Noticias

Deftones y «White Pony»: logrando su voz definitiva

Lanzado el 20 de junio de 2000, el tercer disco logró cristalizar su esencia y se convirtió en un clásico del rock abriendo nuevo milenio.

Deftones 2000 Vertical Web Ok

Desde el comienzo de su carrera, a Deftones se le elogiaba por su resonancia emocional y musical. Se basaban en gran medida en ritmos arremolinados, riffs de guitarra staccato metálicos y voces gritadas. Debido a estos elementos, se agruparon de inmediato con la multitud nu-metal, que también contó con Korn, Coal Chamber y eventualmente Limp Bizkit.

Eso nunca le cayó bien a Deftones, quien siempre afirmó estar fuertemente influenciado por Depeche Mode y The Cure. Tal vez los indicios de eso eran evidentes en las voces melódicas con emoción de los dos primeros álbumes de la banda, «Adrenaline» y «Around the Fur». Pero no fue hasta «White Pony», que salió el 20 de junio de 2000, que las influencias new wave de la banda realmente llegaron al otro lado.

Las partes pesadas del álbum son claustrofóbicas y contundentes.Y logran una sobrecarga auditiva con un muro dentado de ruido. Mientras que los pasajes más atmosféricos son desesperantes y evocadores, trayendo a bandas como The Cure y Depeche Mode al juego como serias influencias.

“’White Pony’ realmente marcó nuestro primer intento real de sonar como todo lo que queremos ser”, me dijo el baterista Abe Cunningham en el verano de 2000 mientras Deftones estaba de gira por el álbum. “Es todo el espectro lo que estamos explorando en el disco. Es pesado, melódico y también tiene muchos elementos geniales de diferentes tipos de estilos que nos gustan en todo tipo de música”.

De alguna manera, la angustia intensa y el rango vocal en el álbum son anteriores al emo. Mientras que las partes aplastantes de la guitarra revelaron la fascinación del guitarrista Stephen Carpenter con Meshuggah, una banda que había descubierto recientemente y que continúa inspirando su composición.

“A lo largo de todos estos años, he estado esperando escuchar a alguien que haga algo más contundente, y simplemente no llega”, dijo Carpenter. “Pero su música también es muy inteligente, es como la respuesta a todo lo que quiero escuchar cuando escucho música. Me inspiran a aspirar a lo mejor que puedo hacer, ya sea pesado o melódico. Cada vez que sale un nuevo álbum de Meshuggah, cuento los días”.

A lo largo de «White Pony», el vocalista Chino Moreno proporcionó la combinación perfecta de fuerza y vulnerabilidad, el difunto bajista de la banda, Chi Cheng, ofreció un fondo sólido que se adhirió a las melodías de guitarra y el baterista Abe Cunningham entregó una variedad de ritmos de precisión que van desde frenéticos y furiosos hasta malhumorado y etéreo.

Pero tanto como la voz de Moreno, es la forma de tocar la guitarra de Carpenter lo que le dio a la música de la banda su fuerza innovadora. Ya sea aserrando agresivamente en seis cuerdas o rasgueando pasajes melancólicos o arrancando armónicos espeluznantes, el guitarrista le dio a la música una voz muy alejada de la de sus compañeros.

Por mucho que parezca que la banda se esforzó por redefinirse con «White Pony», Carpenter insiste en que Deftones solo estaba trabajando con lo que se les pasó por la cabeza. Y que no había un plan maestro en el disco. Estuvo de acuerdo en que la actuación de la banda fue moldeada por años de giras y grabaciones juntos, pero negó que haya habido un momento en el que él o Moreno decidieran hacer un disco más influenciado por la nueva ola, el trip-hop o el rock alternativo.

“Todo lo que hacemos es un accidente”, insistió Carpenter. “Podríamos tratar de planear una mierda todos los días de nuestras vidas. Pero nunca importaría porque en un momento hacemos un plan para hacer algo. Y al minuto siguiente esos planes han cambiado. Lo único que teníamos en ‘White Pony’ y que mantuvimos todo el tiempo fue el título real del disco. Todo lo demás fue un proceso constante de evolución”.

No siempre existe una correlación entre cuán cohesivo suena un álbum y el espíritu de los miembros de la banda cuando lo grabaron. En el caso de White Pony, incluso cuando Deftones se deleita con una química musical asombrosa, hubo momentos en que los miembros se enfurecieron en entre sí, no se presentaron a las sesiones o estuvieron a unos minutos de estallar en peleas de gritos.

“White Pony fue muy difícil de hacer”, me dijo Moreno en 2011. “Stephen y yo discutíamos mucho en eso. Definitivamente no estábamos en la misma página. Había algunas partes en las que quería tocar la guitarra y había escrito partes para la canción y, al principio, eso no le sentó bien. Desde ese momento, con cada disco hasta que hicimos ‘Diamond Eyes’ en 2010, siempre había algún tipo de tensión con la banda que dificultaba hacer discos. Pero después de que Chi tuvo su accidente, creo que todos miramos las cosas desde una perspectiva diferente. Nos dimos cuenta de que hay cosas mucho más importantes que si estamos de acuerdo en una parte de guitarra o si una canción es lo suficientemente heavy”.

Además de ser el álbum más aclamado por la crítica de Deftones, «White Pony» es el más exitoso de la banda. El álbum debutó en el número 3 en la lista de álbumes de Billboard. Se convirtió en platino en julio de 2002. Hubo tres sencillos que llegaron al top 20 de la lista alternativa de EE. UU., «Change (In the House of Flies)», «Back to School (Mini Maggit)” y “Digital Bath”. Y aunque no fue un sencillo, «Élite» ganó un premio Grammy a la mejor interpretación de metal en 2001.

Compartir