijiste que querías’. Y nos adentramos en ello”.

Las críticas de «Everybody’s Rockin'» fueron duras, y Village Voice proclamó: «Las portadas son redundantes o peores, al igual que todos los originales, excepto dos». Geffen volvió a sentirse decepcionado. Young afirma que esperaba su respuesta negativa. «Cuando hice álbumes como Everybody’s Rockin’ y todos se burlan de ellos… sabía que podían hacer eso. ¿Qué soy yo? ¿Estúpido? ¿La gente realmente pensó que publiqué eso pensando que era la mejor cosa? ¿Había grabado alguna vez? Obviamente soy consciente de que no lo es. Además, era una forma de destruir aún más lo que ya había configurado».

Exacerbado por lo que consideraban la negativa de Young a hacer música comercialmente viable, Geffen tomó la medida sin precedentes de demandar al artista. En respuesta, Young contrademandó, alegando que su contrato le daba total libertad artística. Después de una complicada guerra de palabras, la demanda finalmente se resolvió y Geffen se disculpó con Young. El sello lanzaría «Old Ways», junto con dos álbumes más de Young: «Landing on Water» (1986) y «Life» (1987). Tras completar su compromiso con Geffen, Young regresó a Reprise Records. Continúa lanzando álbumes en el sello hasta el día de hoy.

Compartir