Noticias

Glenn Frey: 10 clásicos de los Eagles con su voz

En el día en que hubiese cumplido 76 años, recordamos al líder y fundador de la banda con cortes inmortales de uno de los grandes del rock.

Glenn Frey 1977 Getty Web
Getty Images

Glenn Frey, líder y fundador de los Eagles, hoy hubiese cujmplido 76 años de edad.

El legado que dejó Frey para la música americana es enorme. Con clásicos inolvidables y una ética de trabajo a toda prueba, el músico oriundo de Detroit es responsable de la llama que dio arranque a una de las bandas insignes del rock hecho en los Estados Unidos.

En la radio del rock, lo recordamos repasando 10 de esas canciones con la voz de Glenn Frey…

Take It Easy

El single que lo comenzó todo para los Eagles fue escrito en su mayoría por un amigo de ellos, el gran Jackson Browne. Frey le agregó unas líneas que le fueron cambiando el sentido al tema y el resultado fue una grandiosa introducción a la mezcla de country y rock que los haría mundialmente famosos.

Peaceful Easy Feeling

De las primeras canciones de los Eagles, esta es una de las que más se asocia a Frey. De su álbum debut de 1972, resume la vibra relajada de los primeros tiempos de la banda. Frey suena como un cantante de folk, influenciado por muchas noches de shows acústicos en el Troubadour de Los Angeles. Un imperdible.

Tequila Sunrise

Del álbum “Desperado”, la interpretación de Frey en “Tequila Sunrise” es magnífica, con cada acorde preciso en su lugar y un vibrato que la saca de la melancolía. La voz del líder de los Eagles acá se hace una marca registrada para la banda en su primera etapa.

Out of Control

En “Out Of Control”, encontramos una de las interpretaciones más firmes de Frey. En medio del concepto del viejo oeste que inundaba “Desperado”, este corte más rockero era como un oasis en medio de un océano de canciones más calmadas y acústicas. Frey también es responsable del solo de guitarra en esta.

Already Gone

Para su tercer disco, “On The Border”, los Eagles decidieron poner más cuotas de rock en su fórmula. Menos amabilidad y más fiereza, de la mano del productor Bill Szymczyk. La banda se permitió estirar un poco más las piernas y a Frey se le escucha relajado y liberado en este clásico track de guitarras más fuertes, dando la bienvenida a una nueva etapa.

James Dean

Con la ayuda de sus amigos y colaboradores Jackson Browne y J.D. Souther, Frey compuso un tributo cargado de rock a la estrella del cine de los años 50 James Dean. Un retrato de altas revoluciones y velocidad sobre uno de los primeros rebeldes en la revolución de la contracultura.

Lyin’ Eyes

La cultura depredadora de Los Angeles fue reflejada de gran manera en este clásico de los Eagles. Y Frey obtuvo inspiración con tan solo ver alrededor a una hermosa chica junto a un magnate. Y todo con unas de las armonías vocales mejor logradas por la banda en su carrera, en compañía de guitarras acústicas eternas.

After the Thrill is Gone

En 1975, los discos de los Eagles estaban divididos entre las canciones de Glenn Frey y las de Don Henley, con muy poco espacio para el resto de la banda. Y con Frey dejándole más protagonismo vocal a Henley, una de las pocas canciones cantadas por él en “One Of These Nights” fue esta, una gran balada algo subvalorada dentro del catálogo de la banda.

New Kid in Town

Glenn Frey solo canta una de las canciones de “Hotel California” de forma protagónica, y es la gigante “New Kid In Town”. Escrita con Don Henley y J.D. Souther, con una letra que habla de qué tan rápido puede desvanecerse el amor, la podemos interpretar como la forma de interpretar el éxito y la fama como algo pasajero. Fue el primer single del álbum que por su cuenta ya tenía un verdadero hito para la banda.

Heartache Tonight

Este track del álbum “The Long Run” aparentemente trata sobre ganadores y perdedores en un juego de verano. Pero en retrospectiva, la letra punzante que Frey canta con fuerza hace alusión directa a los problemas que los Eagles estaban teniendo ya cerrando los 70, los que los llevaron a una pausa que duró 14 años. De todas maneras, un clásico indispensable.

Compartir