Noticias

Pearl Jam: el momento en que la banda casi implota con «Vitalogy»

Su tercer disco, lanzado el 22 de noviembre de 1994, marcó un cambio en su equilibrio interno de poder y liderazgo de sus fundadores.

Pearl Jam 1994 Getty 01 Web
Getty Images

Cuando el líder de Nirvana, Kurt Cobain, se quitó la vida en abril de 1994; muchas personas vieron la tragedia como una sentencia de muerte para el grunge; el fenómeno con sede en Seattle que había dominado y determinado las tendencias musicales en los últimos años. Pero la realidad es que la vida, e incluso el rock alternativo, continuó. La prueba llegó en forma del tercer lanzamiento de estudio de Pearl Jam, «Vitalogy»; que llegó el 22 de noviembre de 1994.

No es que haya nada fácil en el proceso de grabación del álbum; que se llevó a cabo a trompicones durante varios meses en medio de la agotadora gira de Pearl Jam en apoyo del multi platino «Vs.» del año anterior. Las sesiones se llevaron a cabo en Nueva Orleans, Atlanta; la base del productor Brendan O’Brien, y Seattle.

Más importante aún, «Vitalogy» fue un álbum fundamental para Pearl Jam; porque marcó un cambio en su equilibrio interno de poder; del liderazgo de los miembros fundadores; el guitarrista Stone Gossard y el bajista Jeff Ament; al del cantante Eddie Vedder, cuya presencia como compositor y en general. La visión creativa guiaría en gran medida la carrera de la banda desde este punto en adelante.

El guitarrista principal Mike McCready pasó un tiempo en rehabilitación. Y el baterista Dave Abbruzesse en camino de ser marginado y luego despedido. Con esto, Pearl Jam estuvo peligrosamente cerca del colapso total en el ’94. (El técnico de batería de Abbruzesse tocaba en «Satan’s Bed»; su sucesor Jack Irons estaba en «Hey Foxymophandlemama, That’s Me»). «Vitalogy estaba un poco tensa», dijo O’Brien a Spin en 2001. «Estoy siendo educado: estaba ocurriendo una implosión «.

Finalmente, lograron sortear estos desafíos y reunir su talento en una colección de canciones impresionantemente variada. Que van desde la urgente catarsis punk rock de «Last Exit» y «Spin the Black Circle» de Gossard (una oda al vinilo en la era del CD). Hasta el melodismo despojado de «Nothingman» de Ament y la doble amenaza de Vedder de «Better Man» e «Immortality».

En el medio, los fanáticos se encontraron con algunas salidas extrañas, como la locura paranoica del acordeón de «Bugs» y el canto de «Aye Davanita». Pero también hubo abundantes ejemplos nuevos de la marca inquietante, líricamente densa, pero siempre pegadiza, de rock moderno de Pearl Jam, como «Not for You», «Tremor Christ» y «Corduroy».

Y ciertamente no hubo motivo de preocupación una vez que «Vitalogy» llegó a los estantes de las tiendas de discos (exclusivamente en vinilo primero; luego en CD dos semanas después). Rápidamente alcanzó el número 1 en las listas de Billboard. Casi igualando las cifras de ventas récord logradas por su predecesor. Y luego envió un estimado de cinco millones de unidades solo en Estados Unidos.

El grunge, al parecer, estaba vivo y bien después de todo. Pero solo por el momento. Ssus principales campeones (Alice in Chains, Soundgarden y Mudhoney) enfrentarían pruebas dispares en los años siguientes.

Desafortunadamente, los propios Pearl Jam tampoco volvieron a ver un éxito tan generalizado, gracias a una batalla desafortunada con Ticketmaster y su siguiente álbum totalmente opuesto, «No Code» de 1996.

Compartir