ENTREVISTAS

Candidato Evopoli al Consejo Constitucional: «Una constitución no es un programa de gobierno»

En #FuturoPSP conversamos con el candidato independiente de Evopoli, Jaime Ravinet, sobre su perspectiva sobre el Consejo Constitucional.

Diseño Sin Título (11)
Agencia Uno

La lucha de las candidaturas a Consejero Constitucional están cada vez más estrechas en miras de la votación del próximo 7 de mayo. En ese sentido, diversas figuras políticas con pasado ministerial se encumbran posibles como cartas para enfrentar el nuevo proceso constitucional. Sobre los posibles escenarios en materia política, el desarrollo y perspectivas de las próximas elecciones constitucionales y del rol realizado por el actual Gobierno, en Palabras Sacan Palabras conversamos con el candidato de Evopoli al Consejo Constituyente, Jaime Ravinet, quien a su juicio, anticipa que “los problemas de Boric han sido puros autogoles, por su soberbia, por su inexperiencia y su ineficiencia”.

¿Qué lo sedujo desde Evópoli?

«Porque creo que es lo más hay de centro en la política chilena. Amarillos y Demócratas aún no son partido. Siento que están importante el proceso constituyente que he decidido participar».

¿Qué mirada tiene sobre la propuesta constitucional pasada?

«Porque era un desastre. Se dio en un contexto de protestas y estallido social. En ese entonces existía». 

«Se llenó de bastante persona inexperta, donde creían que parecía una carta al viejo pascuero. Pero olvidaron la protección y gestación de la vida con el aborto. Se convirtió en un show, faltando el respeto al himno nacional y el proyecto constitucional proponía que fuera el más grande del mundo. Se rechazó ese mamarracho político. Ahora hay experiencia y con preparación podremos escribir una nueva constitución para todos los chilenos».

¿Le acomoda el sistema actual? 

«Sí. Cuando uno tiene 150 representantes con falta de preparación, sale un mamarracho. Una constitución no es un programa de gobierno ni donde uno plasma todos sus sueños. La constitución es un instrumento jurídico, que define el Estado de Chile y defiende el derecho a la vida. No tiene que ser tan extenso como se proponía». 

«Hay 24 expertos que van a preparar un proyecto de constitución que será aprobado, modificado o rechazado. Esto es muy bueno porque las diversas regiones van a elegir y en el caso de Santiago solo elige 5 cupos. Este es un sistema bastante razonable y si hay conflicto hay un tribunal arbitral que soluciona estos conflictos».

«Tengo confianza en que terminará en buen camino y en diciembre se lleve adelante una propuesta para todos los chilenos. Esta carta debe ser neutra en fijar reglas del juego». 

¿Qué ideas va a defender en este proceso?

«Primero es que somos una sola nación. Debemos reconocer las diversas culturas y preservarlas pero somos de nación. En segundo, la libertad de opinión, educación, que exista derechos sociales, pero que no sean sueños sino que estén condicionado a las políticas públicas. Un poder judicial autónomo y un sistema electoral que favorezca a la gran mayoría y se limite a más partidos y su creación». 

«Siento que hay un cambio político muy importante. Creo que esta constitución debe ser un gran acuerdo y creo que los extremos no estarán de acuerdo. Esto nos debe dar estabilidad. Los temas de delincuencia y pensiones no se termina con una nueva constitución, sino con políticas públicas».

¿Cree que los extremos no estarán representados?

«No lo sé. La idea es que el centro y los demás sectores concertemos una idea que nos una. En cuanto a delincuencia debemos dotar a la PDI y Carabineros. Debemos suprimir el indulto político y que sea solo a personas mayores de 70 años. El proyecto constitucional del circo convencional era aún peor. Decía que el presidente podía indultar no solo a los imputados, sino condenados». 

«Soy partidario de crear un nuevo Estado de Excepción. Un estado de excepción por término limitado, el Presidenta pueda expulsar sin necesidad de poder judicial. Hoy estamos llenos de delincuentes internacionales y se excusan en nuestro sistema garantista». 

¿Se arrepiente de sus dichos sobre la homosexualidad? ¿Qué piensa?

«Eso es fake y montaje. Si usted escucha mi voz, es una típica historia de la extrema izquierda. Es algo falso. Por favor, compare mi voz». 

¿Nunca ha pensado eso?

«No. Creo que el sexo lo elige la persona y siento que ha habido un progreso en cuanto a la ciudadanía para fortalecer esa integración y no discriminar. Si ve mis dichos en The Clinic en 2014, soy partidario para que homosexuales puedan adoptar niños porque pueden ser mejor tratados que el Sename».

¿Entonces no pertenecen a usted esas palabras?

«Absolutamente. Sale una estampa, pero no es mi voz. compruébenlo». 

¿Qué balance sobre el gobierno de Boric?

«Es un gobierno bastante soberbio. Es una generación soberbia, ineficiente e inexperta. Si no veamos el show que han realizad en la crisis de los incendios de un Royalty a las forestales y venga la Ministra del Interior. Es un gobierno mediocre y su conducta ha sido un desastre».

¿Qué visión tiene sobre Republicanos?

«Es un partido nuevo con una posición fundamentalista en materia de constitución. Es una posición de extrema derecha, pero que tienen derecho a expresar. No es de mi simpatía».

Compartir