Noticias

Johnny Cash: presentándose a una nueva generación con «American Recordings»

El disco, lanzado el 26 de abril de 1994, es el primero de la leyenda del country con Rick Rubin, el productor que revitalizaría su carrera.

Johnny Cash 1994 American Recordings Web

Johnny Cash estaba casi acabado en 1992. Habiendo sido reducido a tocar en una residencia en los deslumbrantes y divertidos palacios de Branson, Missouri, una especie de Las Vegas de bajo costo, el hombre de negro se sintió abandonado por la radio de música country y casi ignorado por su compañía discográfica.

Luego conoció a un productor de discos de hip-hop/metal que no solo salvó su carrera, sino que, según se afirma, agregó 10 años a su vida al grabar el revolucionario clásico acústico en solitario «American Recordings».

Después de que un breve período en Mercury no lograra revivir su carrera, Johnny Cash firmó con «American Recordings» en 1994, donde el director del sello y productor Rick Rubin redujo su sonido a su esencia: su guitarra acústica y esa voz autoritaria en la colección de canciones más fuerte que había tenido en años. Y recordándole al mundo su genio esencial.

Y fueron canciones de jovenes músicos que daban forma al rock de los 90. «Había trabajado casi exclusivamente con artistas jóvenes, ya sea haciendo su primer álbum o su segundo álbum. Podría haber habido excepciones menores a eso, pero sentí que sería un desafío emocionante trabajar con un artista establecido, o un artista legendario que podría no estar en el mejor lugar de su carrera en este momento», recuerda Rubin en Classic Rock. «A veces le enviaba CDs a Johnny que contenían treinta canciones, otras veces podía ser una. Fue simplemente lo que pensé que le gustaría. Podría devolverme la llamada y decir ‘me gustan cuatro de estos’ o ‘me gusta mucho este'».

Johnny Cash señaló: «Dije «¿qué vas a hacer conmigo que nadie más haya hecho para venderme discos?’. Y me respondió ‘bueno, no sé si venderemos discos. Me gustaría que te sentaras en mi sala de estar con una guitarra y dos micrófonos y cantaras todo lo que siempre quisiste grabar’. Y eso me sonó muy bien».

Una de las grandes versiones en «American Recordings» es la de «Thirteen», escrita por Glen Danzig, quien recuerda asi el hito: «Rick llamó y me preguntó si sabía quién era Johnny Cash, y le dije ¿pero sí, carajo. Sé quién es Johnny Cash’. Y dijeron ‘¿le escribirías una canción?’. Compuse [‘Thirteen’] en media hora, tan pronto como colgué el teléfono. La canción fue solo mi impresión de quién era Johnny Cash y lo que quería decir».

Otra de las notables versiones que incluye «American Recordings» es «The Beast in Me», escrita por Nick Lowe. «Estaba haciendo este concierto en Wembley [probablemente en marzo de 1986]. Tuve esta idea para una canción y Carlene [Carlene Carter, esposa de Nick Lowe/hija de Johnny Cash] se lo contó y él dijo: ‘Vendré y la escucharé de camino a Wembley’. Apareció con todo su séquito en nuestra casa. Y le puse la canción, lo cual fue increíblemente vergonzoso porque aún no estaba lista. Me dijo: «No está bien, pero es una muy buena idea …» Y cada vez que lo veía después de eso, siempre me preguntaba: «¿Cómo va The Beast In Me?», recuerda el músico.

«Finalmente, después de que hizo un espectáculo en el Royal Albert Hall [mayo de 1989] y me preguntó de nuevo, ¡me fui a casa y lo terminé! Y se lo envié y no escuché nada. Entonces mi hijastra se fue a vivir a su casa en Jamaica y me dijo: «El abuelo está cantando tu canción para todos». Y lo siguiente que supe fue que salió en ‘American Recordings'», agrega Lowe.

Uno de los puntos altos es la versiónd e «Bird on a Wire» de Leonard Cohen. Su autor dijo: «No creía lo que estaba escuchando. Solo la voz y la guitarra del hombre. ¡Me quedé asombrado!».

Se podría creer que esto fue concebido como un álbum acústico, pero después de que Johnny Cash termina de grabar, Rick Rubin experimenta con la adición de instrumentación de Mike Campbell de Tom Petty and the Heartbreakers y Flea y Chad Smith de Red Hot Chili Peppers. Realmente no hace falta, y decide que prefiere la idea icónica de Johnny Cash solo con su guitarra. Envía a Cash a lViper Room para tocar un show en solitario increíblemente exclusivo para aproximadamente cero personas que merecen estar allí, obtiene un par de cortes en vivo para terminar el asunto y nombra el álbum terminado en honor a su propio sello discográfico, American Recordings., aunque Cash prefería «Late and Alone».

«American Recordings» ganó el Grammy por Mejor Álbumd e Folk Contemporáneo en 1995 y hasta el día de hoy es citado como uno d elos puntos más altos de la extensa carrera de Johnny Cash.

«Creo que sabía que era bueno, pero no fue hasta que salió. y recibió el elogio de la crítica de que realmente se hundió. El hecho de que los jóvenes se acercaran a él y le dijeran cuánto les gustaba el álbum, fue entonces cuando realmente lo supo», recuerda Rick Rubin.

«No soy tonto. Sé sobre la demografía y el grupo de edad que compra más discos. Así que realmente no esperaba nada más», remató Johnny Cash, quien lanzó tres álbumes más con Rubin antes de morir en 2003.

Compartir