Noticias

AC/DC y «The Razors Edge»: los Young miran a una nueva década

Lanzado el 21 de septiembre de 1990, el disco 11 de la banda australiana los presentó a una nueva generación abriendo los 90.

AC/DC 1990 Razors Edge Web
Attco

AC/DC pasó por una mala racha en los años 80 con sus LPs «Flick of the Switch» y «Fly on the Wall«. Pero las cosas empezaron a cambiar para ellos con «Blow Up Your Video» de 1988. Mantuvieron el regreso con su próximo proyecto, «The Razors Edge» de 1990.

Aún así, el camino hacia el undécimo álbum internacional de la banda, lanzado el 21 de septiembre de 1990, no fue del todo fácil. Antes de que siquiera comenzaran a pensar en una continuación de «Blow Up Your Video», el guitarrista cofundador Malcolm Young se retiró de la gira y entró en rehabilitación para solucionar una larga dependencia del alcohol. El sobrino Stevie Young, quien luego regresaría a la alineación después de que los problemas de salud forzaran el retiro de Malcolm, se sustituyó.

«Podía sentir que las cosas iban cuesta abajo para mí», admitió Malcolm en una entrevista de 1990 con Q. «Estaba perdiendo mi entusiasmo por todo, el grupo, la vida en general. Era solo la bebida, lo que me arrastraba hacia abajo. Tenía que comprimirlo»

El siguiente en salir fue el baterista Simon Wright, quien se unió después de que Phil Rudd fuera despedido en 1983. Wright renunció para unirse a Dio para la grabación de su LP «Lock Up the Wolves», y fue reemplazado por el veterano de sesión Chris Slade. Todavía hubo más agitación en el camino, ya que el cantante Brian Johnson tuvo que tomar un permiso de ausencia temporal para lidiar con su divorcio.

Esto supuso una carga adicional para Malcolm y Angus Young en lo que respecta a la composición de canciones, ya que Johnson había sido responsable de las letras desde que se unió a la banda tras la repentina muerte de Bon Scott.

Con el control total de las riendas creativas de AC/DC, los Young las aprovecharon con entusiasmo. «En lugar de ser creadores de riffs todo el tiempo y pensar que podíamos hacer melodías con ellos», explicó Angus en una entrevista de 1990 con el Auckland Star, «comenzamos desde el otro extremo de la escala y nos concentramos en crear canciones completas».

Es posible que todos los cambios que condujeron al álbum ya hayan marcado una diferencia suficiente para diferenciar a «The Razors Edge» del resto del catálogo de la banda, pero otro grande estaba a la vuelta de la esquina: Angus y el hermano de Malcolm, George, quien había producido su anterior álbumes y había regresado al timón de «Blow Up Your Video», se vio obligado a alejarse del proyecto debido a problemas personales.

Siguiendo el consejo del ex cantante de Gentle Giant, Derek Shulman, la banda optó por contratar a Bruce Fairbairn. Sus créditos recientes incluyen «Slippery When Wet» y «New Jersey» de Bon Jovi. Y reemplazó George y su compañero, Harry Vanda.

Al trasladar las sesiones de Irlanda a Canadá, Fairbairn ofreció a la banda una descarga de energía creativa fresca. «Cuando me siento en ese lado del mundo, siempre pienso que los productores van a ser muy poderosos, ya sabes, más negocios que placer», explicó Angus. «Pero Bruce era realmente bueno. Me sorprendió en cierto modo porque el tipo dijo: ‘Quiero que suenes como AC/DC cuando tenías 17′».

Aún así, si las cosas estaban lejos de ser lo habitual detrás de escena, los Young no estaban dispuestos a reinventarse musicalmente. Los mismos instintos que habían hecho de Fairbairn una gran opción para Bon Jovi y Aerosmith lo ayudaron a convertir «The Razors Edge» en un disco más compacto y pulido de lo que podría haber sido en manos de otro productor, pero en el fondo, todavía era identificable como AC/DC. que es exactamente como la banda lo quería.

«Con AC/DC, siempre comenzamos con el rock y lo mantuvimos. La opinión de los críticos siempre es: ‘Acaban de hacer un álbum y es igual que el último'», dijo Angus encogiéndose de hombros a Guitar. Mundial en 1991. «Tendré 15 de ellos, en cualquier momento».

Por supuesto, ningún productor podría haber marcado una gran diferencia si los Young no hubieran podido encontrar material valioso para The Razors Edge. Afortunadamente, eso estaba lejos de ser el caso de las canciones de Angus y Malcolm. El primer enfoque se podía sentir desde los momentos iniciales de la canción principal del álbum. Y el primer sencillo, «Thunderstruck», construido alrededor de un riff abrasador de Angus tan pesado que dura el primer minuto de la canción prácticamente sin ayuda.

«‘Thunderstruck’ fue una de esas canciones que encajaron muy fácilmente», recordó el ingeniero de mezclas Mike Fraser en el libro de Jesse Fink The Youngs: The Brothers Who Built AC/DC. «La parte de selección de Angus hace que la canción se construya como ninguna otra. Recuerdo estar tan entusiasmado mientras grababa sus partes que estábamos tan sudados como él.

«Es mágico. Tiene este gran tipo de construcción», agregó Fraser. «Es casi como si estuviera frenando, frenando, todo el tiempo, pero sabes que va a dar sus frutos. Simplemente te pone en marcha de inmediato, te emociona. Te vuelve frenético. No vale la pena demasiado pronto. y toda la canción es solo esta construcción. Es increíble «.

Impulsado por el éxito Top 5 de «Thunderstruck» en las estaciones de Rock masivo, «The Razors Edge» le dio a AC/DC su mayor éxito en años, alcanzando el número 2 en las listas estadounidenses y vendiendo más de cinco millones de copias solo en los EE. UU. las mejores cifras de ventas que habían visto desde «Back in Black» una década antes. Su renovada presencia en las listas incluso se extendió a las listas pop, donde el segundo sencillo del álbum, «Moneytalks», llegó al puesto 23.

Con el viento finalmente completamente a sus espaldas, la banda reservó una gran gira mundial, con fechas que comenzaron en el otoño de 1990 y duraron hasta mediados de noviembre de 1991. Esas fechas se conmemorarían con el simplemente titulado «AC/DC Live». Lanzado en octubre de 1992, añadió otros tres millones de unidades a la impresionante cuenta de ventas de principios de los 90 del grupo.

Después de pasar de mediados a finales de los 80 aparentemente en busca de una manera de seguir siendo relevantes en un panorama musical cambiante, definitivamente volvieron a estar en la cima de su juego, y lo lograron manteniéndose desafiantemente con el tipo de rock ‘ n’ roll que siempre habían hecho mejor.

«Todos son iguales», se rió Angus al Auckland Star. «Mantendremos nuestra polla levantada y echaremos un polvo al final del día, ¡si tienes suerte!».

Compartir