Noticias

Cradle of Filth: un debut extremo con «The Principle of Evil Made Flesh»

El primer disco de la banda emblema de metal extremo se lanzó el 24 de febrero de 1994 y mostró todo su potencial.

Cradle Of Filth 1994 Web

Férreos exponentes del gothic/black metal con toques de orquesta. Y entusiasmando al público con lemas como «Jesus is a C–t». Antes de eso, Cradle of Filth era una banda de death metal novedosa y culta que tocaba riffs sencillos de motosierra. Y se basaba en influencias clásicas y pasajes de teclado para proporcionar atmósfera. Así impulsaba las canciones. El primer álbum del grupo, «The Principle of Evil Made Flesh», se lanzó el 24 de febrero de 1994. Es crudo y simple. Pero no lo suficientemente helado como para calificar como genuino black metal.

Eso no significa que no sea visceral o innovador. De hecho, la escasez de riffs de trémolo, chillidos sepulcrales y blast beats perpetuos; lo convierte en un debut más tentador que muchos álbumes de bandas nórdicas que el underground estaba adulando. Al mismo tiempo, en comparación con el puñado de demos de death metal que lo precedieron, «The Principle of Evil Made Flesh» es un salto más hacia el black metal.

El álbum fue escrito durante gran parte de 1993. Se grabó desde septiembre hasta noviembre en Academy Music Studio en Dewsbury, West Yorkshire, Inglaterra. La banda grabó con el productor, Robert «Mags» Magoolagan, quien anteriormente había trabajado con majestuosas bandas doom como My Dying Bride, Anathema y Paradise Lost. Pero este no pudo capturar los enormes sonidos que el líder Dani «Filth» Davey estaba imaginando.

“Buscábamos un ambiente dramático y de mal humor que se había convertido en sinónimo de la escena del metal británico. Pero al mismo tiempo queríamos la ferocidad de la escena europea”, dijo Filth a Kerrang. en 2008. “Terminó siendo un disco muy clandestino. Pero en realidad no estábamos tratando de hacer eso. Queríamos hacer un disco con un sonido muy grande. Y creo que hasta el día de hoy es un disco con un sabor único”.

Sus influencias van más por las películas de terror y la poesía romántica de British Hammer que por lo pagano y la quema de iglesias. Cradle of Filth era un nuevo tipo de banda, aunque su agenda antirreligiosa y su puesta en escena hicieron que muchos los agruparan con grupos como Emperor, Immortal y Mayhem. Contribuyendo al sabor iconoclasta de Cradle están las letras de Filth. Se alejan de los desvaríos primitivos de muchas bandas nórdicas. Y exhiben la inclinación del cantante por la poesía fluida. En la canción principal, grita: “La Liliot amamanta de sus pechos fructíferos y entrega las espadas que cortan y manchan / No se forjará ningún acto o pasión. Eso no se atribuirá a sus nombres”.

Las letras, junto con los teclados que llenan las introducciones y acompañan los riffs de guitarra, le dan un sabor gótico al álbum que Cradle of Filth construyó para lanzamientos posteriores. Al mismo tiempo, los ritmos son implacables y salvajes, demostrando la brutalidad de la que era capaz la banda. La percusión de Nick Barker es precisa y contundente, y el trabajo de guitarra dual de Paul Ryan y Paul Allender es feroz y amenazante.

Si bien ambos dejaron la banda antes del lanzamiento de «Dusk and Her Embrace» de 1996; Allender regresó para «Midian» de 2000; y permaneció con Cradle of Filth hasta 2014. En la actualidad, Filth es el único miembro original de la alineación de «The Principle of Evil Made Flesh»; aunque teniendo en cuenta los cambios de formación que ha sufrido la banda y la cantidad de músicos que se han ido y regresado; no hay pacto que impida que otro músico que tocó en el disco regrese.

Para algunos fanáticos del black metal, «The Principle of Evil Made Flesh» es el único álbum de Cradle of Filth que vale la pena escuchar, pero para aquellos que estaban dispuestos a seguir la presentación extravagante de Filth y su inclinación por la experimentación, habría muchas más delicias eclécticas y góticas por venir.

Compartir