Noticias

Iron Maiden y «The X Factor»: empezando una nueva era

Lanzado el 02 de septiembre de 1995, el décimo disco de la doncella de hierro presentó a Blaze Bayley como cantante.

Iron Maiden 1995 Getty Web
EMI

Iron Maiden oficialmente pasó la página en quizás el capítulo más glorioso de su carrera el 2 de octubre de 1995. Y esbozó uno nuevo con «The X Factor». Este fue su décimo álbum en general, pero la primera grabación con el nuevo cantante Blaze Bayley. Estaba tratando de llenar los zapatos bastante grandes que dejó vacante su predecesor Bruce Dickinson.

Hoy en día, la perspectiva misma de reemplazar a Dickinson (quien regresó a la banda en 2000) parece casi absurda y condenada al fracaso,. Entonces, ¿por qué se molestaron en intentarlo? Bueno, lo que la mayoría de la gente parece olvidar es que el líder de Iron Maiden, Steve Harris, se había enfrentado a este dilema de intercambio de cantantes una vez antes. Poco más de una década antes, cuando contrató a Dickinson para reemplazar al primer cantante de su banda, Paul Di’Anno. Eso funcionó bastante bien.

Entonces, ¿quién podría culpar a Harris por suponer que también funcionaría para Bayley, quien llegó al redil de Maiden rebosante de la energía de la juventud, sangre fresca y un currículum bastante respetable al frente de Wolfsbane, una vez muy promocionado, durante varios años? Como pronto demostró la historia, Blaze no estaría a la altura de la abrumadora tarea de igualar los asombrosos logros de Dickinson.

Pero entonces, es dudoso que alguien más pudiera haber estado a la altura. Porque Iron Maiden enfrentaba problemas en ese momento que no tenían absolutamente nada que ver con su joven líder. Estos iban desde el futuro incierto al que se enfrentan todas las bandas de heavy metal debido al auge comercial del grunge hasta la jubilación del productor de Iron Maiden, Martin Birch, que obligó a Harris a producir él mismo «The X Factor» con la ayuda del ingeniero Nigel Green. Además, el bajista estaba en medio de un traumático divorcio.

Así que este fue el intrincado telón de fondo sobre el cual Iron Maiden, luego completado por el baterista Nicko McBrain y los guitarristas Dave Murray y Janick Gers (él mismo todavía intenta reemplazar por completo al difunto Adrian Smith y sus considerables contribuciones a la composición de canciones), se reunió en los propios Barnyard Studios de Harris. en Essex, Inglaterra, para reunir sus talentos en The X Factor. Y, aunque se las arreglaron para completar no menos de 14 canciones (tres de las cuales se usaron como caras B), generalmente reflejaron todas las preocupaciones no musicales de la banda a través de algunos de los números más oscuros y pesimistas que Iron Maiden haya grabado.

También algunos de los más desafiantes, musicalmente hablando, a saber, en lo que respecta a la epopeya introductoria de 11 minutos, «The Sign of the Cross». Así como a las ofertas de tendencia progresiva como «Fortunes of War», «The Unbeliever». La melancólica «The Aftermath». Y la positivamente morbosa «Blood on the World’s Hands». Incluso cuando el grupo mostró un poco más de disciplina de autoedición. Respaldado por secciones de coro bien definidas en «Lord of the Flies» y «Look for the Truth». También en el abrasador «Man on the Edge» y el semi-himno «Judgement of Heaven» estos casi siempre se vieron abrumados por la perspectiva extremadamente preocupada y demasiado seria de sus creadores y el tema adusto.

Respecto a Bailey. Ya sea por la inexperiencia de Harris al hacerse cargo de la mesa de mezclas. O por la hazaña casi imposible de igualar el poder de la sirena de ataque aéreo de Dickinson. Su voz a menudo terminaba en último lugar en una carrera para mantenerse al día con los instrumentos que manejaban tanta confianza y delicadeza por parte de sus compañeros de banda mayores y más experimentados. Finalmente, al final del día, solo había una falta generalizada de energía. La que emanaba de los tempos plomizos y la depresión palpable de «The X Factor».

Todo lo cual aseguró una recepción crítica y popular muy tibia para el álbum tras su muy esperado lanzamiento ese otoño. Con posiciones en las listas significativamente más bajas de lo que Iron Maiden estaba acostumbrado en la mayoría de los países. No. 8 en Gran Bretaña, No. 17 en Japón, y disminuciones comparables más allá de eso. Peor aún, el álbum apenas raspó la lista de Estados Unidos en un deplorable No. 147,. Y obligó a Iron Maiden a reducir sus ambiciones de gira para tocar en teatros, en lugar de arenas, por primera vez en una década. Pero, por supuesto, la banda sacó lo mejor de su situación con su habitual profesionalismo y determinación. Realizó giras por los rincones más lejanos del mundo, donde sus servicios aún fueron recibidos con entusiasmo.

¿Qué elección tenían? Con Dickinson comprometido con su carrera en solitario (y luchando tanto como sus antiguos compañeros de banda para lograrlo), no habría posibilidad de una reunión entre todas las partes. Hasta que otro LP de Bayley, «Virtual XI» de 1998, fuera lanzado para igualar mayor indiferencia. Y ayudó a poner las ruedas en movimiento para el inevitable chivo expiatorio de Blaze y el regreso triunfal de Dickinson y Smith para «Brave New World de 2000». Pero uno no debe descartar la era de Bayley de plano. Porque fue gracias a su participación, la persistencia de la banda y álbumes como «The X-Factor», por imperfectos que hayan sido, que el camino de regreso a la gloria estaba ahí para ser tomado, más tarde.

Compartir