Noticias

Matthew Perry: La dura razón por la que tuvo que dejar Don’t Look Up

El actor de Friends no pudo participar de la película ganadora del Oscar luego de que se viera obligado a retirarse del filme.

Getty Images

Matthew Perry, mejor conocido por su papel de Chandler Bing en la exitosa comedia Friends, pronto lanzará sus nuevas memorias, Friends, Lovers and the Big Terrible Thing, en el cual contará distintas partes de su vida como uno de los actores más queridos de la televisión.

Pero estos relatos nos muestran una dura vida para el artista, quien estuvo lidiando con problemas de adicción al alcohol y las drogas. El actor, quien lleva 18 meses sobrio recientemente reveló como estaba listo para participar en el filme satírico Don’t Look Up, cuando las consecuencias de su adicción lo obligaron a decirle que no al papel que lo haría formar parte de una cinta ganadora del Oscar.

«Chandler» se encontraba en ese período en un centro de rehabilitación en Suiza y le mintió a sus médicos sobre un fuerte dolor de estómago para que le recetaran un fuerte analgésico. “Me sentía bien”, admitió. Se tomó el opioide la noche antes de someterse a una operación. El medicamento hizo reacción con la droga anestésica que le pusieron, una combinación casi letal que provocó que su corazón dejara de latir.

«No fue exactamente un ataque al corazón -no me desplomé-, pero nada latió durante un tiempo», escribía Perry, quien relató su historia después de tomar hidrocodona y propofol en un centro de rehabilitación en Suiza. «Me dijeron que un tipo suizo no quería que el tipo de Friends se muriera en su mesa, por lo que le hizo reanimación cardiopulmonar durante cinco minutos completos, golpeando y golpeando mi pecho. Si no hubiera estado en Friends, ¿habría parado a los tres minutos? ¿Salvó Friends mi vida otra vez?».

Don’t Look Up

La táctica empleada por el profesional médico tuvo como resultado la rotura de ocho costillas de Perry, lo cual l0 dejó fuera de juego para continuar con el rodaje de Don’t Look Up.

Perry contó que tenía demasiado dolor para volver al set, esto después de haber rodado ya una escena junto a Jonah Hill. Por lo que finalmente decidió abandonar el proyecto. Una decisión desgarradora que le apartó de la que consideraba «la mayor película que había conseguido nunca».

 

Compartir