Noticias

Pearl Jam: sorteando todos los obstáculos con su debut «Ten»

El álbum se lanzó el 27 de agosto de 1991 y, con su génesis en una profunda tragedia, nos presentó a una de las grandes bandas de los 90.

Pearl Jam 1991 Bn Alta Web

Aunque la popularidad mundial de Pearl Jam no alcanzaría una masa crítica durante un año, todo se había puesto en marcha el 27 de agosto de 1991 con el lanzamiento del debut decisivo del quinteto con sede en Seattle, «Ten».

Teniendo en cuenta todos los aspectos, «Ten» fue un triunfo incondicional. Uno que finalmente subió al número 2 en las listas de Estados Unidos;,y distribuyó unos 13 millones de copias en todo el mundo. Pero se generó bajo expectativas modestas y a partir de una profunda tragedia.

Solo un año antes, el futuro guitarrista de Pearl Jam, Stone Gossard, y el bajista Jeff Ament, estaban a la deriva. Su grupo anterior, Mother Love Bone; se había terminado recientemente. Su cantante, Andrew Wood, murió de una sobredosis de heroína pocas semanas antes del lanzamiento de su primer álbum, «Apple». La experiencia traumática puso a Gossard y Ament de vuelta al punto de partida. Sus currículums incluían otra banda seminal de los 80 en Seattle, Green River, .

También contaminó las canciones que Gossard escribió en los meses siguientes con intenciones más oscuras que el metal alternativo a menudo funky de Mother Love Bone. Canciones grabadas en demos con Ament, el guitarrista principal Mike McCready; el baterista Chris Fiel y Matt Cameron de Soundgarden. Pero la banda que sería Pearl Jam todavía necesitaba un cantante principal. Y tendrían que buscar todo el camino hacia la costa oeste. Ahí, estaba el residente de San Diego Eddie Vedder. Nada menos que el ingrediente final de su receta musical.

Como dice la historia a menudo contada, Vedder recibió una copia de las demos del ex baterista de Red Hot Chili Peppers, Jack Irons. Se fue a navegar y luego escribió las letras. Estas letras y voces dobladas impresionaron tanto a Gossard que Vedder se mudó a Seattle para algunas sesiones de escritura conjunta en el otoño de 1990, lo que resultó en demos más prometedores. Y, así, el nuevo grupo, llamado provisionalmente Mookie Blaylock, en honor al diminuto pero luchador jugador de baloncesto profesional, se encontró firmado con Epic Records.

En marzo, Vedder, Gossard, Ament, McCready y el baterista Dave Krusen estaban instalados en los London Bridge Studios de Seattle, grabando un álbum con el productor Rick Parashar (quien había trabajado en el proyecto tributo a Andrew Wood, Temple of the Dog). En mayo, las sesiones habían terminado y Krusen estaba en rehabilitación, reemplazado por Dave Abbruzzese; pero todavía no había señales evidentes de que algo especial estuviera a punto de sucederle al recién bautizado Pearl Jam cuando «Ten» llegó a las tiendas en agosto.

Por ese entonces, el movimiento grunge que tanto dominaría la cultura popular en los próximos años, aún nohabía sucedido. Seattle era solo Seattle, no el centro del universo musical. De las bandas que pronto constituirían los «Big Four» del grunge, Alice in Chains había debutado con «Facelift» el año anterior, pero todavía se veía como una banda de metal, Nirvana estaba a un mes de cambiar el mundo con el catalizador Nevermind y el avance de Soundgarden en su tercer álbum. «Badmotorfinger» no vería la luz hasta octubre.

«Ten» recibió críticas generalmente sólidas que, una vez respaldadas por el creciente éxito de la corriente principal de los primeros sencillos «Alive» y «Even Flow». Estos ayudaron a la banda a capturar el espíritu de la época del rock alternativo que se les impuso a raíz del éxito de Nirvana. El hecho de que el tercer sencillo de «Ten», «Jeremy», se tomara la radio y MTV en septiembre de 1992, justo cuando la manía del grunge estaba alcanzando la histeria total, demuestra cuánto tiempo juega un papel en el estrellato o el fracaso del rock.

Si el fenómeno del marketing grunge nunca hubiera sucedido, los críticos y los fanáticos nunca hubieran cubierto con camisas de franela el ecléctico «Ten». Y, gracias a la introspección poética de Vedder, una lista de canciones maravillosamente lúcida, aunque a menudo sombría. Sus canciones iban desde el hard rock con riffs de «Once», «Why Go» y «Porch». Hasta la majestad deliberada y casi religiosa de «Black», «Oceans», «Garden» y «Release». Todo salpicado de innumerables elementos de rock clásico (entre los que destacan los abundantes psicodélicos más evidentes en “Alive” y “Deep”).

Aún así, aunque a «Ten» le tomó un tiempo ganar impulso comercial, Pearl Jam se sintió incómodo con su nueva fama. Pasarían los próximos años sin grabar videos para MTV. Haciéndole frente a Ticketmaster. Todo antes de finalmente llegar a un acuerdo con su merecida popularidad.

Compartir