Noticias

«The Basement Tapes», el «santo grial» del rock

Después de varias filtraciones pirata, finalmente cerrando junio de 1975 vio la luz un archivo fundamental de Bob Dylan y The Band.

The Basement Tapes 51e0e01c3b2f9 Web

Cuando salió «The Basement Tapes» de Bob Dylan y the Band el 26 de junio de 1975, ya era el álbum más famoso jamás lanzado. También fue uno de los más pirateados.

El disco había sido escrito, diseccionado, discutido y anunciado como una obra maestra antes de que el sello de Dylan finalmente decidiera sacar algunas de las canciones que fueron grabadas por el cantante y su antigua banda de apoyo ocho años antes.

Después de un accidente de motocicleta en julio de 1966, Dylan se retiró a su casa en Woodstock, Nueva York, para recuperarse. Prácticamente desapareció del público durante este período. Pero en el verano de 1967, Rick Danko, Levon Helm, Garth Hudson, Richard Manuel y Robbie Robertson, quienes tocaron juntos como The Hawks, y fueron grupo de soporte para Dylan de una forma u otra durante su gira de 1966, y más tarde se rebautizarían como The Band, comenzaron a grabar sesiones improvisadas con Dylan en su casa.

Pronto, se reunían más regularmente en la casa de The Band en las cercanías de West Saugerties, N.Y.. Allí, grabaron muchas de las nuevas canciones de Dylan en una máquina básica de cintas en el sótano. La mayoría de estas composiciones, que estaban esparcidas entre las versiones, aunque el grupo también se abrió camino en broma, se pasarían a la editorial de Dylan. Esta luego emparejaría las canciones con otros artistas. Aunque Dylan inicialmente se resistió a esta propuesta comercial, finalmente cedió.

Ninguno de los involucrados en las grabaciones que se realizaron durante el verano de 1967 esperaba que nadie, aparte de unos pocos ejecutivos de la industria, y quizás algunos clientes potenciales, escucharan las canciones heterogéneas. Las que sumaban más de 125 cuando las cintas dejaron de rodar. Un demo de 14 canciones se compiló para el otoño boreal. Y pronto las grabaciones incompletas y de baja fidelidad comenzaron a circular. Al principio, entre otros artistas y expertos de la industria. Pero la noticia comenzó a correr entre los fanáticos de Dylan. No habían escuchado nada nuevo del cantante desde que se lanzó «Blonde on Blonde» en mayo de 1966.

A mediados de 1969, un álbum pirata, el primero del rock, llamado «Great White Wonder», llegó a las tiendas de discos. Además de otras rarezas de Dylan, incluidas algunas grabaciones que hizo antes de lanzar su álbum debut en 1962, había siete canciones de las sesiones de Woodstock.

El secreto ya se había revelado para todos. No pasó mucho tiempo para que se corriera la voz de que el puñado de cortes en el bootleg era una pequeña fracción del material que realmente se grabó.

Y así comenzó la larga odisea de «The Basement Tapes» hacia la legalidad. Fue complicado. Por un lado, The Band firmó con un sello diferente. Por otro, Bob Dylan no estaba interesado en lanzar un montón de canciones que no tenía intención de lanzar en primer lugar. Pero a principios de 1975, poco después del lanzamiento de «Blood on the Tracks«, el mejor álbum de Dylan desde su apogeo a mediados de los 60, aprobó el lanzamiento oficial de las grabaciones.

A pesar de que las 24 canciones que terminaron en el álbum doble representaban una pequeña porción de las pistas grabadas durante los tres o más meses que Dylan y The Band estuvieron encerrados en ese sótano de Nueva York, los fanáticos en general estaban satisfechos con los resultados. Varias de las canciones («Tears of Rage», «You Ain’t Goin’ Nowhere», «This Wheel’s on Fire») habían estado disponibles durante mucho tiempo en otras formas. Ya sea regrabadas por Dylan, The Band u otros artistas. Pero su inclusión aquí en sus estados más primitivos, en cierto modo, las convierte en las versiones definitivas.

Aún así, el proyecto no estuvo exento de críticas. Muchas de las cuales se quejaron de los ajustes de postproducción de las grabaciones estéreo originales de dos canales que se mezclaron en mono. Además, los fanáticos no tardaron mucho en darse cuenta de que algunas de las canciones incluían nuevas sobregrabaciones de The Band. Así como pistas que el grupo había grabado recientemente y que se hacían pasar por grabaciones antiguas.

Sin embargo, «The Basement Tapes» fue una revelación, narrando un período previamente perdido en la historia de uno de los artistas más grandes e influyentes del rock. Llegó al No. 7, marcando el primer Top 10 de The Band con un LP de estudio desde» Stage Fright» de 1970 (un par de álbumes en vivo, incluido uno con Dylan, y otra colaboración de Dylan, «Planet Waves» de 1974, también alcanzaron el Top 10) . Faltaban piezas, pero es una grabación monumental, de todos modos.

O al menos lo era. A lo largo de los años, los piratas, una vez más, comenzaron a ensamblar las grabaciones originales de 1967, esta vez recopilando casi todo lo que sabían que estaba disponible. Una vez más, «The Basement Tapes» se convirtió en uno de los santos griales del rock.

En 2014, casi 50 años después de su grabación, las 138 canciones finalmente se lanzaron en la caja de seis discos «The Basement Tapes Complete: The Bootleg Series Vol. 11», dejando obsoleto el álbum de 1975. Es una colección exhaustiva y muchas veces agotadora. Pero también es un documento fascinante e históricamente significativo de una de las cumbres más trascendentales del rock cuya leyenda finalmente está completa.

Compartir