Noticias

Keith Moon: hace 45 años murió el baterista de The Who

El 07 de septiembre de 1978 falleció uno de los mejores bateristas en la historia del rock, una leyenda única en su especie.

Keith Moon 1976 Getty 02 Web
Getty Images

Hace exactos 45 años, el rock perdió a uno de sus mejores bateristas, y uno de sus personajes más extravagantes, cuando Keith Moon murió el 7 de septiembre de 1978. La leyenda de The Who definió el término «único en su clase», no solo en su habilidad y estilo detrás del batería, pero en su absoluta irreverencia y estilo de vida exagerado.

Keith Moon nació el 23 de agosto de 1946. Para cuando era un adolescente, ya llamaba la atención como baterista. Su unión con The Who fue nada menos que perfecta. Añadió un componente muy necesario a su ecuación, actuando como el complemento cómico del a menudo muy serio Pete Townshend. El estilo de percusión de Moon le dio a la música el toque caótico que necesitaba para destacarse de los contemporáneos de The Who.

A diferencia del enfoque sutil, pero efectivo, de contemporáneos como Charlie Watts o Ringo Starr, Keith Moon adoptó una sensibilidad completamente diferente a la batería, inspirando a innumerables futuros músicos en el camino. Agregue el bajista John Entwistle, y The Who tenían ellos mismos una sección rítmica con el rango de una orquesta.

Keith Moon y el fin de una corta vida

La corta y dulce vida de Keith Moon llegó a su fin después de una noche de fiesta y, para ser justos, toda una vida poniendo a prueba sus propios límites. Irónicamente, su muerte fue causada por una sobredosis de píldoras destinadas a combatir su alcoholismo. La medicación era principalmente un sedante, de los cuales solo unos pocos habrían causado la muerte. Los informes policiales indican que tomó casi un tercio de su prescripción de 100 píldoras.

Se encontraba en un difícil proceso de rehabilitación y una noche después de cenar con Paul McCartney se tomó 32 clometazonas antes de acostarse. El doctor le había dicho que no tomara más de 3 al día. Lo encontraron sin vida al día siguiente.

«Fue un error tonto», dijo Townshend en el documental Amazing Journey de 2007. «Siempre tomaba las pastillas en puñados. Era solo un hábito que tenía». Heminevrin, el medicamento recetado en cuestión, inutilizó su esófago. Eso evitó que Keith Moon vomitara y se asfixió.

Si bien Keith Moon no era ajeno a la ingesta de productos químicos, nunca tomó drogas duras, prefiriendo el alcohol y las pastillas para ser su demonio. «Nunca envejecería con gracia», dijo el manager Bill Curbishley. «No creo que estuviera destinado a hacer huesos viejos. Supongo que fue diseñado de tal manera que se lo recuerde como era».

Lamentablemente, la banda acababa de comenzar un nuevo capítulo en su carrera con el lanzamiento del álbum «Who Are You» solo unas semanas antes de la muerte de Keith Moon. En ese momento, los fanáticos notaron crípticamente que en la portada, Moon está sentado en una silla que tiene las palabras «Not To Be Taken Away» grabadas.

Compartir