Noticias

Journey e «Infinity»: su espectacular momento de irrupción

El cuarto disco de la banda, lanado el 20 de enero de 1978, fue el primero con Steve Perry como cantante y el que trajo sus primeros himnos

Journey 1978 Getty Web
Getty Images

¿Alguna vez te despertaste una mañana y te diste cuenta de que de alguna manera te perdiste algo que estaba justo debajo de tus narices? Esa sensación de desorientación probablemente afectó a muchos fans de los rockeros progresivos de los 70 de Journey. Cuando dejaron caer una aguja en el cuarto álbum de estudio de la banda, «Infinity»; que se lanzó el 20 de enero de 1978.

En ese momento, Journey estaba formado por Gregg Rolie en teclado y voz; Neal Schon en guitarra; Ross Valory e bajo; y Aynsley Dunbar en batería. Antes de la grabación del LP, su sello discográfico, Columbia, les dio una especie de ultimátum, exigiendo que entregaran un éxito (o cinco) para compensar los tres álbumes anteriores de la banda, comercialmente decepcionantes.

El férreo manager de Journey, Herbie Herbert, sintió que la mejor manera de resolver el problema era contratar a un verdadero protagonista capaz de arrasar en el escenario (ya que Rolie siempre estaba atrapado detrás de su piano), y animó al grupo a comenzar a probar a un cantante desconocido pero carismático. ¡Y pronto!

El primer candidato serio fue un tal Robert Fleischman, que llegó a grabar algunas maquetas y realizar algunas fechas dispersas con la banda antes de ser descartado por el aún más adecuado Steve Perry. Con su nueva alineación ahora en su lugar, Journey avanzó con el paso dos en su transformación total: reinventar su sonido.

Diciendo adiós al estilo progresivo exagerado de antaño, la banda renació literalmente como un coloso comercial de pomp-rock. Lista para llenar estadios enteros con melodía e himnos cargados de gancho como «Wheel in the Sky», «Lights» y «Anytime». La mayoría de ellos nacidos del nuevo equipo de Perry/Schon.

No hace falta decir que la metamorfosis de Journey fue un éxito rotundo. Rescató a la banda del montón de sobras del rock progresivo. Y allanó el camino hacia la ubicuidad del rock de arenas.

Compartir