Noticias

Buffalo Springfield: su fundamental debut homónimo

Lanzado el 05 de diciembre de 1966, el primer álbum de la banda presentó en grande a Stephen Stills y Neil Young.

Buffalo Springfield 1966 Web

El álbum debut de Buffalo Springfield de 1966 es un auténtico clásico. Es un disco tan icónico que el sello de la banda, Atco, que lanzó el álbum en diciembre de 1966, decidió relanzarlo en marzo de 1967 con una lista de canciones actualizada. La decisión se tomó después de que el sencillo independiente de la banda, «For What It’s Worth», se convirtiera en un gran éxito contracultural. La nueva versión la presentó como la primera pista. Y desde entonces se le considera como la definitiva de las dos versiones.

Buffalo Springfield es importante porque presentó por primera vez al público dos de las luces más brillantes de la época y del rock and roll. Fue el primer álbum que contó con la composición estelar de Stephen Stills y Neil Young. Sin este disco, Crosby, Stills, Nash & Young no habrían llegado a buen término. Y es probable que sin sus éxitos, tanto Stills como Young no hubieran tenido carreras en solitario tan ilustres.

Buffalo Springfield se formó a principios de 1966. Y se dio después de que Stills y Young se conocieran mientras tocaban en sus grupos anteriores en Ontario, Canadá. Dieron su primer show en el icónico Troubadour Club de Hollywood en abril de ese año. Yel sencillo, escrito por Young, «Nowadays Clancy Can’t Even Sing», se lanzó en julio. La canto el guitarrista Richie Furay y se convirtió en un éxito local. Sin embargo, fuera de la burbuja hippie de Los Ángeles, no logró hacer mucha mella.

«Buffalo Springfield» se grabó ese verano en los sagrados Gold Star Studios de Hollywood. Este era el mismo establecimiento donde el productor del momento, Phil Spector, perfeccionó su estilo «Wall of Sound». Y donde Brian Wilson trabajó en gran parte del material de The Beach Boys. Curiosamente, Young solo cantó la parte principal en dos de sus cinco composiciones que llegaron al álbum, con Furay dirigiendo las otras tres.

Otro elemento significativo del álbum es que fue producido por los managers del grupo, Charles Greene y Brian Stone. Entre ellos, la pareja tenía una experiencia mínima en producción y, en verdad, se notaba. Aunque las canciones son brillantes, cuando vuelves a escuchar el álbum, es como escuchar un pirata, el panorama y los niveles están mal y, en muchos puntos, suena como si la banda estuviera bajo el agua; es un milagro que el álbum fuera tan bien recibido.

Es comprensible que la banda no estuviera contenta con la mezcla final. Sintieron que el disco no reflejaba la naturaleza visceral de sus shows en vivo e incluso le pidieron a Atco que les diera tiempo para volver a grabarlo. Sin embargo, el sello no quería perderse las ganancias navideñas, por lo que siguieron adelante con el álbum tal como estaba. Curiosamente, sigue siendo uno de los mejores álbumes, pero peor producidos, que jamás hayas escuchado en lo que es innegablemente un producto de su época.

Sin embargo, en cierto modo, es un clásico tras otro. «For What It’s Worth», «Go and Say Goodbye», «Nowadays Clancy Can’t Even Sing», «Hot Dusty Roads» y «Do I Have to Come Right Out and Say It» son sólo algunos de los temas que destacar. El álbum toca todas las emociones humanas posibles y es electrizante, pesimista, confuso y abrupto, y por esta razón, es uno de los álbumes definitivos de la época. En términos de composición, fue mucho más lejos que muchos de los contemporáneos de la banda e incluso les da a The Byrds una competencia por su dinero en términos de rock tintineante con inflexión folk.

Stills, Young, Furay y el resto de la banda brillan en Buffalo Springfield, y muestra cuán consumados eran como compositores en este punto temprano de sus carreras, una verdad deslumbrante. La calidad de sus canciones logró superar el pésimo valor de producción, una hazaña milagrosa. Sentó un precedente para el resto de la breve carrera de la banda y el legado monumental que Stills y Young crearían para sí mismos hacia finales de la década.

Compartir