Noticias

Afirman que la marihuana sería igual de dañina que fumar cigarro

Un reciente estudio asegura que el consumo de marihuana provoca los mismos efectos cardiacos que el consumo de cigarrillo.

Cannabis
Getty Images

En base a un estudio realizado por la revista Circulation, el consumo de marihuana causaría los mismos efectos que provoca el fumar un cigarrillo en el cuerpo humano.

Si bien, existen estudios de los beneficios del consumo de esta planta para la reducción de dolores musculares o tratamientos médicos. El medio científico se enfocó en estudiar los efectos cardiovasculares adversos que el consumo tendría el consumo de marihuana.

Nuevo riesgo cardíaco

Se sospecha que el cannabis es un factor de riesgo significativo para el síndrome coronario agudo (SCA), el cual se atribuye a la inflamación vascular y la activación plaquetaria.

Circularion tuvo acceso al historial médico de 225 mil pacientes hospitalizados y diagnosticados de SCA. En ellos también se registro la elevación de la frecuencia cardíaca y la presión arterial a través de la estimulación.

En este estudio retrospectivo de casos y controles constantes, las probabilidades de riesgo de consumo de cannabis sativa fueron similares a las probabilidades de fumar recurrentemente tabaco. También se registró un diagnóstico de ingreso primario de SCA, destacando al cannabis como un importante factor potencial de riesgo cardiovascular.

Junto a ello, el investigación registró que la tasa de consumo de cannabis en el grupo SCA fue menor que en el grupo sin SCA. Mientras que la tasa de tabaquismo fue mayor en el grupo SCA. Sin embargo, las probabilidades de consumir cannabis fueron comparables a las de fumar.

Síndrome coronario agudo

Según indica mayoclinic, el síndrome coronario agudo a menudo causa dolor torácico severo o malestar el cual se debe tratar como una emergencia médica en caso de sentir alguno de los síntomas indicados.

Principales síntomas:

  • Dolor torácico o malestar, descrito como dolor, presión, opresión o ardor.
  • Dolor que se extiende desde el pecho hasta los hombros, los brazos, la parte superior del abdomen, la espalda, el cuello o la mandíbula.
  • Náuseas o vómitos.
  • Indigestión.
  • Dificultad para respirar.
  • Sudoración súbita e intensa.
  • Aturdimiento, mareos o desmayos.
  • Fatiga inusual o inexplicable.
  • Sensación de inquietud o aprensión.

Compartir