Noticias

Paul McCartney: los nueve días que estuvo preso en Japón

El 25 de enero de 1980, el ex beatle fue liberado tras estar en la cárcel en Tokio por intentar introducir un kilo de marihuana en Japón.

Paul Mccartney 1980 Japon Arresto Web
Getty Images

Paul McCartney se vio obligado a cancelar una gira por el Lejano Oriente en la primavera de 2014 cuando un virus lo llevó a un hospital de Tokio. Lo curioso es que esa ni siquiera fue su peor experiencia en Japón.

McCartney fue arrestado el 16 de enero de 1980 en el Aeropuerto Internacional Narita de Tokio por intentar introducir un kilo de marihuana en el país.

«Estábamos a punto de volar a Japón y sabía que no podría conseguir nada para fumar allí», dijo McCartney en 2004. «Esto era demasiado bueno para tirarlo por el inodoro, así que pensé en llevarlo conmigo».

McCartney puede ser simplista sobre el incidente en retrospectiva, pero fue un momento bastante angustioso para él. La gira de Wings por Japón se canceló de inmediato, pero la pérdida de ingresos era la menor de sus preocupaciones. Aunque juró que la marihuana era para su uso personal, enfrentaba una posible sentencia de siete años por tráfico de drogas.

Las autoridades tenían todas las razones para arrojarle el libro. Se le había negado una visa para ingresar a Japón debido a numerosas redadas a lo largo de los años, y estaba plenamente consciente del enfoque sensato de Japón con respecto a las drogas. “Nos habían dicho [que] hagamos lo que hagamos, no lo llevemos a Japón”, dijo en el video a continuación. “Penas muy severas”.

Aún así, McCartney no escuchó y lo atraparon mientras pasaba por la aduana. “Cuando el tipo lo sacó de la maleta, parecía más avergonzado que yo”, recordó más tarde. “Creo que solo quería volver a ponerlo y olvidarse de todo, ya sabes, pero ahí estaba”.

A McCartney se le arrestó y envió al Centro de Detención de Narcóticos de Tokio, donde lo interrogaban regularmente, mientras sus abogados y los demás determinaban su destino. Como Preso No. 22, decidió convertirse en un preso modelo. Como dijo en el documental Wingspan, «Empecé a darme cuenta: ‘Bien, me levantaré cuando se encienda la luz, seré el primero en subir, seré el primero con su habitación limpia, voy a enrollar mi cama, voy a hacer esto, voy a hacer aquello’”.

Después de nueve días, el gobierno japonés sintió que la ex estrella de los Beatles había aprendido la lección. Fue liberado el 25 de enero y deportado sin presentar cargos. Al regresar a casa, tomó la decisión de separar Wings.

Coincidentemente, el 15 de enero de 1984, casi cuatro años después, a McCartney y su esposa Linda se les arrestó nuevamente por posesión de marihuana mientras estaban de vacaciones en Barbados. Ambos recibieron una multa de 100 libras y se les liberó.

Compartir